Bitback: Age of Wonders - GuiltyBit Videojuegos
Visitar Wii U Spain
Guilty Social: Comparte tu culpabilidad Síguenos en Twitter GuiltyBit en Facebook Canal de youtube de GuiltyBit GuiltyBit en STEAM Guiltybit en Google + Podcast RSS, mantente informado de las novedades en Videojuegos de GuiltyBit

Reportajes

Bitback: Age of Wonders

Recordamos la ópera prima de Triumph Studios

Por Ajer el 8 mayo 2012

Hoy vamos a retroceder hasta 1999 para recordar la ópera prima del estudio holandés Triumph Studios, el juego de estrategia por turnos Age of Wonders. Un juego que en su momento pasó muy desapercibido, al igual que sus dos secuelas que no llegaron a traducirse a nuestro idioma (aunque casi mejor vista la traducción de la primera entrega). Desgraciadamente, estamos ante uno de esos casos en los que esta falta de difusión es injusta ya que se trata de una saga de calidad dentro de la estrategia por turnos que se ha visto eclipsada por su directa competidora Heroes of Might and Magic (en mi personal punto de vista debería haber sido al revés).

En cualquier caso, y pese a que no se ha sabido nada de la saga desde el año 2003, aún continúa habiendo cierto movimiento en torno a los tres títulos (se pueden comprar por descarga digital fácilmente) y Triumph Studios aún sigue en activo así que quizá aún haya tiempo para volver a la Era de las Maravillas.

Age of Wonders:

PC, 1999

Age of Wonders, al más puro estilo de las sagas de fantasía medieval clásicas y de los juegos de rol tipo Dragones y Mazmorras, nos planteaba su propio reino de lucha y caos entre las razas habituales donde adentrarnos dirigiendo a nuestros héroes, elementos centrales de las partidas.

El planteamiento histórico del título era muy sencillo. Durante la llamada Era de las Maravillas, una época donde cada raza iba a lo suyo y los elfos mantenían el equilibrio llegaron los humanos y decidieron que bien valía la pena saquear a esos elfos inocentones (en este juego los humanos son casi peores que los propios orcos). Así que, al poco de aparecer nuestros equivalentes virtuales en escena, los elfos quedan arrasados, las razas van a la guerra y se acabó la Era de las Maravillas; llega la Era del Caos. A partir de aquí, todo se reduce a una riña de hermanos mal avenidos cada uno con su propia campaña enfrentada al otro. O bien vamos con los elfos oscuros, comandados por el primogénito del difunto rey elfo Inioch que se ha aliado con orcos goblins y toda raza con malas pulgas para aniquilar al resto (humanos incluidos), o bien con su hija que dirige a los elfos del bosque y toda raza similar (medianas, enanos,…) para acabar con la oscuridad y (qué buena ella) reconducir a los humanos.

Luz o Oscuridad, nada nuevo bajo el sol

 A partir de aquí teníamos ante nosotros una juego que nos planteaba partidas de estrategia por turnos con muchos elementos en común con el ya mencionado Heroes of Might and Magic pero que no era ni mucho menos una simple copia. En primer lugar, los mapas de batallas eran mucho más amplios y detallados. Cuando iniciábamos un combate o bien entrábamos en zonas explorables, como mausoleos, criptas o cuevas de bestias, se reproducía esa zona con todos sus elementos (por ejemplo en el caso de ataques a ciudades se reproducía una ciudad con sus diferentes casas, templos, etc así como las murallas que tuviese. Todo ello variaba en función de su tamaño, raza,…). Por ella íbamos moviendo según fuesen tocando nuestras diferentes unidades y utilizando sus ataques y habilidades.

Interfaz sencilla pero muy cuidada

Junto a estos mapas de batalla estaba el propio mapa de partida donde encontrábamos ciudades, desplazábamos nuestros ejércitos y podíamos interactuar y explorar una gran número de elementos de los más variados (fuentes de maná de todos los elementos, cuevas a explorar, mercados, fuentes de recursos como minas o granjas,…). Todos estos elementos rara vez eran de libre visita. Normalmente siempre había que liquidar (o sobornar)  a algún bichejo guardián.

Y este era otro punto fuerte de Age of Wonders, su gran variedad de PNJ. No solamente estaban las unidades propias de cada raza (12 razas en total cada una al menos 6 unidades exclusivas) sino que había un enorme número de seres poblando los escenarios. Los chicos de Triumph Studios diseñaron desde animales de todo tipo, normalmente “creciditos” a seres fantásticos y mitológicos de los más variopinto.

Entre todos estos seres destacaban los héroes, piezas centrales de nuestras partidas. Todo
jugador contaba de inicio con un héroe (al que podía personalizar su retrato, fuentes de magia y habilidades). Durante la partida de vez en cuando algún otro héroe se ofrecía a unirse a nuestra causa por un módico precio. Todos ellos, eran controlados como una unidad más (podían formar grupos de más de un héroe y no eran imprescindibles para formar ejércitos) y tomaban partido de forma activa en las batallas. Además, subían de nivel con lo que podíamos ir añadiéndoles habilidades entre un gran catálogo a elegir (magia, tiro con arco u honda, escalada, etc). Por último, podíamos equiparles objetos que encontrásemos por el mapa (habitual en este tipo de juegos).

El título se nos presentaba con un apartado técnico bastante cuidado, con gráficos basados

 en sprites variados y coloridos todo ello envuelto en una banda sonora con del estilo habitual en todo lo relacionado con este tipo de fantasía: música a medio camino entre la clásica y el metal.

Finalmente, cabe mencionar varios puntos débiles, algunos de los cuales se resolvieron en las siguientes entregas. La IA era bastante limitada (básicamente inexistente cuando se trataba de acuerdos diplomáticos, algo habitual como ya dijimos en el bitback de Age of Empires en los títulos de estrategia de entonces), la traducción al español era horrible (con gazapos como 3 gira a la izquierda en lugar de quedan tres turnos) y el juego no tenía ni una mísera animación.

En cualquier caso, no oscurecen un producto que globalmente era muy interesante y que si en su momento no tuviste la oportunidad de jugar y te gusta repescar antiguos títulos, puedes conseguir aún a través de plataformas de descarga digital como Steam y GOG.

Hasta el próximo BitBack

Comparte este reportaje:
Compártelo en Menéame Compártelo en facebook Compártelo en twitter Compártelo en google+
  • Joder, creo que es el primer BitBack en el que se habla de un juego que no me sonaba de nada. En cualquier caso, siempre me gusta aprender cosas nuevas sobre juegos antiguos.

    • Es que no es muy conocido… yo lo encontré de casualidad en unos cd con demos de PC pero a mi al menos me pareció muy bueno en su día y más interesante en los combates y unidades que el Heroes

  • he de reconocer que nunca he jugado a Age of Wonders, supongo que porque en su dia nunca le di una oportunidad… la verdad es que por su epoca habia muchos otros juegos que me llamaban mas la atencion :S

  • La verdad es que no me sonaba.

  • Yo que andaba buscando algun “nuevo viejo” juego al que viciarme ya tengo un firme candidato a ello, gracias por la info culpables.

  • Me encanta. Este tipo de juegos, pese a su antigüedad, es mejor que muchos que sacan actualmente.

  • Como habéis dicho en el reportaje, me hace acordarme de cuando jugaba a Dragones y Mazmorras. Qué tiempos aquellos!! cuando era un niño sin preocupaciones ni crisis xD

    • Eso sí que era vida.

Login