10 grandes momentos en una batalla de splatoon

Splatoon es el shooter del momento, atrás quedaron esas reacciones reacias al pinta y colorea que proponía Nintendo la primera vez que vimos un vídeo de este juego. Ahora Splatoon ya vendió más de 1.000.000 de copias para Wii U y sigue actualizándose con contenido gratuito y bastante a menudo.

El plato fuerte del juego son los combates competitivos, donde además de divertirnos como en los amistosos, hay que ganar para subir de rango y coronarse en la élite calamaril. El pique que genera este modo de Splatoon es brutal y por ello hoy os traemos 10 grandes momentos que vive cualquier persona cuando juega al competitivo y ve que va a ganar la partida.

Más vídeos de GuiltyBit:

1. Matar tú solito a todo el equipo rival, reconquistar la torre/zona y ganar la partida

Splatoon

2. Hacerse con el control de la torre/zona al principio y no perderla hasta el final

Splatoon

3. Ganar al equipo rival cuando le quedaba 1 en el contador

Splatoon

4. Ganar en la prórroga

Splatoon

5. Coordinarse perfectamente con tu equipo

Y es que hay que admitirlo, hay gente con la que parece que tienes telepatía y te sale una partida en su tinta.

Splatoon

6. Esperar a un rival que va a aterrizar

Splatoon

Y si son más de uno todavía mejor.

7. Cubrir el aterrizaje de un compañero y matar al rival

Splatoon

8. Que el otro equipo tenga menos jugadores

Cuando ves que la partida empieza y a uno del otro equipo ya se le fue la conexión, automáticamente te relajas y disfrutas porque sabes de sobra que vais a ganar.

Splatoon

9. Subir de rango

Splatoon

10. Matar al rival que te estaba poniendo de los nervios

Hay combates en los que un rival se coloca estratégicamente en un punto diseñado perfectamente para sus armas y te hace la vida imposible, ya sea sin dejarte pasar, matándote u obligándote a cambiar la estrategia (los francotiradores son especialistas en esto). Pero cuando lo matas y no le dejas que se vuelva a acomodar, todo va como la seda.

Splatoon

 

Estas situaciones son de las más comunes, pero seguro que vosotros culpables también habéis vivido muchas más que podéis compartir.