10 videojuegos mucho más difíciles que NioH - Página 2 de 3

Mushihime-sama

Un buen día alguien, un genio de dar por culo probablemente, decidió que los shoot ‘em ups de toda a vida no eran lo suficientemente difíciles. No, eran paseos por el campo y había que hacerlos más exigentes. Ese día nació el género bullet hell, también conocido como “si no te da epilepsia esto ya no te dará nunca nada”. Bien, hay numerosos títulos que coquetean con ese concepto, pero Mushihime-sama, título desarrollado por cave, es una especie de Everest dentro de este hijoputesco subgénero.

El juego salió en PlayStation 2 hace doce años, si bien es cierto que procedía de una recreativa -no me quiero ni imaginar el sueldo que te podrías dejar en ella- publicada por Taito. Teníamos que conducir una nave a matar bichos, literalmente, que amenazaban con destruir el mundo.

Os invito a que echéis un vistazo al vídeo con el que acompaño el escrito y, una vez visto, os insto a que abracéis bien fuerte a todos los que intentaron hacerse con él, con dramático resultado.

Si no tienes por ahí una recreativa a mano, el juego está disponible en Steam a un precio bastante moderado, al alcance de todo aquel masoquista que quiera darse un buen capricho.

  • Momento putada máxima: En este caso el momento se extiende desde que pulsas Start hasta que el dulce beso de la muerte te lleva al más allá.
  • La anécdota: Una vez hubo un jugador que no quiso tirarse por la ventana después de jugar con Mushihime-sama durante tres horas.

I wanna be the guy: The movie: The Game

I-wanna-be-the-guyAhora que cierto Youtuber cutre ha puesto de moda eso de robar assets para llevar a cabo sus videojuegos, estaría bien recordar uno de los juegos más difíciles de la historia reciente que, dicho sea de paso, arrasó con todo tipo de músicas y modelados. Bien es cierto que en esta ocasión no fue con ánimo de lucro, ya que I wanna be the guy es un videojuego freeware, difícil como él solo, eso sí.

Michael O’Reilly, programador de este plataformas, perpetró un título de esos que no se pueden jugar una sola vez, ya que el ensayo/error es vital, sumado a unos reflejos de ninja para no morir cada dos por tres.

Nuestro protagonista quiere ser The Guy, y para ello deberá hacer frente a todos los lugartenientes que vaya encontrando a su paso, todos sacados de épicos videojuegos como Street Fighter II, Punch Out o Tetris.

Las referencias y guiños son una constante, aunque probablemente no llegues a ver casi ninguno, ya que la muerte y la desesperación llamarán antes a tu puerta. Asúmelo.

  • Momento Putada: Podemos afirmar categóricamente que este juego es una putada de principio a fin. Nadie te echará nada en cara si lloras mientras juegas. En serio.
  • Pro Tip: Si después de jugar durante más de dos horas cierras los ojos y ves pinchos gigantes plateados, no te preocupes, es totalmente normal.

Mega Man

mega-manNuestro queridísimo Rockman es todo un veterano en el mundillo del videojuego. Lleva desde 1987 divirtiendo y torturando a partes iguales a sus jugadores, ya que no es una saga precisamente sencilla. Es accesible y divertida desde el minuto uno, pero llegar a dominar el continuo asedio de enemigos y sus centenares de exigentes plataformas está al alcance de pocos.

Recuerdo que el primer Mega Man me resultaba difícil hasta de encender, ya que las conexiones no estaban del todo finas, y casi siempre recurría al mágico soplido cartuchil para arrancar el juego. En Mega Man podemos elegir a quién queremos enfrentarnos desde el principio, pista inequívoca de que ninguna fase va a ser un camino de rosas.

Conforme vayamos adquiriendo trajes de enemigos derrotados nos sentiremos más poderosos, otro error que nos llevará a morder el polvo con facilidad. ¡¡No te confíes!!

  • Momento no irritante 1: Su banda sonora es un auténtico regalo de los dioses, especialmente diseñada para animarte a volver a jugar tras morder el polvo 57 veces.
  • Momento no irritante 2: Cuando derrotas un jefe y corres a ponerte su traje.

Y dejamos los más chungos para el final, cómo no

1 2 3

No Hay Más Artículos