Los 20 mejores momentos de los 20 años de Pokémon

Pokémon cumple 20 años, culpables, y por si eso no te hace sentir lo suficientemente nostálgico, ñoño y, para qué vamos a negarlo, viejuno, nosotros estamos aquí para traerte 20 momentos Pokémon que resumen esos 20 años de franquicia.

Y no, no nos referimos únicamente a los videojuegos, que mira tú por dónde se van a llevar la mayoría de estos momentos, sino también del anime, el manga y otros aspectos que pueda haber por ahí, que seguro que los hay.

Llevar a Pikachu en Pokémon Amarillo

Sí, culpables. Uno es un fan de pikachu, pero no del pikachu de Ash, que el pobrecito no evoluciona ni a la de tres y que, después de más de una década peleando por el mundo, todavía tiene la desfachatez de perder contra pokemon novatos que…bah, culpables, para qué engañarnos. Sí, de ese pikachu.

Y es que la irrupción del anime fue básicamente lo que nos hizo enamorarnos de Pokémon. Sin embargo, aquí, además de llegar tarde (casi dos años), también nos llegó a medias, ya que en Japón tuvieron una versión verde que aquí no tuvimos.

Por suerte, la amarilla sí que llegó. Esa edición la que nos permitía, no solamente llevar a Pikachu en el juego como pokémon iniciar, sino verlo continuamente a nuestro lado porque no quería ir en una pokéball… igual que el de Ash.

El momento pokémon más eléctrico fue con Pokémon Amarillo

Eso sí, luego resultaba que era todavía más inútil que Charmander en el primer Gimnasio OPokémon porque, por si no lo recordáis, éste era de tipo roca. Y si un pokémon fuego ya era poco útil contra ellos, imagináos uno eléctrico. En fin, un despropósito, aunque aún así, lo llevábamos con orgullo.

MissingNO

Sin dejar los primeros Pokémon, ¿quién no recuerda el encuentro con uno bastante especial y que, a día de hoy, sigue sin aparecer en ninguna de las guías que existen? Hablamos de MissingNo, un pokémom bug, podríamos decir. Un fallo, o un error o cualquiera de los textos que te escribimos en GuiltyBit.

La virtud de este “pokémon” era la de darte, por la cara, 127 unidades del objeto que tuvieses en sexto lugar en tu mochila. ¿Por qué? Pues mira, por fallos de programación que seguramente Sheldon Cooper habrá explicado en algún capítulo de The Big Bang Theory.

La cosa es que se trata de un no-pokémon, es decir, la ausencia de un pokémon, por lo que encontrarlo debía de seguir unas pautas bien estudiadas. Pautas que, dicho sea de paso, eran la comidilla de los recreos por aquella época en la que internet era tan útil para buscar guías como para freír huevos. Qué tiempos aquellos.

Uno de los Momento Pokémon es cuando nos encontramos con MissingNo

Encontrar a Mew

Mew es el primero de los pokémon “ocultos” que hay en toda la historia de la franquicia. De hecho, el propio productor del juego y Satoru Iwata dijeron que lo incluyeron al final y que podría incluso no haberse revelado nunca en el juego, ya que solo sería posible obtenerlo por eventos especiales.

De hecho, para poder tenerlo de forma “oficial”, al principio de todo hubo que mandar los cartuchos a Nintendo, en una promoción, para que cargasen en ellos los datos de Mew.

Sin embargo sí que había una forma de conseguirlo, aunque era aprovechándose también de un fallo a base de “escapar” de los entrenadores pokémon que nos querían retar. Esto nos permitía encontrarnos con todos los pokémon, entre ellos el mencionado MissingNO y, cómo no Mew.

¿Sabéis lo que molaba eso de ir a clase y enseñar que teníamos al pokémon del que provenían todos los demás y que no salía ni si quiera en la Pokédex inicial? Es que antes, sin guías, todo era más molón. Eso sí, en la película luego era odioso. Por mi, que hubiese ganado Mewtwo.

Un momento pokémon es cuando nos hacemos con Mew... aunque sea por un bug

El pokérap

Quiero llegar a ser, a ser el mejor, sé que ganaré pues esa es mi misión. ¿Quién no reconoce esta canción de entre los más viejunos? ¿Y quién no ha hecho concursos en el recreo para recitarlo sin equivocarse?

Si no lo habéis hecho, no tenéis infancia, culpables. Pero es que esto tenía una complicación mayor. Volvemos al tema del “no internet”, lo que hacía que solo pudiésemos escuchar la canción en los capítulos del anime, y no siempre nos ponían el ending. Y lo que es peor… cambiaba depende del día.

Vamos, que era todo un reto sabérselo. Eso sí, nos lo aprendíamos más fácilmente que las tablas de multiplicar o la tabla periódica. ¡Ay! Si el Hidrógeno hubiese sido un pokémon…

Ash cae derrotado en la Liga Pokémon

Sin duda alguna, uno de los momentos pokémon más impactantes del anime fue la Liga Pokémon de la Meseta Añil, es decir, la de la región de Kanto.

Ash había conseguido sus ocho medallas y tenía a su Pikachu que todo lo puede, sin embargo, y de golpe y porrazo, cae derrotado en la quitan ronda. Vamos, sin llegar ni a cuartos, como quien dice.

Evidentemente esto fue, para la época, como la muerte de Ed Stark en Juego de Tronos. Vaya, ¿cómo un protagonista de una serie infantil no podía conseguir su sueño de convertirse en Maestro Pokémon y, además, ser derrotado de forma tan humillante?Cuando Ash pierde la Liga POkémon es todo un momento pokémon

Porque, a ver, perder porque te derrotan, de acuerdo, pero perder porque tu pokémon te hace menos caso que tu perro a la ensalada sosa que tienes de cena no es malo, es deprimente. Por cierto, ¿qué fue de ese Pikachu con flequillo?

Mi primer cable link

Intercambiar y combatir en Pokémon hoy es muy fácil, pero los más viejunos recordaremos que antes era algo más complicado, sobre todo porque hacía falta el cable link, ese aparatejo que nos permitía conectar dos gameboy para hacer cosas de … mayores.

Aún recuerdo la primera vez que lo usé, que fue para conseguir a mi Golem, que había que intercambiarlo para poder evolucionarlo… y casi se quedan con él sin devolvérmelo.

Pero lo más divertido fue probar a luchar contra un oponente que pensaba y que no te hacía un pistola agua contra Venusaur, por ejemplo, sino que tenía una estrategía. Ese primer uso del cable link quedará grabado en mi memoria como uno de los más grandes momentos pokémon para siempre.

251 Pokémons y 2 regiones enteras con Pokémon Plata / Oro

La llegada de la segunda generación de Pokémon fue, realmente, el remate de los tomates vaya. Y no solamente por ser la segunda parte de Pokémon, sino por todo lo que añadía.

Ya habíamos visto el éxito de Pokémon Rojo y Pokémon Azul y luego encima nos llegó Pokémon Amarillo. Lo que pasa es que empezábamos a necesitar algo más. Más pokémon, más… cosillas. Y de pronto van y nos anuncian un nuevo juego de Pokémon… para una nueva consola.

Y no solamente eso, nos dieron 100 nuevos pokémon. Eso sí, ninguno tan carismático como los míticos Charmander, Bulbasaur y Squirtle aunque, tampoco estaban tan mal.

Lo que sí que era realmente asombroso era ver cómo cuando nos pasábamos la Liga Naranja (que a muchos nos sonó como la segunda división), podíamos recorrer de nuevo las rutas de la primera generación para conseguir otras ocho medallas. Un total de 16 medallas pokémon y 16 gimnasios y… ¡Arg! ¡Qué pasada!

Un momento pokémon es cuando descubres que puedes ir a Kanto desde Johto

Huevos ¡HUEVOS!

Lo de los nuevos pokémon y el mapa ya era la leche, pero sin duda alguna lo que nos sorprendió a todo fue eso de los huevos pokémon. Sí, culpables, antes de Pokémon Plata y Pokémon Oro no había huevos, ni guardería ni nada de nada.

Y eso de descubrir la forma de conseguir los pokémon sin guía, ya era la rehostia. Qué pokémon dejo, con quién lo dejo, qué es esta personalidad, qué me sale, qué narices son los puntos estos que no aparecen por ningún nado… Lo que dio lugar a la locura total en pokémon de la crianza.

Explotar a Ditto fue un Momento Pokémon

Y esto es bonito y triste a la vez porque, a ver, si ya de por sí maltratábamos a los pobres pokémon, ahora encima explotábamos a Ditto, los criábamos, y si no servían, a tomar por saco con viento fresco. Eso era cruel. Por no decir que llamar guardería al puticlub de Johto era algo, cuanto menos insultante.

Pero lo más curioso siempre ha sido el ver salir de un huevo a… Kangaskhan con su hijo dentro. Simpemente, sin palabras.Criar pokémon en huevos sí que fue un momento descubrimiento

La canción de Pokémon Johto

En España, eso de los openings y los endings es algo que nunca ha sido bien tratado, pero mira por dónde, en Pokémon sí que le cambiaron la canción de introducción cuando cambiaron de temporada y pasaron de Kanto a Johto.

Y si me permitís la opinión, después de llevarnos mil años escuchando eso de “voy a ser el mejor, bla bla bla”, escuchar un “chururú chu chu ru” fue un soplo de aire fresco que me hizo enamorarme de la Liga Naranja.

Charizard por fin obedece a Ash

Mira que Charizard es uno de mis pokémon favoritos de todos los tiempos (y mi primer inicial), pero el puñetero se las hizo pasar putas al pobre Ash en el anime porque al haber evolucionado tan pronto, no había forma de controlarlo. Y como ya os contamos antes, fue uno de los motivos por los que perdió la Liga Pokémon en Kanto.

Precisamente por eso el capítulo 107 fue tan especial, porque fue la primera vez que Charizard reconoce a Ash como un entrenador… y le hace caso. Eso sí, después de haber sido atendido por el muchacho después de todo lo que le ha hecho.

Si eso no fue uno de los grandes momentos pokémon, ya me diréis qué fue.Un Momento Pokémon es el reencuentro de Ash y Charizard

La aparición de Lugia en la segunda película

Si la primera película de Pokémon fue épica, la segunda lo fue aún más, sobre todo cuando apareció Lugia en todo su esplendor para parar el combate entre las aves legendarias.

Y no solamente su aparición es la leche, sino que además viene acompañada de una melodía que se me quedó grabada a fuego (casi tanto como las canciones de Disney), que es el momento que resalto: el escuchar la música de Pokémon 2000: El poder de uno.

Eso sí, tampoco podemos olvidarnos del momento Slowking pidiendo unos pantalones. Duro rival de Lugia, que se queda a un paso de ser titular de sección.

Pokémon Stadium

Sí, culpables, ahora tenemos Pokkén Tournament a la vuelta de la esquina, pero la primera vez que pudimos ver a un pokémon luchar en 3D fue en Pokémon Stadium, el primer spin off del que hablamos como un momento pokémon.

Y es que, solo el opening era la leche, aunque luego el juego resultase ser menos de lo que todos esperábamos. Nintendo 64 parecía ser el salto cualitativo de Pokémon, sin embargo, en esta juego no se subía de nivel, no había posibilidad de seguir una historia como en Pokémon y… bueno, en definitiva, no había nada más que peleas.

Eso sí, cuando pasabas tu equipo pokémon de la Game Boy a la Nintendo 64 y los veías luchar en toda su gloria, se te caían unos lagrimones tan grandes como píxeles.

El combate de Ash contra Polo en la final de la liga de Sinnoh

Si hubo un combate épico en el anime de Pokémon ese fue sin duda alguna el que tuvieron Ash y Polo en la Liga de Sinnoh para hacerse con el campeonato.

Todos y cada uno de los pokémon que fueron saliendo a escena lo dieron todo, sin embargo, la parte final, que enfrenta a Electivire e Infernape fue sin duda apoteósica y digna de estar en este listado.

Al menos, a Ash ya no le desobedecían los pokémon.

Pokémon Blanco y Pokémon Negro y sus nuevos sprites que se mueven

Dejando de lado un poco la tercera y cuarta generación, que pasaron sin pena ni gloria por muchos recuerdos, la verdad es que la quinta, la referente a Pokémon Blanco y Pokémon Negro, fue realmente interesante, sobre todo por el cambio gráfico que supuso la entrega para Nintendo DS en primer lugar, y en segundo porque tuvo una segunda parte.

Los sprites de los pokémon ahora parecía que tenían profundidad y, además, no estaban estáticos, se movían mientras esperaban sus órdenes.

Los ataques tenían más animaciones que nunca y algunas escenas, como la del puente, sin, simplemente brutales, dejando patente que había un cambio muy importante en este pokémon con el anterior.

El combate contra N

Y si el poder abrir y jugar por primera vez a Pokémon Blanco y Pokémon Negro fue la leche, ver su historia y sobre todo, ver el final epiquísimo que tiene el juego no se quedaron cortos.

Acostumbrados a juegos en los que la historia es algo muy superficial que apenas tiene profundidad y que se basa en ir de un lado a otro recolectando pokémon, viendo a gente maja y a un equipo/team que quiere liarla parda, el meter a un malo que luego no es malo, que tiene a otro detrás más o menos engañoso, el tema del elegido que resulta que casi lo es mientras tú haces otras cosas y demás… fue toda una revolución.

Así pues, el combate final contra N es todo un espectáculo, por no hablar de las melodías del personaje, entre sus batallas y, sobre todo, su palacio, uno tiene muy buen recuerdo de ese momento pokémon.

La batalla contra N es un gran momento pokemon

Lástima que la cosa cambiase de nuevo a partir de ahí y que Pokémon Blanco 2 y Pokémon Negro 2 fuesen más simple que el mecanismo de un chupete. Por no hablar de la inexistente historia de Pokémon X y Pokémon Y.

Megaevolución

Si hay algo que nos dejó con la boca abierta en Pokémon X y Pokémon Y fue la mega evolución. Nada de pokémon tipo hada ni chorradas, un nuevo estilo de evolución que se parecía más a los Digimon que a otra cosa, pero que nos daba un nuevo elemento para la estrategia muy a tener en cuenta.

Realmente fue la gran revolución de Pokémon y que le iba haciendo falta, pero para mi el momento fue cuando mi Charizard me megaevolucionó a Mega-Charizard X que, aunque parecía un poco enfermo por el color, por fin le daba la categoría de dragón a un pokémon que se lo ha merecido siempre.

Un gran momento pokémon es la megaevolución

Pokémon Symphonic Evolution

En GuiltyBit os hemos hablado de varios conciertos temáticos, como por ejemplo los de Zelda o Videogames Live que ya han llegado a España, pero no son los únicos. Además de otros como los de Final Fantasy, Pokémon también tiene su propio concierto que recoge, sinfónicamente, las melodías de todos sus juegos.

Escuchar la música de batalla de los combates contra líderes, los de tu rival, los pueblos más emblemáticos es, sin duda alguna, un momento pokémon… o mejor dicho, un momentazo pokémon, sobre todo si eres amante de la música.

Por desgracia, como os decimos, esto no ha llegado a España, aunque esperamos que pronto hagan algún acto de presencia… ahora que estamos en el 20 aniversario.

El manga de Pokémon

Sí, hemos visto el anime de Pokémon. Hemos jugado a casi todos los juegos que hay y que van a salir, pero hay una cosa que hasta ahora no ha llegado a nuestro país y que merece que le echéis un vistazo, no porque sea en sí un momento pokémon, sino porque está lleno de ellos.

Se trata del manga de Pokémon, que ha empezado ahora a editarse en España. Y en él se nos cuenta la historia de Rojo, no de Ash, que es un verdadero héroe y un hacha.

Red, o Rojo, sí que consigue la Liga Pokémon, y además es el único en hacerlo, pero por el camino nos encontraremos con una historia mucho más interesante, adulta y, sobre todo coherente, porque los pokémon hacen daño e incluso pueden matar. Y vaya si… lo hacen.

momento pokemon manga

Pokkén Tournament

Han tenido que pasar 20 años para que se haga un juego de lucha de Pokémon en condiciones. No como Pokémon Stadium, del que hemos hablado antes, sino de los de lucha de verdad. Y resulta que viene de la mano de Bandai Namco fusionándose con Tekken, con dos narices.

Además, el momento del anuncio sí que fue un momento pokémon, porque había venido precedido de unas imágenes que no se sabía de qué eran pero que estuvieron meses sin tener una respuesta.

Finalmente, el juego se anunció para recreativas bajo el asombro de los fans de pokémon que aplaudían con las orejas y hace poco, el año pasado, para Wii U, lo que ha hecho que un servidor le empiece a dar al Tekken, a ver si se le da mínimamente bien.

Completar la pokédex

Y por supuesto, un momento que no podía faltar: ese momento en elq ue por fin evolucionas al último de los pokémon que te quedaban, que lo intercambias o que te lo encuentras. Da igual cómo, pero que te hace tener todos los malditos pokémon del juego.

Y es que no es fácil, culpables, porque entre subir de nivel, luchar, intercambiar, intercambiar con objetos, usar piedras, estar al lado de algún objeto, darle la vuelta a la consola, subir la amistad, que sea de día o de noche, cruzarlos para sacar los huevos y esperar a eventos especiales, completar la pokédex es todo un reto.

Así que es normal que, cuando la completas, sobre todo por primera vez, y sobre todo con el primer pokémon, el momento se te quede grabado a fuego.

el gran momento pokemon es cuando completas la pokedex

Y estos son todos nuestros momentos pokémon, culpables. Esperamos que os hayan gustado y seguro que vosotros tenéis otros así, pero nuestros 20 momentos pokémon que celebran este 20 aniversario son estos. ¿Y los tuyos?