34 Salón del Cómic de Barcelona

La cita ineludible de los aficionados al cómic (y cada vez más del manga) anual ha tenido lugar este mismo fin de semana en Barcelona. El 34 Salón Internacional del Cómic ha abierto de nuevo sus puertas, y tengo que admitir que, bajo mi punto de vista, con algo más de acierto que otros años y también, con más participación de la gente.

Este año, el salón ha tenido un corazón sobre ruedas, con una exposición principal titulada Viñetas sobre ruedas, en la que hemos podido ver muchos vehículos en el pabellón de exposiciones relacionados con los cómics. Por poneros un ejemplo, por ahí andaban Bumblebee, aunque en su versión más moderna y un DeLorean, aunque este no viajaba demasiado.

salon del comic exposición 4

Una exposición que ha ocupado la gran parte del pabellón en el que se encontraba el expositor de Nintendo, bastante más chico y desapercibido que otros años, aunque con contenido bastante interesante. Casi podríamos decir que han traído más novedades de las que vamos a ver en su próximo E3.

Nintendo nos ha dejado probar de primera mano juegos como Kirby: Planet Robobot, Monster Hunter Generations (el que más gente acumulaba) o Fire Emblem Fates, que aún tienen que estrenarse en nuestro territorio, y otros más habituales ya. Hemos repetido con Yo-Kai Watch, que tenía un gran espacio promocional, Pokémon (de todo tipo, vaya), Splatoon, Super Mario Maker y, en general, casi todos los grandes títulos de la compañía.

Hay que reconocer que las dos novedades nos han agradado bastante, pese a estar en inglés (tampoco les costaba hacerlo en español), y es agradable verle los pies a los personajes de Fire Emblem. Todo un logro.

Pero lo que más nos llamó la atención fueron dos cosas: lo primero una pequeña zona dedicada al recuerdo, a lo retro, donde varias personas han ido aportando sus pequeñas colecciones de Nintendo, como consolas NES personalizadas con diversos motivos, elementos de merchandising, como la Máscara de Majora o juegos con más años que matusalén; lo segundo, la promoción de la gira de conciertos de Zelda que hasta ha dado un pequeño recital ayer mismo al medio día.

Volviendo al tema del Cómic, la verdad es que este año los principales protagonistas del Salón han sido, de lejos, los más cinematográficos. Empezando por Marvel y DC (aunque la primera estaba bastante desaparecida en cuanto a contenido escrito) y acabando por las próximas películas que vamos a ver en pantalla, como X-Men: Apocalipsis o Independence Day: Contraataque, que contaba con la réplica de una de las naves protagonistas en la plaza Univers.

Y hablando de la plaza, este año ha estado bastante más aprovechada que en otras ocasiones, y daba la sensación de que el salón, con un 25% más de espacio que el año pasado, empieza a coger otro aire, más grande, más… completo.

También ha habido este año espacio para los YouTubers, con Loulogio a la cabeza, para las Meninas (sí, si), un recorrido por las historias de las superheroinas, el homenaje a Ibáñez, con su trayectoria en el mundo del cómic español, y muchos más.

Da la sensación, como digo desde el principio, que este año el Salón Internacional del Cómic ha conseguido pegar un salto cualitativo que el del Manga había pegado hace tiempo, no solo en espacio, sino también en contenido, con un largo listado de conferencias, actividades y firmas de autores que deja con la boca abierta y toca todos los temas: desde educación vial hasta promocionales. Sin embargo, y pese a que la temática central es el mundo del cómic, aún tiene demasiada presencia de los mangakas y los amantes del mundo japonés.

Muchos de los cosplays eran de este estilo, predonimando Naruto, Pokémon o Ataque a los Titanes, pero por suerte, sí que he notado un aumento de la participación de la gente reivindicando la parte occidental del evento. Superman, Batman (con armadura), Hiedra Venenosa, Wonderwoman, personajes de Juego de Tronos, incluso un Mortadelo y Filemón que vimos por ahí. Parece que poco a poco van cogiendo confianza. Y esperamos que así sea ya que éste es su espacio, el espacio de los amantes del cómic. Los del manga tendrán su momento dentro de seis meses.