La actualización de marzo de Pokémon GO recompensa con piedras evolutivas

La actualización de marzo de Pokémon GO hace que encontrar una piedra evolutiva ya no sea un acto de fe o un salto al vacío.

La actualización de marzo de Pokémon GO corresponde a la versión 0.59.1 en el caso de Android y la 1.29.1 en el de iOS. Y en ambos pretende solucionar el mismo problema: el de encontrar las esquivas piedras evolutivas que se han introducido en esta segunda generación.

El nuevo parche de marzo de Pokémon GO solamente tiene un par de arreglos. Por un lado los ajustes en el texto de siempre, y por otro lo verdaderamente interesante.

Como sabéis, desde hace tiempo el juego incluye recompensas diarias tanto por capturar pokémon como por activar poképaradas. Estas recompensas van aumentando día a día hasta el séptimo. Este último paquete de regalos es siempre el mayor de todos.actualizacion de marzo de pokemon go

Pues bien, a partir de ahora, la recompensa del día 7 por activar poképaradas incluirá un objeto evolutivo al azar. Y esto, queridos culpables, ya es más de lo que muchos habréis conseguido en vuestros viajes por el pokémundo.

Mejorando la tasa de aparición de las piedras

Actualmente, y por si no te habías dado cuenta, hay un total de 5 objetos evolutivos. La piedra solar, la mejora, el revestimiento metálico, la roca del rey y la escamadragón.

Cada uno es indispensable para hacer evolucionar a un pokémon hacia una forma, junto con sus caramelos correspondientes. Sin embargo, encontrar uno de estos objetos era realmente insufrible. Puedes activar más de 100 pokéradas, que como el juego no quiera, no ves ni uno solo de ellos.

Con este pequeño bonus que nos trae la actualización de marzo de Pokémon GO, al menos dan un aliciente a los jugadores, tanto para hacer el bonus como para evolucionar pokémon. Más que nada porque las recompensar por las poképaradas a veces son muy insulsas.

De esta forma ya tenemos un objeto realmente valioso por salir a la calle cada día de la semana y activar poképaradas. O bueno, si tienes suerte, por asomarte a la ventana.