Alien Isolation - Análisis PS4

Amanda Ripley lleva sin poder hablar con su madre 15 años, desde los misteriosos sucesos que acabaron con la Nostromo. La muchacha ha seguido con su vida, y es una habilidosa mecánica aeroespacial, pero necesita respuestas, y la oportunidad que se le presenta de ir a la estación espacial Sevastopol y echar un vistazo al registro de vuelo de la nave en la que Ellen Ripley viajaba es irrechazable, por lo que se embarca en un viaje en el que nada saldrá según lo esperado.

ARTÍCULO análisis alien isolation

Esta es una breve sinopsis de los acontecimientos que viviremos a lo largo de la aventura que Alien Isolation nos propone. Tendremos que guiar a la joven sucesora Ripley a través de una pesadilla voladora que responde al nombre de Sevastopol, en la que quizás lo menos importante es que haya un Alien pululando a su antojo. Y es que la naturaleza humana y la inteligencia artificial llevada a su extremo, demuestran en este videojuego que el terror y la barbarie pueden llegar de donde menos lo esperes. Isolation nos deja la amarga lección de que es mejor no confiar ni en nada ni en nadie, salvo en el talento propio, y, queridos culpables, lo vais a aprender a base de hostias.

La propuesta de The Creative Assembly se aleja de la manida ensalada de metralleta y correteo de la mayoría de juegos de la saga, y se queda con la angustia, la jodida tensión y el pasilleo -no confundáis con pasilleo de Final Fantasy XII, ojo, que este es del bueno- en pos de la supervivencia. Alien Isolation es un juego de los de jugar con muchas ganas, y has de saber lo que te vas a encontrar para evitar sorpresas desagradables, y sobre todo para no dejarte una pasta en un título que no es como esperabas.

El título de SEGA es una experiencia que se disfruta tranquilamente, con un ritmo pausado, un juego de los que se juegan con copa y puro. He disfrutado enormemente recreándome en los incontables detalles que la Sevastopol esconde a los observadores, y eso que no soy un grandísimo fan de la saga, sino más bien fan “nivel usuario”. La sensación de “regreso a lo analógico” que destila todo el juego es una verdadera maravilla, y se agradece que se haya tratado con ese mimo la ambientación de la “época Alien”.

Pero como bien sabréis, esto no es un tour turístico, sino un videojuego, y tanta ambientación debe servir un fin, y este no es otro que ponernos de los putos nervios. The Creative Assembly ha logrado meternos la sensación de tensión constante, de una manera muy inteligente. El factor psicológico funciona a la perfección en el juego, hasta el punto en el que en tramos en los que simplemente hay que andar, iremos pegaditos a las pardes, agachaditos y rezándole al niño Jesús. Por supuesto que hay sustos, enemigos y situaciones memorables, pero el hecho de conseguir que cuando “no pasa nada” sigamos con el culo prieto, no lo consiguen todas las producciones que se lo proponen.

La mecánica jugable que se propone es bastante sencilla, y yo diría que está algo sobada a estas alturas. Hay secciones de jugar al gato y al ratón con enemigos que a veces guardan patrones lógicos, y a veces viven una existencia muy random. Este hecho hará que pasar tramos del juego sin ser descubierto te ponga la adrenalina por las nubes, mientras que si te atascas en algún punto, la situación se puede volver dramaticamente frustrante. Es cuestión de suerte y a veces de práctica, lo cual para mi no es malo. Lo que es malo es que estemos acostumbrados a patrones encorsetados. ¿Queremos vivir verdaderas aventuras en un videojuego? Pues pidamos realismo en los hechos, y no solo en los gráficos.

Me gustaría hablar también de que, por primera vez en lo que llevamos de generación, he sentido que se estaba utilizando de manera adecuada las posibilidades que ofrecen los mandos y las cámaras que vienen con las consolas. El uso del Dual Shock 4 es muy ingenioso en según qué ocasiones, y las mecánicas que se le han asignado a las cámaras con detección de movimiento también merecen la pena, y hacen que la inmersión en la historia sea mucho más completa. Creo que es la primera vez que me ha gustado que el mando de PS4 sea una jodida discoteca.

En definitiva, culpables, Alien Isolation es un gran thriller que logra mantener al personal en tensión sin recurrir al típico BOOH -aunque haberlos haílos-. Tiene una gran ambientación, una mecánica clásica pero con una IA juguetona, y la posibilidad de perder horas y horas paseando por la Sevastopol para empaparse bien de ese entrañable futuro analógico que mezclaba viejes interestelares con ordenadores monocromo.

El título no es perfecto, ni mucho menos. Está lastrado por modelados de personajes muy feotes, animaciones faciales horripilantes y secuencias cinemáticas llenas de tirones, y además tiene un ritmo pausado que no gustará a muchos jugadores que no saben, o no quieren, apreciar el encanto de este tipo de experiencias. Los amantes de Alien y los que sepan a qué vienen se lo pasarán pirata, a pesar de los pesares.

 

Gráficos: 80

Sonidos: 90

Jugabilidad: 75

Modos de juego: 70

TOTAL: 79