análisis de agents of mayhem

Análisis de Agents of Mayhem para Playstation 4

Una, y otra, y otra, y otra…

Las misiones, tanto a nivel micro como a nivel macro, son la misma. Los eventos aleatorios que ocurren en las calles no son más que una extensión de un tipo de misión principal. Es como cuando ves a Jason Statham en la película que sea haciendo de tipo duro americano que va pateando culos.

Todo esto ya lo has vivido (y jugado) antes. Y vale que sea correcto y solvente. Vale que los agentes se sientan muy distintos y vale que sea satisfactorio, por un rato, disparar a la peña. Al final da igual porque es lo mismo de siempre.

análisis de Agents of Mayhem

Los personajes, aquellos agentes misteriosos de la agencia (buena de turno) que va a pararle los pies a la agencia (mala de turno) ya son conocidos. Y, si no, te suenan. El propio Hollywood es un desgraciado que aspira con ser popular. Hardtack es un tipo duro enorme con una escopeta. Yeti es un comunista ruso nacionalista. Sherezade es la experta curtida en mil batallas enigmática… Son, no se me entienda mal, carismáticos. Y, como decía, es interesante ver cómo Volition intenta jugar con ellos.

Intenta darles alma, darles carisma y procura que ellos sean el motor principal del juego. Sus pequeñas historias son, en suma, más importantes que la principal. No obstante, no son capaces de suplir las otras carencias del título.

Humor

Pero hay algo que me encanta de Agents of Mayhem: es autoconsciente. El mérito de Volition no es haber intentado jugar con los personajes, sino haber conseguido que el juego no se tome en serio a sí mismo la mayor parte del tiempo.

Es cierto que por momentos se vuelve tendencioso, con un tono serio y se cree con una historia trascendental, pero no es así la mayoría del tiempo. Es cierto que hay disonancias extremas (el mundo está colapsando pero tú puedes ir por ahí a cargarte un par de civiles o a buscar unos cristales rojos flotantes), pero las más de las veces sabe reconducirlo para decirte “oye, que esto es cachondeo”.

Si no es con una conversación sobre cómo el músico ha hackeado las canciones de la secretaria es con una referencia a Hulk.

Fin

Quiero destacar un último detalle para no sonar, en resumen, muy pesimista. En Agents of Mayhem hay negros, negras, patriotas americanos, personajes basados en la iconografía feminista, homosexuales, y representaciones de las clases bajas. En la agencia cabe todo.

Y me resulta francamente bonito que un juego que huele tanto a comercial por todos lados sea valiente a la hora de dar visibilidad a cualquier persona y no se quede en Hollywood, el macho heteronormativo, o en Oni, el yakuza honorable.

Este último apunte recoge, creo, la esencia positiva de Agents of Mayhem. Su esfuerzo por desmarcarse del género, cíclico, repetitivo, simplista y efectista, no tiene gran resultado en lo jugable. Es más de lo mismo, solvente y cansante a la larga.

Pero por pequeños detalles como su humor, sus conversaciones distendidas entre los personajes y su valentía, ve un poco la luz. Aunque no creo que todo esto valga para no caer en las fauces del gran tiburón de turno ni para llegar a una galaxia muy muy lejana. Pasará sin pena ni gloria por la cabeza de los jugadores y, salvo algún chascarrillo, lo olvidarás en la estantería. Junto a los miles de blockbusters de los últimos años.

Gráficos
6
Sonido
7
Historia / Ambientación
7.5
Jugabilidad
6
Diversión
6
Nota de lectores0 Votos
0
6
A medio gas