¿Quieres resolver un crimen? ¿Recordar tu pasado? ¿Tener un compañero robótico molón? Pues ojito al análisis de AI: The Somnium Files.
AI: THE SOMNIUM FILES_20190925182903

Análisis de AI: The Somnium Files para PlayStation 4

¿Quieres resolver un crimen? ¿Recordar tu pasado? ¿Tener un compañero robótico molón? Pues ojito al análisis de AI: The Somnium Files.

La compañía Spike Chunsoft no es desconocida por estos lares. Los amantes de las novelas visuales con altos tintes de contenido psicológico seguro que la tienen incluso entre sus favoritas. Y es que la desarrolladora ha sabido labrarse un nombre con títulos como Steins; Gate, los diferentes Danganronpa o la saga de Zero Escape. Pero su labor no acaba con ellos, motivo por el cuál os traemos el análisis de AI: The Somnium Files, una de sus últimas obras.

El poder del subconsciente

AI: The Somnium Files nos pone en la piel de Kaname Date, un policía miembro de ABIS, una rama del cuerpo encargada de usar tecnología novedosa que permite navegar en el subconsciente de los sospechosos para así sonsacar información. Con un caso de asesinato en el punto de mira, nuestra misión será recabar información y, en última instancia, usar este instrumento para descubrir la verdad que se esconde dentro de las personas. Por suerte, para ello, contará con AIBA, una IA con mucho desparpajo que le asesora desde su ojo izquierdo.

Por supuesto, no pienso revelar nada más de la trama, dado que como buena novela visual lo interesante es descubrir cada elemento por si mismo. Sí tengo que remarcar que se nota con creces el sello del estudio. Spike Chunsoft, como he dicho anteriormente, se caracteriza por traernos juegos con una trama muy psicológica, en la que los giros de guión llegan cuando menos te lo esperas. En este caso, por supuesto, no tendremos una excepción.

Aunque huelga decir que, a mi parecer, todo parece tener menos peso que en otros título. Sí, tenemos asesinatos, tenemos verdaderos líos con la psique de los protagonistas, escenas más bien crudas, pero en todo ello sentía que era a una escala menor que en otros títulos. Aquí el misterio parece estar más presente, las dudas sobre quién o quiénes serán los culpables. Pero salvo en determinados momentos no sientes la presión por la vida del protagonista o sus allegados. Esa sensación de agobio que por ejemplo te generaba 999: Nine Hours, Nine Persons, Nine Doors aquí no está tan presente.

¿Es menos disfrutable por ello? No, pero hay que tener en cuenta ese factor más «ligero», cosa que se acrecienta con algunas bromas, metidas un poco con calzador, pero que conforman la personalidad del protagonista. Y es que, en lo personal, las bromas del «japonés guarrete» no es que me hagan desternillarme de risa. Hay otras interacciones que generan mucha hilaridad sin tener que recurrir a esos gags tan rebuscados. Aunque a los amantes del más puro anime les encantará.

Investiga, interroga y… ¡apunta!

Preguntar, preguntar y preguntar. Como buena novela visual, el primer aliciente es la narrativa, por lo que el recabar información al elegir diferentes opciones de diálogo será clave para avanzar en la historia. Ojo, no suele haber respuestas incorrectas, por lo que estas fases servirán, simplemente, para ponernos en contexto de todo, darnos la información que necesitemos o, simplemente, conocer más a los personajes secundarios o al propio protagonista.

Esto, aunque parezca tontería, nos hace sumergirnos aún más en la historia. No sólo por conocer cada detalle, sino que nos hace sentir como auténticos detectives, explorando cada rincón del escenario y conversando con la gente. Pero el juego ofrece mucho más que eso, cosa que agradecí bastante. Tenía en mente que sería algo como Steins; Gate Élite, en el que la interacción es más bien nula, pero nada más lejos de la realidad.

¿Quieres resolver un crimen? ¿Recordar tu pasado? ¿Tener un compañero robótico molón? Pues ojito al análisis de AI: The Somnium Files.

A la mencionada «recogida de información» se le pueden sumar los interrogatorios, en los que mostraremos pruebas para incriminar a nuestro sospechoso. No esperéis algo a lo Phoenix Wright o algo parecido, porque la cosa es bastante simple y, de hecho, puedes usar todas las pruebas porque no te penaliza por probar distintas opciones, cosa que, a mi parecer, le quita interés al asunto. Lo mismo ocurre con los escasos Quick Time Events con los que cuenta el juego, cuya facilidad pasmosa no genera una especial sensación de urgencia.

Lo más interesante queda, por tanto, en el Psync. ¿De qué sirve ser de un cuerpo especial de la policía que se sumerge en el subconsciente de los sospechosos si no? Estas fases son una suerte de «fases de exploración» en 3D donde manejaremos a Aiba, la compañera cibernética de Date. Sinceramente, estas fases me encantan sobremanera.

Tendremos un espacio con el que interactuar, en el que tendremos que abrir «caminos» para llegar a la verdad. La cosa es que estos caminos se bifurcan y pueden dar lugar a diferentes rutas dependiendo de nuestras acciones. Además, aquí sí nos embarga una mayor sensación de premura, ya que tenemos un tiempo límite para descubrir el misterio que encierran.

Pero no acaba ahí la cosa, dado que cada acción puede costarnos un determinado rango de tiempo, lo que nos puede poner contra las cuerdas y obligarnos a reiniciar si no pensamos bien nuestros movimientos. Los TIMIES, por suerte, acuden en nuestra ayuda para hacernos las cosas un poco más fáciles. Estas son diversas bonificaciones o penalizaciones que podemos obtener al seleccionar una acción u otra. Jugar con ellos y con las diferentes opciones son claves para poder acabar holgados en cuanto a tiempo se refiere.

Un arte un tanto desigual

Aquí quizás es donde el título se vaya a llevar más golpes. Sí, los diseños 3D de los personajes cuentan con buena cantidad de detalles. Las expresiones cambian conforme hablan con nosotros y suelen reaccionar a nuestras preguntas, pero… sufren de no estar del todo pulidos. A la par, son en lo que se refiere a efectividad, y no a diseño, bastante simples. Surgen además problemas de malas físicas con el pelo o la ropa que hacen que se quede un tanto atrás en este aspecto respecto al resto de contenido.

Los entornos, por su parte, cuentan con buena cantidad de detalles, y es fácil detectar los diferentes elementos para interactuar con ellos. Si bien en las fases de PSYNC los tonos pueden ser más molestos. Sumadle a esto ralentizaciones en las expresiones de los personajes al usar el modo rápido, o la tardanza a la hora de mostrar ciertos «bocadillos» al estilo de flashback durante las conversaciones. Esto lo convierte, por tanto, en uno de los puntos más flojitos del juego.

En lo que al sonido se refiere, tenemos audio dual en japonés e inglés, con bastante nivel en lo que se refiere a actores de doblaje se refiere por ambas partes. La música ambiente tiene sus momentos, pero salvo el tema vocal del juego, no se te quedará ninguno de ellos grabados en los tímpanos. Dentro de ellos, los más destacables son, por supuesto, los que resuenan durante escenas de amplia tensión.

Conclusiones del análisis de AI: The Somnium Files

A pesar de que noto que este título en general parece un poco más «light» dentro de los trabajos del estudio, considero que es una apuesta muy sólida. Sabe aprovechar los temas que conoce bien y que hicieron al estudio famoso, e hila todo de manera magistral para que no queden cabos sueltos y todo quede bien cerrado.

Por supuesto, para ello habrá que explorar todas las rutas que nos ofrece el título, para así poder ver el conjunto general de ello, que se posiciona en algo notable. Si gustáis de tramas de corte psicológico, de aventuras gráficas donde la interacción brilla un tanto más que en otras historias, con personajes de los que encariñarte, no lo dudes y dale una oportunidad a este título.

¿Quieres resolver un crimen? ¿Recordar tu pasado? ¿Tener un compañero robótico molón? Pues ojito al análisis de AI: The Somnium Files.
Análisis de AI: The Somnium Files para PlayStation 4
Nos gusta
La temática e hilo conductor del juego
Las fases Psync
Los guiños a la culturilla popular
Puede mejorar
Los gráficos son bastante simples
La sensación de peligro no se nota tanto en este título
8