análisis de Animal Crossing: New Horizons

Análisis de Animal Crossing: New Horizons para Nintendo Switch

Por fin tenemos en nuestras manos la última entrega de la franquicia, la cual desgranamos en este análisis de Animal Crossing: New Horizons.

Llevábamos ya mucho tiempo sin una entrega de Animal Crossing. Después de evadir los oscuros tiempos de Wii U (recordad que Amiibo Festival no existe), podemos disfrutar de un título de la franquicia como Tom Nook manda. Uno que sigue con esa jugabilidad y objetivo característico, pero llevado a otro nivel. Y es que con este análisis de Animal Crossing: New Horizons vais a comprobar por qué estamos ante la mejor obra de toda la saga.

análisis de Animal Crossing: New Horizons

Reclamando la isla

Como no es de otra forma, empezamos el juego con un breve cuestionario, esta vez guiados por los pupilos de Tom Nook, Tendo y Nendo. Y es que en esta entrega dejamos el típico pueblo de lado para embarcarnos en la aventura de poblar una isla desierta. Claro está, cuando llegamos no hay absolutamente nada, únicamente una tienda de campaña y nuestro querido capitalista Tom Nook. A partir de aquí es cuando las cosas mejoran.

Porque estamos ante el Animal Crossing con mejor jugabilidad de toda la franquicia. Todo está puesto de tal forma que encaje tanto en la jugabilidad de la saga como en el ambiente que nos rodea. Así pues, una de las primeras funciones que dominaremos será la de crear nuestros propios muebles y herramientas. De esta manera, seremos completamente autosuficientes, construyendo nuestro paraíso desde cero. Además, podremos personalizar nuestros objetos. Es parecido a lo que sucedía en New Leaf con Al, la alpaca, pero evolucionado y mejorado.

Mención merece la suave curva de aprendizaje del título. Todo es explicado a la perfección, además de ser de forma escalonada. Obviamente tenemos una isla desierta, y hay que ir trayendo las típicas edificaciones y elementos que conforman Animal Crossing. De esta forma, poco a poco iremos poblando nuestro terreno con el museo, la tienda y otros nuevos elementos, así como personajes icónicos como Totakeke. La sensación de sorpresa y descubrimiento de los siguientes pasos a seguir es ciertamente refrescante, así como la libertad paulatina que nos da el juego. O mejor dicho, nos ganamos nosotros, ya que depende de las cosas que vayamos consiguiendo y, sobre todo, construyendo.

Por supuesto, no nos podemos olvidar de las diferentes construcciones que podemos realizar en la isla, siguiendo el patrón de lo visto en New Leaf. Tenemos a nuestra disposición rampas, puentes y diferentes decoraciones que iremos desbloqueando con el programa de millas Nook. Esto último es, básicamente, una serie de logros que al completarlos nos otorgan esta peculiar divisa. Todo un punto para mantenernos enganchados. Finalmente hago mención a la cámara, ya que es posible intercalar la vista cenital anterior a Wild World con la actual, que emula la circunferencia del horizonte.

Decorando como un profesional

Si hay una cosa que no debe faltar en una entrega convencional de Animal Crossing es la decoración de la casa, así como los distintos muebles y objetos. Como ya he mencionado, podemos crear objetos a partir de materiales que vayamos obteniendo con las herramientas. Sin embargo, siguen existiendo aquellos que sólo pueden ser comprados u obtenidos de forma especial.

Cuando ya tengas toda la decoración preparada, es hora de distribuirla al gusto en nuestra casa, la cual por supuesto puede ser mejorada. Así pues, podemos optar por la forma tradicional de decoración, o utilizar el nuevo sistema que recuerda a lo visto en Happy Home Designer. Sinceramente, todo un puntazo la adición de esta posibilidad, ya que simplifica y facilita la tarea de tener ordenadas y bonitas todas las habitaciones.

Por si no fuera suficiente, también podemos poner los objetos en toda la isla. ¿Quieres montar un ring de boxeo a las afueras de la tienda de Tendo y Nendo? Ahora puedes. ¿Tal vez crear varios jardines delimitados por vallas y clasificados según el tipo de flor? En New Horizons es posible. ¿Simular la escena de un brutal crimen? A tu elección, ya que la creación de diseños también se ha potenciado, quitando limitaciones de anteriores entregas.

Pero claro, poner a punto toda la isla es un trabajo enorme. Menos mal que ahora podemos terraformarla, es decir, modificar el terreno a nuestro gusto. ¿Qué significa esto? Básicamente podemos crear o destruir ríos, tierras y desniveles, así como crear caminos, carreteras y sendas. Este añadido ofrece infinitas posibilidades a la hora de crear nuestro paraíso personalizado. Además, no tendremos acceso a este elemento hasta bien entrado el juego, cuando nos hayamos empapado de todas las opciones de New Horizons. Una táctica inteligente, para preparar al usuario antes de otorgarle el poder supremo.

Cuantos más, mejor

Cierto es que tener todas estas posibilidades a nuestro alcance puede llegar a ser abrumador, además de no tener todo el tiempo para hacer lo que queremos. Para ello siempre podremos tirar de nuestros amigos, que pueden visitarnos vía Dodo Airlines para echarnos un cable. O simplemente para pasar el rato. También puedes vacilarles con la pedazo isla que tienes. La posibilidad está ahí.

Sin embargo, y aquí Nintendo y los desarrolladores han estado hábiles, no podrán ni talar árboles ni dejarte la isla como si un topo maníaco hubiese pasado por allí. Para que puedan utilizar el hacha y la pala es necesario que estén incluidos entre tus mejores amigos, así podrás controlar quién puede trastear con tus bienes. Además, y hago especial mención a esto, no te preocupes por las flores. Antes si corrías encima de ellas varias veces se iban al carrer, pero ahora eso ya no pasa. Bueno, la flor en sí es destruida, vale, pero la planta seguirá en pie. Se acabaron los temores por tus queridas rosas rosas.

Sin embargo, y aquí viene el que posiblemente sea el único punto negativo que le veo al título, a veces el apartado multijugador se queda corto. Sí, puedes hacer de todo con tus amigos. Sí, puedes jugar de forma simultánea con los diferentes usuarios que habiten en la isla (con algunas limitaciones). Pero a veces da la sensación de que no hay nada que hacer. Es decir, viene un amigo a tu isla, le das cositas, te obsequia con otras de su isla y decoráis algo. ¿Ahora qué? Antes, por poner un ejemplo, estaba la isla Tórtimer, en la cual podíamos picarnos con distintos minijuegos. En New Horizons no hay ni rastro de esto. Una pena.

La evolución que toda saga debe tener

En Animal Crossing New Horizons podemos tener el perfecto ejemplo de cómo una franquicia debe evolucionar. Animaciones cuidadas, gráficos mejorados, detalles como el efecto de la distinta meteorología y una banda sonora que acompaña perfectamente es sólo la punta del iceberg. Estamos ante el título más completo de la saga, añadiendo casi todo lo visto en Animal Crossing, incluso mejorándolo. Además, nada de esto desentona con el tema principal, que es la de ocupar una isla desierta.

Ya te habrás fijado, querido lector, que he mencionado varios títulos de Animal Crossing, indicando algunas funciones que incluyeron. Es gratificante ver cómo casi todas se unen en New Horizons, ya sea el regreso de la cámara cenital, la decoración de exteriores o la facilidad de posicionar muebles en casa. Por supuesto, añadiendo diferentes funcionalidades que encajan a la perfección, como las millas Nook o la creación de objetos. Y si tu isla no te gusta, siempre puedes explorar otras aleatorias con Dodo Airlines.

Así pues, para ir dando boleto a este análisis, un breve resumen. Animal Crossing New Horizons combina a la perfección lo visto en la saga, añadiendo detalles que lo hacen único. La mejor forma de evolucionar una de las franquicias más queridas de Nintendo.

análisis de Animal Crossing: New Horizons
Análisis de Animal Crossing: New Horizons para Nintendo Switch
Nos gusta
La posibilidad de crear nuestros propios objetos.
La simbiosis perfecta que hay entre todos los factores del título.
Prácticamente todo.
Puede mejorar
El multijugador, el cual pierde la isla Tórtimer, se queda a veces cojo de contenido por hacer.
9.4