Análisis de Aquanox Deep Descent

Análisis de Aquanox Deep Descent para PC

Despertamos del letargo de otoño adentrándonos en las profundidades del océano con este análisis de Aquanox Deep Descent.

Hoy venimos a hablar de la nueva entrega de una saga que, si bien a lo mejor no te suena, longeva es un rato. Aquanox lleva entre nosotros 19 añacos, que se dice pronto. Pero me voy a saltar las clases de Historia (que algunos tendréis suficiente) y pasemos a lo que nos importa. Hace nada que salí de un análisis de naves, y como sigo teniendo mono, aquí estoy con otro parecido, pero a la vez diferente. Veamos qué nos ha deparado en este análisis de Aquanox Deep Descent.

Siendo los pardillos del lugar

Aquanox Deep Descent utiliza uno de los clichés más antiguos que existen en la historia de los videojuegos, un protagonista (en este caso un grupo) que despierta en un mundo nuevo y con amnesia temporal. La pregunta es, ¿qué tiburones hacemos dentro de un submarino armado en las profundidades del océano? Muy sencillo, la tierra se ha ido al garete, ya que la humanidad se la ha cargado con tantas guerras y cosas nucleares. Por lo tanto, todos se han ido a vivir en este idílico lugar. Algunos incluso dirán que en realidad han sido los delfines los que nos han condenado a vivir en el agua.

Después de un accidentado despertar, vamos encontrando gente que nos habla de cosas pero sin querer decirnos lo que necesitamos. Claro está, para ello habrá que avanzar en la trama, realizando tareas a distintas facciones que dominan los siete mares. Debo decir que las misiones, tanto principales como secundarias, son algo repetitivas, ya que consisten siempre en la misma premisa: ve a este punto, elimina enemigos que te molesten, analiza cosas, escolta a este tipejo y vuelve. Aunque sinceramente, no he acusado tanto esta monotonía.

Vale, seguimos hablando de la trama, más en concreto de los diálogos. En este caso se representa a las distintas partes del mismo (los que hablan vaya) con imágenes estáticas. En los mismos podemos elegir la respuesta que puede dar nuestro cuarteto protagonista, para ser algo más seco o cordial. Eso sí, algo que no me ha gustado absolutamente nada es la poca cohesión que existe en algunos diálogos con la información obtenida hasta el momento. Os pongo un ejemplo, un integrante de un barco nos habla de otro por su nombre, y nuestros personajes lo conocen sin más. ¡Pero si no he hablado con él! Lo mejor es que cuando hablas con dicho personaje se presenta tan tranquilo, y los protagonistas en plan «Qué tal, encantados». Nadie dijo que eran omnipresentes esta gente.

Análisis de Aquanox Deep Descent

Y si hablamos de falta de cohesión hay que mencionar, por supuesto, algunas joyas que suceden cuando navegamos. Seguimos con ejemplos, iba tan tranquilo a una misión secundaria cuando se ponen a hablar sobre los piratas y que son muy mala gente ellos. Entonces, uno de los integrantes menciona que otro era pirata antes de criogenizarse. A partir de ahí la conversación empieza a girar en torno a este dato. No pasa nada, ¿verdad? ¡PUES NO! Porque se dijo al principio del juego que al despertar de la criogenización uno de los efectos secundarios era la amnesia temporal, y esto sucede poco después. ¿No se sorprenden siquiera de recordar eso? ¿No tienen sentimientos con respecto a ello? ¿Les da igual? ¿!QUÉ LES PASA EN LA MENTE!? Creo que es lo que menos me ha gustado al hacer el análisis de Aquanox Deep Descent.

Navegando navegando, triunfé destrozando

Dejemos de lado ahora la historia y pasemos a algo que nos interesa más, y que hace de Aquanox Deep Descent algo más jugoso, la jugabilidad. Ya hemos visto que en la trama hay algunos puntos algo mejorables, pero a la hora de manejar nuestra nave submarina el juego responde estupendamente. Los controles son suaves y sencillos, y la interfaz de la nave es lo suficientemente explicativa como para entenderlo todo bastante bien. Además, las físicas al desplazar nuestro submarino están bastante logradas. El juego es bastante accesible para aquellos iniciados en el género, perfecto para no estresarse en el pilotaje.

Eso sí, que la sencillez a la hora de ponerse a los mandos no te confunda. Aquanox Deep Descent ofrece muchísimas posibilidades a la hora de optimizar nuestro querido trozo de muerte y destrucción. Aunque al principio comencemos con ametralladoras básicas, conforme vamos explorando y avanzando en la historia obtenemos acceso a diferentes tipos de armas y potenciadores. De esta forma, podríamos elegir entre tener una nave capaz de destruir al mismísimo kraken con nuestra potencia de fuego, o un submarino acorazado con infinidad de escudos. Por supuesto, también hay opciones para ti, mi pequeño lector kamikaze, si lo que quieres es lanzarte de cabeza a hostiarte con otro enemigo.

Para los más coquetos del lugar también hay un rinconcito, y es que se puede modificar el estilo de la nave. A ver, todo lo que estoy contando vale su pasta dentro del juego, pero oye, yo estoy súper feliz con mi nave rosada armada con misilacos y armas de destrucción masiva. Imaginad lo que ven los enemigos: una nave para nada camuflada, rosa tipo Hello Kitty, todo en plan happy pero en cuanto te fijas bien armada hasta en la cabina con misiles y armas tochas. Me gusta pensar que eso es lo último que disfrutarán sus ojos en esta vida.

Vamos a ir acabando, haciendo mención, por supuesto, al acabado gráfico y sonoro. En cuanto al primero, lo que vamos a encontrarnos son escenarios ambientados en las profundidades marinas, en la que no faltan distintas construcciones submarinas y cuevas. En este sentido Aquanox cumple, aunque conforme avanzamos se vuelve algo repetitivo sin mucha diversidad, más allá del contraste de colores. Por otra parte, los enemigos y diferente fauna que localizamos tampoco tienen un gran abanico de diseños. No he visto mucha diferencia entre cargarme una nave pirata y otra de la federación, la verdad. Eso sí, el arte de los personajes sí que está bastante bien, dándole un toque personal e identificativo al juego.

Por último, el apartado auditivo cumple sin más. El juego cuenta con doblaje en inglés, y los efectos de sonido de los combates acuáticos y del entorno están muy bien logrados. Sin embargo, tampoco es que haya tanta variedad en las zonas. Básicamente no llega a ser diferencial, pero sí que aporta al juego más realismo a la hora de plasmar esa profundidad marina en la que habitamos.

Combate submarinos accesibles

Bien, como es usual en todas las review que hago, pasemos al momento de meditación del análisis de Aquanox Deep Descent. El título consigue representar fielmente las batallas submarinas, tanto en controles como en ambientación. Además, los mandos son accesibles para todo tipo de jugadores, algo que en este género es de agradecer por la complejidad de los mismos. Asimismo, la interfaz de combate de la nave está muy bien distribuida, y encima posee modos online para pegarnos tortas con gente de todo el mundo.

Análisis de Aquanox Deep Descent

Pero claro, no todo va a ser bueno. El apartado gráfico es algo mejorable en cuanto a diversidad de escenarios y enemigos, y durante la historia hay momentos que te sacan completamente de la misma por las incongruencias de la trama y de la información que poseen nuestros personajes (y que conocemos nosotros). En definitiva, Aquanox Deep Descent es un sólido título apoyado en su completa jugabilidad, pero con algunas taras que lastran la nota final.

Análisis de Aquanox Deep Descent
Análisis de Aquanox Deep Descent para PC
Nos gusta
La ambientación está bastante lograda.
Los controles son sencillos de manejar.
Buena personalización de nuestra nave submarina.
Puede mejorar
Poca variedad de misiones.
El diseño de enemigos y ambientes se hace algo repetitivo.
Incongruencias en algunos diálogos.
7