Análisis de Assassin's Creed: Origins para PlayStation 4

Después de más de 40 horas, pasado el modo historia y hacer el ñarder en el modo foto, llega el análisis de Assassin’s Creed: Origins a Guiltybit.

Con un año de descanso, los fans de la saga de los asesinos tenían ganas de visitar Egipto. Desde que se lanzó el primer Assassin’s Creed, el reino de las pirámides y los faraones siempre estuvo sonando con fuerza. El Japón Feudal también, pero eso es otro tema.

Aunque se han pegado un año sin sacar una entrega, Assassin’s Creed: Origins tiene a sus espaldas cuatro años de desarrollo. Es decir, los de Ubisoft no han parado ni un momento de pensar en su saga. Pero aunque Assassin’s Creed viene renovado y recicla cosas de otros juegos de Ubisoft, sigue dejando esa rara sensación que deja todo juego de la saga.

Esa sensación “rara” es la de MEH. Igual no tan negativa, pero sí que te deja pensando que Origins podría haber sido mucho mejor de lo que es. Ojo que es un juegazo, pero con 4 años se podrían haber mimado muchos apartados del juego.

Un poco de Historia

Uno de ellos es la forma de contar la historia. Soy hombre de acción y la verdad es que me sudan bastante los modos historia, la narrativa y todas esas pajas mentales que se montan algunas personas con los videojuegos. Pero con Assassin’s Creed: Origins nos han vendido desde el minuto uno el origen de los asesinos. Y bueno, me esperaba una historia mejor contada.

El juego nos muestra el comienzo de todo, pero no de la forma a la que le gustaría uno. Aunque igual el problema es Bayek, pues no consigo conectar con él y que me caiga simpático como sí hicieron Altair y Ezio. Se mueve por venganza a lo Ryo Hazuki (Shenmue), pero mientras el protagonista de la gran obra de Yu Suzuki me atrae, Bayek no lo consigue.

Otra cosa es Aya, su mujer. Si Aya es la puta ama se dice y no pasa nada. Me parece un personaje más fuerte, que le afecta su pasado con Bayek, pero que se da cuenta de que en el mundo hay cosas más importantes que la venganza.

Análisis de Assassin's Creed Origins para PlayStation 4

Visitar tumbas, pirámides… Todo dará experiencia y además nos contarán más historia sobre Assassin’s Creed. Origins está repleto de secretos y, dependiendo del sitio, nos pueden dar puntos de experiencia o incluso trajes muy “buapers”.

Graficazorls

Assassin’s Creed: Origins arrastra males de entregas anteriores. La IA de los enemigos (incluyendo animales) es nefasta. Ahora con la subida de niveles se hace más difícil derrotar a algunos enemigos, pero si no fuese por eso, serían carne de nuestra espada o arco.

Es lo que ocurre cuando tenemos cierto nivel. Los enemigos son muy idiotas. Nos acercaremos por detrás corriendo sin que estos se alerten (solo los animales nos pueden oler). Y no hablemos de cuando ven un cuerpo de un soldado muerto. Se alertan y al cabo de un rato pasan de nosotros.

En cuanto a gráficos estamos ante un juego bello. Muy bello. Aunque algunas zonas son desérticas, tenemos muchos detalles en pantalla, viento, arena… encima con el modo foto. Este modo ha sido mi perdición. Tengo tropecientas fotos repartidas por todo el mapa. El Egipto que han creado en Ubisoft invita a estar horas y horas haciendo fotos.

 

Análisis de Assassin's Creed Origins para PlayStation 4

Pulsando L3+R3 entraremos en el modo foto de Assassin’s Creed: Origins. Al principio teníamos unos pocos efectos y retoques, pero en la última actualización han añadido más opciones

Novedades, sonido y conclusión en la siguiente página
1 2