Análisis de Blackwood Crossing para PlayStation 4

En Blackwood Crossing aprenderemos una pequeña lección sobre la vida, y puede que a alguno se le escape alguna lagrimita al acabarlo.

Prepararos para un viaje que os tocará la patata. Una historia que nos enseñará que no es tan fácil aceptar las cosas y que lo de “más vale tarde que nunca” no es siempre cierto. Prepararos  para el análisis de Blackwood Crossing para PlayStation 4.

análisis de Blackwood Crossing para PlayStation 4

No es fácil escribir este análisis de Blackwood Crossing para PlayStation 4 sin spoilers. El juego es muy corto (entre una y dos horas será suficiente para acabarlo) por lo que intentaré no mencionar nada relevante.

En Blackwood Crossing encarnaremos a Scarlett, una adolescente que realizará un viaje junto a su insoportable hermano Finn. Este viaje no nos llevará a ningún destino, si no que es un viaje para darnos una lección de vida. Al principio no entenderemos muy bien qué está pasando, pero en cuanto os deis cuenta del motivo del viaje empezaréis a ver el juego con otros ojos.

La mayoría del tiempo estaremos en un tren, aunque en ciertos momentos visitaremos otros lugares muy importantes para el desarrollo de la historia. Nos encontraremos con otras personas, algunas andan perdidas y no tienen ni idea de la vida y otras tienen las ideas más claras. Los diálogos de estas personas son claves, ya que para avanzar, tendremos que averiguar qué se dicen los unos a los otros.

Un niño insoportable

La mayor dificultad en este aventura es nuestro hermano Finn. Un niño repelente con unos cambios de humor muy bruscos que hará de este viaje una pequeña pesadilla. La mayoría de puzzles que tendremos que resolver serán por su culpa o por petición suya. Además, aprenderemos a controlar algún que otro elemento “gracias” al chaval, por lo que no todo es malo.

análisis de Blackwood Crossing para PlayStation 4

Qué sopapo tiene.

Aunque en un par de horas lo tengáis terminado, seguramente tengáis que volver a jugar si queréis conseguir el platino. Se puede conseguir en solo una partida pero es muy difícil que no se os pase nada por alto.

A nivel visual juego está bien hecho. Los gráficos no son algo que nos emocione pero si que son muy correctos. La música se queda en un segundo plano, y es una pena. Un juego con esta historia puede jugar mucho con la música y darle bastante más importancia. Lo que sin duda puede arruinaros esta experiencia, es el control. Muchas veces se hace algo tosco e incómodo, no permitiendo disfrutar fluidamente de este título.

No es un juego difícil, ni falta que hace por que no es esto lo que busca. Lo que Blackwood Crossing quiere es darnos una lección de vida. Que nos demos cuenta de que las cosas se pueden complicar en cualquier momento y que tenemos que estar preparados para aceptarlas.

Quiero acabar este análisis de Blackwood Crossing para PlayStation 4 mencionando una cosilla. En mi casa somos varias personas y, a pesar de que todos compartimos la idea principal de lo que pasa en el juego, cada uno tiene su propia teoría acerca del por qué pasó lo que desencadena este viaje, por lo que puede que encontréis más de una interpretación para este juego.

Análisis de Blackwood Crossing para PlayStation 4
La historiaConseguir el platino es divertido
El control es muy especialitoDura muy poquito
6.6Nota Final
Gráficos7.5
Música6
Jugabilidad5
Historia8
Puntuación de los lectores 14 Votos
9.1