Análisis de Culdcept Revolt para Nintendo 3DS

Las cartas y la estrategia se unen una vez más para celebrar el 20º aniversario de la saga. Os contamos su regreso en nuestro análisis de Culdcept Revolt para Nintendo 3DS.

Culdcept ha sido una saga que, pese a celebrar su 20ª aniversario ha pasado más bien desapercibida. Sin embargo, su éxito ha sido evidente y no sólo ha tenido varias entregas a lo largo de las diferentes generaciones de consolas, también un manga que adaptaba el primer título. En unas semanas, la portátil de Nintendo recibirá un nuevo título coincidiendo con sus 20 años de vida y os contamos cuáles son las claves del juego en nuestro análisis de Culdcept Revolt para Nintendo 3DS.

Envuelto en la oscuridad Allen, nuestro protagonista, se despierta sin ningún recuerdo de lo que había hecho hasta el momento. Una vez puesto a prueba sus poderes como Cepter, le es dada la bienvenida por los Free Bats, un grupo rebelde que pretende huir de la ciudad debido a la tiranía del Conde Kraniss que pretende dar caza y eliminar a todos los posibles usuarios de cartas que hay en la ciudad. Sin embargo, Allen pone como prioridad descubrir quién es él y sólo entonces, decidirá de qué bando está.

Un Monopoly a golpe de poderosas cartas

A pesar de que volvemos a tener el tropo del personaje amnésico, durante las primeras horas del juego está bastante bien llevado. En vez de seguir a los “buenos” simplemente porque lo son, decide desmarcarse del conflicto argumental del juego, para descubrir sus recuerdos. No obstante, llegado a cierto momento, la historia vuelve a un carril ya conocido, aunque resulte bastante interesante gracias a sus carismáticos personajes, cada uno de ellos con sus motivaciones, secretos y personalidad.

analisis de culdcept revolt 2

“El escenario de combate es como un Monopoly lleno de criaturas.”

Adentrándonos en lo que nos ofrece Culdcept, podríamos resumirlo, pronto y mal, como un Monopoly. Tras una tirada de dados nos moveremos por un escenario sin mucho alarde visual. Durante la historia (o en los combates contra otros jugadores) veremos distintos escenarios con cuatro colores diferentes que corresponden a cada uno de los elementos: fuego, tierra, viento y agua. Para poder ganar los combates tendremos que llegar a obtener un total mágico acumulado que irá variando según la situación. ¿Cómo conseguimos ese total? Conquistando tierras con nuestras criaturas, defendiéndolas y mejorándolas.

Todo lo que hay en el juego se paga con el maná, ya sea el uso de las cartas, los objetos, hechizos o las compras y mejoras de los territorios. Al poner a una criatura en un territorio y mejorarlo, aumentará el peaje que los enemigos tendrán que pagar si caen en nuestra casilla… a no ser que puedan derrotar a la criatura que la protege. En caso de haberla aniquilado, el territorio pasará a ser nuestro. Pero si perdemos, nos tocará pagar el peaje correspondiente. Esto puede ser problemático cuando las tierras están a un nivel alto, que puede dejarnos con un número negativo y tener que vender un territorio para poder hacer el pago correspondiente.

El azar que no perdona

En algunos de los escenarios tendremos casillas multicolor. En ella podremos poner cualquier criatura y tras el pago correspondiente, poder cambiar de color esa zona de forma más barata que con un territorio de un elemento concreto. Otras nos permitirán usar gratuitamente un hechizo de los dos que aparecerán de forma aleatoria, otra nos dará la oportunidad de robar de nuestro libro de cartas una carta de un tipo a nuestra elección… Por lo que a pesar de que el factor táctico es importante, el azar a veces desequilibra la balanza.

1 2