Guerra, Muerte… ¿Podrá Furia estar a la altura de sus hermanos? Vamos a meditarlo con nuestro análisis de Darksiders III para PlayStation 4.

Ser el primero es sencillo. Puedes sorprender, y la gente guarda un gran recuerdo de ti. Ser el segundo ya es un poco más complicado. La gente va con ciertas expectativas y tienen algo con lo que comparar. Por consiguiente, ser el tercero es aún más complicado. Y es que venir tras Guerra y Muerte puede meterte bastante presión, aunque Furia parece poder con todo eso. Vamos a comprobar si esto realmente así con el análisis de Darksiders III para PlayStation 4.

Un mundo sumido en el caos

Darksiders III da comienzo con una narrativa similar a sus dos anteriores juegos. Que si los ángeles, los demonios y los humanos. Todo bien, no nos vamos a centrar en eso. Vayamos a la parte con chicha, a la de Furia. Nuestra nueva Jinete tendrá que hacer de mensajera por parte del consejo abrasado, el máximo exponente de autoridad que tendremos en el juego por nuestr parte.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Mensajeros de qué? Pues de muerte y destrucción, simplemente. Se nos encargará recolectar, vivos o muertos, a los siete pecados capitales que por culpa de Guerra andan sueltos. Ay, la familia, si es que tienen siempre que meter la pata… Porque sí, la historia va ligada a los primeros títulos, como era de esperar. De hecho, nos encontraremos escenarios muy similares a los del primer título, pero con una notable diferencia: la destrucción y el caos es ya atroz. Pocos humanos corriendo vas a encontrarte por ahí.

Así pues, como somos capaces de todo y más, nos embarcaremos en esta peligrosa misión por parte del consejo, repartiendo a diestro y siniestro. Porque, para que engañarnos, traerlos tras una buena paliza es de lo más reconfortante. Que se note quién lleva los pantalones en este juego.

Luchar, pensar y más luchar

Sí, a ver, la historia está bien. No os voy a negar que me ha ido gustando, y conocer los diferentes matices de Furia, un personaje que me ha encantado, más aún. Pero la verdadera chicha del juego está en su jugabilidad. Por mucha historia interesante que pudiera ser, si luego me voy a mover como una anguila con reuma y me van a aniquilar, adiós muy buenas.

La jugabilidad de Darksiders III es endiabladamente divertida. No, no he querido hacer un juego de palabras. En serio, es ágil, es dinámica y siempre quieres hacer más y más combos. Furia tiene un aura especial, una elegancia y una fiereza cuando lucha que transmite en todo momento una sensación de “quitaos de en medio o morid”. Aunque el jefe de turno te pille distraido y te arree unos cuantos golpes.

Su forma de moverse y algunos movimientos recuerdan a los de sus hermanos. Cosa lógica ya que se entrenó con ellos, pero posee su propio estilo de lucha. Y es que el látigo mola mil. La versatilidad de este arma permite hacer mil y una virguerías sin perder nada de vista. Mención especial a uno de los movimientos en los que puedes atraer a un enemigo lejano, levantarlo en el aire y masacrarlo. Sus gritos eran música para mis oídos. Y si además éste nos sirve para desplazarnos a lo Indiana Jones… sólo puede sumarle más epicidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero bueno, si habéis visto los tráilers, sabréis que no son las únicas armas con las que cuenta. Furia podrá equiparse con armas secundarias cuyo estilo, rango y demás también varía. Además de darle un diseño distinto. El toque perfecto para darle variedad a los combates, pues puedes ir combinándolos en cada movimiento. Y si ya mejoramos a nuestra guerrera gracias a las almas y artefactos equipables, que se preparen los enemigos. Temblando de miedo van a quedarse. Me siento especialmente violenta hoy.

Vamos a intentar calmar un poco el ambiente. Veamos, no sólo de lucha vive el jinete. Así pues, nos vamos a encontrar también algún que otro puzzle que nos hará darle vueltas a la cabeza para poder avanzar. No es que sean especialmente difíciles, tendremos la respuesta justo al alcance de nuestras manos, pero que queréis que os diga, yo en algún momento he tenido el cerebro completamente embotado y me he tirado delante de una piedra diez minutos mirándola preguntándome qué hacía con mi vida.

Los puzzles están a la orden del día, sin llegar a saturarnos con ellos, y lo cierto es que son variados… a la par que se nos invita a explorar todos los escenarios con las habilidades que vayamos consiguiendo, par así alcanzar cada recoveco, encontrar cada tesoro y salvar a cada humano. Que los pobres no pueden nada por sí.

Un estilo muy característico

Arriba ya os he comentado que el diseño de escenarios se parece mucho a los del primer título, pero con un toque más de devastación. Por supuesto, dejar sólo esto sería un enorme error por parte de THQ Nordic. Error que, evidentemete, no han cometido. Vamos a tener variedad de escenarios, tranquilos. Y el grado de detalle en estos os va a encantar casi tanto como a mí, seguro. Siempre hay algún pequeño detalle que habíamos pasado por alto, y que le da consistencia a todo de una manera bastante firme.

Por supuesto, crear algo así también tiene sus inconvenientes, y en este caso los tiene. Problemas de texturas y escenarios que dan pequeñas “ráfagas” al mover la cámara hay a montones. Demasiados, de hecho. El segundo puedes pasarlo por alto fácilmente, luego no es problema, pero en el caso de las texturas es otro cantar. Ver como en determinadas escenas la armadura de Furia cambia esto, o al entrar en escenarios ocurra lo mismo con enemigos y entornos. Lo cuál es una pena.

Por contra, los efectos de luz están bastante bien conseguidos. Incluso sabréis apreciar más distintas habilidades gracias a este elemento. El diseño de Furia, a su vez, es de alabar, con los diferentes “aspectos” que puede tomar. Es como una pequeña explosión de color. Pequeña. Por no hablar del estilo de su modo devastación. Los enemigos, por supuesto, tabién comparten características en diseño, pero son básicamente más de lo mismo visto en otros juegos salvo por los jefes, que dan bastante grimita, por lo que vuelven a estar enormemente conseguidos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sumadle a todo esto un doblaje al castellano bastante bueno y todo parece sumar más y más puntos. Salvo por el hecho de que los subtítulos parecen ir a su bola. En multitud de ocasiones, voces y subtítulos no narran lo mismo. Ya no sólo al cambiar el orden de frases, sino modificándolas dando otra infromación. ¿El momento en el que esto se nota más. En la introducción del juego. Menudo caos. En un momento aparece todo escrito en inglés, en otro aparecen tarde…

Pero hablamos del sonido, no de las letras, así que prosigamos. Los temas son también muy buenos, y saben meterte en escena cuando estos suenan. Cuando, por el contrario, predominan los efectos de sonido, justamente esa falta de sonido sabe ponerte en tensión. Más de una vez he pegado un salto en la silla al no esperarme un enemigo y sonar de repente un gruñido sobre mi personaje. Porque sí, los efectos de sonido también juegan un papel esencial, y cumplen, ya lo creo que cumplen.

El problema de todos los problemas

Pero siempre hay un lado malo, ¿verdad? Sí, siempre lo hay, y Darksiders III no va a ser una excepción. Y este punto tengo que remarcarlo enormemente, porque casi me estalla una vena cada vez que lo sufría. Hablo de los tiempos de carga. En serio. Soy una persona paciente. Pero 25 segundos lo menos cada vez que me teletransportaba a una zona, o cada vez que tenía que revivir tras una muerte es demasiado. Me daba más rabia morir por este motivo que por perder mis almas. Era un “por dios no mueras que me da tiempor a hacer la comunión a este paso”

Podéis pensar “oh, bueno, exagerada, no es para tanto”. Decidme eso cuando ocurre lo mismo en el juego. De repente, en algunas zonas, porque sí, el juego se queda congelado unos segundo con un iconito blanco en la esquina. Esto es que está cargando. Cargando la zona imagino. Aunque ya lleves tres horas en ella.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cargando cuando estás en medio de un salto con látigo, teniendo que coordinarte bien para no caer al vacío y que te cancele la acción tras salir del tiempo de carga. Que estés corriendo a contrarreloj para llegar a un sitio, y que en el último tramo te aparezca, cortándote la carrera y tirando todo al traste para eh, matarte y tener que esperar otros 25 segundos a que reaparezcas, hacer todo el recorrido y que vuelva a pasar hasta que suene la flauta.

En serio, ha sido lo más frustrante del juego con diferencia. El disfrutar cada momento, pero que ocurra esto te saca completamente del ambiente y te hace querer tirar el mando por la ventana repetidas veces.

Rebajas

Conclusiones del análisis

Darksiders III es un título endiabladamente divertido. Sabe combinar a la perfección el combate con las partes de darle al coco. A su vez, la genial ambientación con la que cuenta sabe meternos de lleno en la historia, queriendo acompañar a Furia hasta el fin de su aventura.

Sería aún más impresionante si no fuera por los errores comentados un poco más arriba, porque verdaderamente lastran la experiencia del juego. Te cortan el ritmo y la velocidad de la que hace gala desde el primer momento.

Pero si obviamos esto, estamos ante un título al que tener en cuenta. Puede que gráficamente no cumpla demasiado con lo que se ofrece en esta generación, pero sabe compensar esta falla. Gran tercera entrega que cumple con los estándares de la saga, sin dudarlo.

Artículos relacionados

Análisis de Darksiders III para PlayStation 4: Dejando fluir nuestra Furia
Sistema de combate ágil y divertidoDoblado al castellanoEntorno detallado y consistente
Gráficos y texturas bastante pobresPantallas de carga/congelaciones de pantalla enormesSubtítulos a su bola
7.8Nota Final
Diversión8
Jugabilidad8
Gráficos7
Sonido8
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of