Cuando el género souls y el metroidvania se juntan, pueden dar pequeñas joyas. En este análisis de Death’s Gambit lo comprobaremos.

Un contrato con la Muerte nos hará volver al mundo de los vivos para cumplir con los deseos de nuestra oscura salvadora. Así comienza Death’s Gambit, con nosotros volviendo de entre los muertos para cumplir los deseos de la muerte. En este análisis de Death’s Gambit veremos como se comporta este metroidvania tan dark soulero.

Lo cierto es que son muchos los juegos que pretenden emular la fórmula souls y no lo consiguen. Ya sea en el mundo 3D, con juegos como el fallido Lords of the Fallen o el exitoso Nioh, o en el mundo del 2D, como Salt & Sanctuary o el juego que nos ocupa hoy, siempre es difícil dar en el punto exacto.

La influencia de Dark Souls y los elementos propios

Death’s Gambit no tiene ningún reparo en mostrar sus más que claras influencias de Dark Souls. Ya lo hace con su sistema de clases (siete en total) y su reparto de atributos (seis). Pero la cosa va más allá. En lo referente al gameplay, podremos realizar esquives, bloqueos y parrys. Las dos primeras acciones, además, nos costará estamina… todo como en Dark Souls. Y es que, cualquier jugador experimentado en la saga se hará rápidamente con las bases del juego.

Al combate, hay que añadirle otras mecánicas, como la de un santuario central donde podremos conversar con los personajes que nos hemos ido encontrando, unas estatuas que hacen las veces de hogueras, un sistema de recuperación de vida similar, así como diversos ítems que nos encontraremos por el camino están inspirados en la saga souls. Lo cierto es que, para terminar antes, pensad en que casi todo lo que estaba en Dark Souls, está aquí.

LEER MÁS:  Impresiones de The Surge 2 - Vivir por nada o morir por chatarra

Analisis Deaths Gambit

Pero no todo es una copia indiscriminada, el juego tiene algunos elementos propios. Uno muy diferenciador está relacionado con la subida de nivel general. Al igual que en Dark Souls, nuestro personaje obtendrá “almas” de cada enemigo derrotado. Y sí, estas almas las usaremos para subir de nivel y comprar movidas… pero no solo para eso.

En Death’s Gambit no perdemos almas al morir. Esto, así de primeras, suena a que el juego puede estar un poco roto, y es cierto que es una mecánica que nos facilita el subir de nivel, pero hay truco. Cada vez que muramos, dejaremos un “estus” en el sitio donde hayamos muerto. Podemos recuperarlo si nos acercamos a él, pero también podremos recuperarlo en la misma estatua que hace las veces de hoguera. ¿El coste? Exactamente lo que cuesta subir un nivel. Así que sí, hay que tener cuidado con las muertes.

Otra cosa interesante y diferenciadora que tiene Death’s Gambit frente a la saga souls, es el árbol de habilidades. Cada vez que matemos a un boss, obtendremos un punto de habilidad. Estos puntos, deberemos gastarlo en un árbol de tres ramas principales a cambio de habilidades, por lo general, pasivas.

El combate

A las características souleras del combate ya mencionadas, hay que añadirle el uso de habilidades de combate. Podremos equipar tres y usarlas cuando llenemos un mínimo de la barra correspondiente. Esta barra, la misma para las tres habilidades, se nutre de los golpes que damos y desciende si no golpeamos. Esta simple mecánica, hace que el juego adquiera un matiz en el que se premie la intensidad, al igual que sucedía en Bloodborne. Además, estos ataques son mucho más potentes, por lo que conviene usar estas habilidades. ¿La pega? Que entre uso y uso de una misma habilidad, deberemos esperar a que se cargue.

LEER MÁS:  Ya tenemos fecha para las rebajas de Halloween en Steam

Para el combate, nos podremos valer de 2 armas principales y un escudo. Las armas van desde espadones hasta guadañas, pasando por dagas, lanzas y arcos, entre otros. Las armas las podremos mejorar y, como en todo souls que se precie, requerirán unos atributos mínimos para su uso. Lo mismo ocurre con el equipo. Pero ojo, aquí ya no hay peso de equipo.

Analisis Deaths Gambit

A los ya mencionados esquives, bloqueos y parrys, hay que añadirle la mecánica de dar una patada al escudo del enemigo para bajar su guardia. Esta mecánica es exactamente igual a la de los Dark Souls, pero con un importante apunte: no podemos rodear a los enemigos ni “atravesarlos” esquivando. Los enemigos con escudo se interponen en nuestro camino, y la mayoría será muy difícil de superar mediante el salto. Por ello, el juego fuerza a que realicemos una patada y les ataquemos. Esto sería fácil de no ser porque no suelen estar solos o suelen estar rodeados de trampas colocadas estratégicamente para que nos dañen.

En cuanto a los bosses, encontramos la dificultad habitual de los Dark Souls. Lo cierto es que a veces puede ser un poco frustrante, porque el reto que proponen en muy simple, pero nada fácil. Es cierto que el juego se esfuerza mucho por innovar en cada boss y que no sea simplemente machacar un botón (hay un boss al que directamente no tendremos ni que golpear), pero… en lo personal no me han trasmitido gran cosa, ni sus combates ni sus mecánicas. Como punto diferenciador, mencionar que en el área de cada boss, habrá tomos ocultos que nos harán hacerles más daño. ¡Ah! Y los bosses tendrán varias fases.

LEER MÁS:  Análisis de John Wick Hex para PC

El mundo

Finalmente, en lo referente a los escenarios, encontramos que estos son muy variados. Tenemos ruinas, zonas de hielo, castillo, y hasta alguna sorpresilla que no desvelaré. La pega de los escenarios es que, en cuanto a metroidvania, no destaca demasiado. Principalmente nos moveremos en horizontal, restando una verticalidad que vemos asombrosa en juegos como Hollow Knight. Pero bueno, este juego bebe más de los souls que de los metroidvania.

Analisis Deaths Gambit

En conclusión, Death’s Gambit es un muy buen juego pero que, en lo personal, no me ha enganchado. Ni a nivel de narrativa ni a nivel de combate, he encontrado un juego no tan satisfactorio o que, como mínimo, no se adapta a mis gustos. Pero no es mal juego en absoluto, pues los amantes del género souls encontraréis aquí un juego muy disfrutable, que es valiente en sus propias propuestas y que experimenta con algunos elementos de manera muy acertada.

Nota Final
Narrativa
7
Gráficos y Sonido
7
Jugabilidad
8
Diversión
8
Nota de lectores0 Votos
Gameplay interesante y pulido
Dificultad ajustada
Novedosos elementos propios
No termina de enganchar
Evidente y quizás excesiva influencia souler
A veces, demasiado lioso
7.5