Combate, exploración, puzles y rol se juntan con algunos bugs y fallos de rendimiento. Os lo contamos todo en el análisis de Decay of Logos.

Hoy voy a sacar mi vena bilbaína para preparar un nuevo soulsvania, rico rico y con fundamento. Ponemos una pizca de Breath of the Wild y lo aderezamos con toques de la obra de Miyazaki. Lo ponemos todo a fuego lento y lo sacamos antes de tiempo, quizá demasiado. Grosso modo y por desgracia, este podría ser un buen resumen de nuestro análisis de Decay of Logos.

Me encanta la saga Souls y también me gusta que haya creado un género propio al que tratar de imitar. Gracias a eso hemos podido disfrutar de otros juegazos como The Surge, Dark Devotion o Salt and Sanctuary. Pero para bien o para mal la industria ha cambiado y las fechas de entrega mandan. Es posible que por ello, el nuevo trabajo de Amplify Creations haya sido lanzado antes de estar terminado.

Para ser justos hay que decir que nos encontramos ante un juego humilde, sin el presupuesto del que disponen otros estudios. Puede que este hecho y las prisas por el lanzamiento, hayan sido los motivos por los que Decay of Logos haya salido a media cocción. Y es una pena, puesto que el título no está mal del todo.

análisis de Decay of Logos

Comienza nuestra desventura

Agilidad torpe

El argumento nos pone en la piel de una joven llamada Ada. Esta muchacha se embarca en un viaje de venganza después de que su villa natal quede destruida. Acompañada por un alce místico, tendrá que explorar con absoluta libertad un amplio mundo en el que se ocultan localizaciones secretas y suculentos tesoros. Vamos, nada que no hayamos visto antes en numerosas ocasiones.

Nuestra protagonista es bastante ágil pudiendo correr, deslizarse, rodar, saltar, parar o ejecutar poderosos combos. Además también podrá hacer uso de la magia para defenderse o atacar. Lástima que a la hora de ejecutar estos movimientos, el juego muestre el primero de sus problemas, el Input Lag. Para el que no lo sepa, esto es el tiempo de respuesta desde que pulsamos un botón, hasta que se realiza la acción correspondiente. Y en este caso, existen unos valiosos milisegundos de retardo que afectan a la experiencia.

LEER MÁS:  El lanzamiento de Final Fantasy VIII remastered está cerquita

Claro, esto repercute en la jugabilidad, haciéndola algo menos fluida y en algunos momentos nos costará el recibir algún que otro golpe. Lo mismo a la hora de atacar. Esto, unido a la ya típica barra de resistencia de este tipo de títulos, hacen que aumente artificialmente la dificultad de los combates. los cuales de hecho ya son bastante exigentes de por sí.

Más adelante en el juego, también añadiremos la magia a la ecuación. Con ella podremos iluminar zonas en las que no tengamos antorchas o atacar a los enemigos, por ejemplo. El pero es que para su uso deberemos consumir un poco de nuestra vida. Por suerte tendremos diferentes tipos de Té que hacen las veces de pociones. Con ellos recuperaremos vida, añadiremos algún tipo de defensa elemental o curaremos el envenenamiento.

análisis de Decay of Logos

En ocasiones las texturas tardarán mucho en cargar

El indie que quería ser triple A

Por desgracia ese no es el único problema que adolece Decay of Logos. Hablemos del rendimiento. Popping, Clipping, carga tardía de texturas… Se nota que el juego necesita una mayor optimización. Hay un poco de todo y es una verdadera lástima, ya que el diseño artístico es bastante bueno. En ocasiones se asemeja a Legend of Zelda: Breath of the Wild, aunque de calidad claramente inferior. Aún así estamos ante una obra interesante con algunas novedades jugables remarcables. Principalmente en las estadísticas de Ada. Vamos a explicarnos mejor.

Como en otros tantos títulos similares, nuestro personaje ganará experiencia con cada enemigo derrotado. Al alcanzar la suficiente subirá de nivel aumentando la puntuación en los típicos campos como ataque, vida o vigor. Lo malo es que lo hará de manera automática, sin que nosotros tengamos poder de decisión. Pero no es ahí donde esta la novedad, si no en cómo irán descendiendo estas con el tiempo. Bueno, más bien con cada golpe recibido y muertes sucedidas.

análisis de Decay of Logos

El juego necesita una mano de chapa y pintura

Dormir es la clave

Así es, a la dificultad que suelen tener los soulsvania en los combates, le añadimos que por cada herida recibida nos volveremos más débiles. ¿Y cuál es el modo de restablecer estas puntuaciones? Pues dormir en alguno de los puntos de descanso desperdigados por el mundo. Lo malo es que mientras lo hacemos, podremos sufrir una emboscada en la que normalmente seremos atacados por tres enemigos. Si sobrevivimos podremos terminar de recuperarnos, pero si morimos, disminuirán aún más nuestras estadísticas.

LEER MÁS:  Capcom planea revivir algunas de sus antiguas IP

Y si esto no os parece suficiente reto, al igual que en la última aventura de Link nuestras armas y armaduras se irán desgastando con el uso hasta romperse. Además lo harán a una velocidad más rápida de lo que nos gustaría. Menos mal que los enemigos suelen soltar partes de estas con diferentes características. Así que en ocasiones tocará farmear un poco para hacernos con equipamiento. Lo bueno de esto es que también conseguiremos experiencia y a diferencia de los Souls, al morir no la perderemos. No todo iba a ser más difícil.

análisis de Decay of Logos

A poco que nos golpeen bajarán nuestras estadísticas

Una chica y su mascota

Por otro lado aún no os he hablado de nuestro compañero, esa especie de alce místico que nos acompaña. Más allá de servirnos como lugar de almacenamiento para nuestros objetos, no le veo gran utilidad la verdad. Es cierto que podemos montarnos en él para recorrer los caminos sin gastar energía, pero pocas veces lo haremos. Primero porque ni su manejo o velocidad son buenos, y segundo porque mientras cabalgamos sobre su lomo subirá su nivel de estrés.

Al principio lo hará a una gran velocidad, pero con el tiempo y tras alimentarle o acariciarle en repetidas ocasiones lo hará más lentamente. Aunque cuando haya enemigos cerca volverá a elevarse como la espuma, llegando incluso a lanzarnos contra el suelo. Así que normalmente iremos a pie, que será más rápido y seguro.

análisis de Decay of Logos

La mayor utilidad de nuestra mascota serán sus alforjas

Solo para fans

En cuanto a la aventura en sí y obviando sus fallos, resulta entretenida. Podremos explorar los escenarios con relativa libertad, para descubrir caminos alternativos y mazmorras. En ellos, quizá encontremos cofres con armas o piezas de equipamiento que nos vendrán de perlas. Además se nos pondrá a prueba con algunos pequeños puzles de no mucha dificultad. Vamos, lo normal.

LEER MÁS:  La versión mejorada de Tokyo Mirage Sessions #FE llega a Nintendo Switch

Por último en cuanto al apartado sonoro poco podemos destacar aquí, para bien o para mal. Golpes, gruñidos, gritos o sonido ambiente. Todo suena de manera correcta, aunqueno destaca en comparación a otras obras del género. Tampoco la música es especialmente remarcable, ya que de hecho es casi inexistente o poco notoria. Lo bueno de esto es que tampoco molesta y el juego resulta algo más inmersivo.

análisis de Decay of Logos

La exploración suele tener recompensa

Ya sé que por lo que os he contado parece que Decay of Logos es un título que no merece la pena, pero tampoco es así. A pesar de sus fallos, la propuesta es entretenida y exigente. Ideal para los amantes de los soulsvania. Aunque es cierto que no está por encima de otros exponentes del género, su bajo precio lo hace interesante. Hay que tener en cuenta, a la hora de valorarlo en su justa medida, que hablamos de un estudio independiente. ¿Deberían haber esperado para lanzarlo? Sí, pero con un parche todo tiene arreglo.

Allons-y!

Veredicto final
Decay of Logos es un juego entretenido al que le falta optimización. Menos mal que el estudio solucionará eso con algo de tiempo, y que su precio es sólo de 19,99 euros. Los fans del género pueden encontrar una propuesta interesante en él, además de las novedades que incluye.
Nos gusta
Juego exigente
Diseño artístico atractivo
Engancha
No nos gusta
Falta trabajo en él
El Input Lag
No poder personalizar las estadísticas de Ada
7.5
Souls a media cocción