Análisis de DiRT 4 para Playstation 4
DiRT 4
Presenta un sistema de evolución muy natural y trabajadoCuenta con una amplia variedad de vehículos y pistas, que se presentan muy realesResulta accesible para todo tipo de público: casual y proEs muy variado en cuanto a modos, estilos de conducción, reglajes...
Presenta algunos menús muy tediosos y liosos de entenderCuenta con un Modo Carrera poco profundo: podría asemejarse un poco a NBA 2K, por ejemplo
8Evolución natural
Jugabilidad8
Gráficos8.5
Sonido8
Innovación7
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0

Lo nuevo de Codemasters es una obra completa, real y accesible para el público mayoritario. Ah, y bebe mucho del rol. Te lo cuento en el análisis de DiRT 4.

En su último vídeo, Mark Brown debate sobre si es necesario o no un género Dark Souls. Resulta interesante cómo, cada vez más, muchos juegos imitan su modelo. Lords of the Fallen, Nioh, The Surge; todos ellos beben de la obra ya mencionada previamente. Son juegos de rol, al fin y al cabo, y seguir la tendencia del mejor no resulta nocivo ni dañino para nadie. ¿Pero qué sucede cuando juegos de otro campo beben e imitan en cierto sentido esa fórmula rolera? Te lo explico en el análisis de DiRT 4.

El sistema de progresión siempre ha estado presente en los juegos de conducción. Los Gran Turismo de antaño contaban con licencias que permitían acceder a nuevos campeonatos; estos campeonatos permitían acceder a carreras con mayor premio económico; dicho premio se utilizaba para adquirir nuevos vehículos y participar en más campeonatos. Un pez que se muerde la cola de manera constante e impregna la idea de progresión. Más palpable es aún si tenemos en cuenta que el piloto asciende de nivel como en los juegos de rol tradicionales.

Gracias a la reputación o nivel contrataremos nuevos ingenieros y patrocinadores, o mejoraremos las instalaciones y ampliaremos el inventario. Al igual que en los juegos de rol, el “equipo” resulta fundamental: con los créditos obtenidos al ganar carreras contrataremos un personal más cualificado y eficaz. Esto se traduce en menos costes de reparación o más rapidez al ejecutar arreglos, por ejemplo. Al disponer de más patrocinadores, recibiremos más bonificaciones por carrera; una reinversión en toda regla. Esto es comparable a la adquisición de una espada mejor, un casco mejor o una coraza mejor para afrontar el combate. En DiRT 4 hay que preocuparse por todo lo que envuelve las propias carreras para tener más éxito en las consecutivas.

Variedad, variedad, dulce variedad

Ampliar el garaje permitirá disponer de más vehículos, aunque no todos. Muchos gustarán de conducir los más de 50 vehículos que hay disponibles, repartidos en múltiples categorías. Los rallies cuentan con clásicos como el Mitsubishi Lancer Evolution X o modernos como el Citroen DS3; Rallycross cuenta con los 1600 como el Opel Corsa o tochos como Ford Fiesta. Todos ellos se pueden frenar, acelerar y derrapar en un buen puñado de circuitos muy dispersos geográficamente y que atienden a la orografía característica del lugar: los trazados de Gales, por ejemplo, están compuestos por grava; Finlandia es blanca como su nieve y arriesgada de conducir; Tarragona es rapidez y velocidad en asfalto puro. A todo ello hay que sumar las complicaciones climatológicas pertinentes. La grava es rápida, pero si llueve, la conducción será radicalmente diferente. El asfalto es seguro, pero a mitad de camino puede aparecer una densa niebla que obligue a tomar más precauciones que antes.

análisis de dirt 4

¡Seguimos con el análisis de Dirt 4 en la página siguiente!
1 2