Análisis de Ever Oasis para Nintendo 3DS

La nueva IP de Nintendo llega con una marca de identidad propia. En el análisis de Ever Oasis te contamos por qué no es una simple “copia” de Animal Crossing.

El año pasado, durante el E3 más pobre de la historia de Nintendo, la compañía nos prometió una nueva IP. Esta nueva IP resultó ser Ever Oasis, y no entusiasmó a nadie. Esa mezcla entre Animal Crossing, Monster Hunter o incluso Tomodachi Life era un batiburrillo extraño. Pero conforme pasó el tiempo, y ahora que lo hemos probado, os puedo decir que el resultado es más que aceptable. Empecemos el análisis de Ever Oasis, culpables.

Más que la suma de sus factores

Todo está inventado. O al menos eso es lo que suelen decir. Y la verdad es que Ever Oasis no llega para traer algo completamente nuevo. Sí que es cierto que hay cositas y detalles que son más o menos novedosas. Pero la base del juego, lo que viene a ser su núcleo, es un cúmulo de otras jugabilidades.

El padre de la saga Mana ha cogido ideas de aquí y de allí y ha hecho su propio monstruo de Frankenstein, pero en bonito. Ever Oasis mezcla gestión, con recolección, creación, acción y RPG. Sí, parece todo muy loco, pero la verdad es que funciona.analisis de ever oasis tiendas

Sin embargo, a todas estas ideas que iremos desgranando poco a poco, también hay que sumarle la parte personal del juego. Y esta aparece con la automatización y la gestión de los habitantes. Algo que animará a muchos. Sobre todo los que odian repetir las mismas acciones una y otra vez.

Así crecía, así así

Ever Oasis nos habla, como os podréis imaginar, de un oasis. El último, para ser exactos. Resulta que en este mundo, anteriormente todo era un oasis bonito y floreciente. Todo flower power. Pero entonces llegó el caos y empezó a arrasarlo todo y a convertirlo en desierto.

Podría decirse que es una alegoría a nuestro mundo, al calentamiento global. Incluso a la lucha naturaleza-tecnología y esas cosas. Pero como esto es más personal y uno es muy ecologista, mejor os lo dejo a vosotros.

La cosa es que, con una historia más floja que una coca cola abierta de hace tres días, tendremos que hacernos cargo de un pequeño lugar al que llamar hogar. Poco a poco irán llegando habitantes pare protegerse del caos y del desierto en el que se ha convertido el mundo. Y no, no esperéis historias dramáticas ni guiones elaborados. Igual se te queda a vivir uno porque encuentra que en tu oasis hay fulares que otro porque le has dejado arreglarte la chaqueta.

Nuestro objetivo será el de alojar a tanta gente como sea posible (y hay mucha). Esta peña, lejos de ser simplemente sims dando vueltas por la casa, nos ayudarán en distintas tareas del oasis.

Algunos nos montarán sus propias tiendas (que nos darán pasta con impuestos “autoimpuestos”, valga la redundancia). Otros tendrán habilidades para el combate o la recolección. Otros ayudarán a la gestión del oasis con diversas funciones. Como los secretarios. Y otros… bueno, mejor lo descubrís, porque soy muy cachondas.

El análisis sigue en la siguiente página

1 2 3