Aquí os traemos el análisis de Final Fantay XII: The Zodiac Age para Nintendo Switch. Una versión que es, posiblemente, la mejor de todas las que hay.

Square Enix y su manía de sacar sus juegos (nuevos o viejos) en toda plataforma que sea capaz de hacerlos funcionar han hecho algo bueno. Y eso es traernos la mejor versión que hay de Final Fantasy XII: The Zodiac Age.

No es que esta versión sea algo superior técnicamente a las otras que ya hay pululando por las los sistemas de Microsoft, Sony o PC. Es que tiene todo lo que ellas ofrecen más el plus de la portabilidad que tiene Nintendo Switch y que solo ella (por el momento) puede ofrecer.

Así que sí. Final Fantasy XII: The Zodiac Age en Nintendo Switch es la mejor de las opciones que hay ahora mismo sobre la mesa. Y si me dejáis un poco de tiempo, os lo explico con gusto (y sin sarna). Eso sí, para saber más acerca de la jugabilidad y lo que ofrece esta nueva versión, paraos por el análisis original, ya que aquí solo tocaremos los puntos que conciernen a Nintendo Switch.

El mismo juego, pero distinta forma de jugar

Partamos de una premisa muy simple: este juego no cambia para nada con respecto a otras versiones del Zodiac Age. Pero para nada. Tendremos los mismos objetos, misiones, gráficos, jugabilidad, dificultad y todo lo demás que se os ocurra pensar sobre un juego de rol de estas características. Sabiendo esto, ¿cómo es posible que digamos que se juega de forma distinta? Pues muy simple: por la propia Nintendo Switch.

Como ya he comentado en otros análisis sobre versiones que llegan a la híbrida de Nintendo, el gran potencial que guarda esta consola es que podemos jugar en ella de la misma forma que lo hacemos en PlayStation 4 o Xbox One, pero con el añadido de que, si nos tenemos que ir a hablar con el señor Roca (a cagar, vamos), no tenemos que hacer ninguna pausa.

LEER MÁS:  Dark Horse presenta el libro de arte de Art of Mana

Si tenemos que irnos en el metro, en tren, en bus o a la pata coja podemos seguir jugando y llevárnosla por ahí con nosotros. Y si queremos jugar tirados en la cama mientras nuestros hermanos, padres, parejas o lo que sea se ponen a hacer otra cosa en la tele, también podemos.

Puede parecer que esto es una gilipollez como un templo. Pero cuando tienes que apagar la televisión para irte a trabajar o te espera un largo día de médicos, esto es una bendición y una maravilla. Echar un ratito en la oficina mientras comes y desconectas en tu hora de descanso, es algo que se agradece, y mil.

Misma calidad, misma funcionalidad

Hay juegos que se resienten bastante cuando los ponemos en modo portátil. Algunas compañías buscan que podamos jugar más tiempo sin tener que recargar la consola y eso lo logran a base de bajar un poco la resolución, o quitar elementos que hagan que la máquina se tenga que esforzar más.

Sin embargo, en Final Fantasy XII no vemos ese cambio, o mejor dicho. No lo vemos tan abismal como pasa con Xenoblade Chronicles 2 u otros similares.

Sí que es cierto que vamos a encontrarnos con un juego que en televisión se ve espectacular. No hay nada de diferencia con las versiones de PlayStation 4 o Xbox One (y más les vale, que es un remake de un juego de PlayStation 2…). Pero también es cierto que en modo portátil, la calidad es casi la misma. Solo notaremos un pequeño bajón en la calidad de los gráficos. Pero realmente, apenas se nota.

No veremos nada, por contra, en los tiempos de carga, los combates o la velocidad doble o cuádruple. Tampoco veremos nada en cuanto a fps o problemas con ellos. Todo está bastante bien optimizado para que funcione a las mil maravillas.

LEER MÁS:  Primeros detalles y alfa cerrada de Blue Protocol

Y el resultado es que podemos jugar sin problema ninguno a Final Fantasy XII: The Zodiac Age durante unas 3 horas y cuarto sin problemas en nuestra Nintendo Switch sin cargar. Y eso da para unos cuantos trayectos en metro o en autobús.

Un juego que ya conocemos

Por lo demás, el título de Square Enix es el mismo que ya conocemos. Un juego que supuso un cambio con respecto a los combates por turno que nos ofrecía Final Fantasy X y que se acercaba más a otra cosa como fue el MMO de Final Fantasy XI.

De hecho, si echamos la mirada al actual Final Fantasy XIV vemos que este bebe directamente del juego de Vaan y compañía. Lo hace en la construcción de un mundo elaborado, detallado y con miles de secretos y lo hace con un sistema de combate muy equilibrado y bien diseñado.

Si no habéis jugado a él, os vais a encontrar con un mundo grande, con muchos rincones y lleno de gente que quiere contaros cosas. Además, casi todo lo que dicen es importante, ya sea para la historia o para las secundarias. Incluso para las cazas. La gente te comenta qué piensa, lo que hay alrededor y también da pistas para encontrar los grandes secretos del juego. Algo que contrasta, y mucho, con lo vacío que está Final Fantasy XV.

El sistema de Gambits es, posiblemente, el más criticado y el más cuestionado. Pero a un servidor le encanta diseñarlos para que sea todo automático. Es cierto que es muy diferente a lo que conocíamos hasta ahora, pero precisamente ahí radica su encanto.

Podremos definir cómo queremos que se comporten los personajes en cada situación. Y por suerte, ahora podemos diseñar tres tipos de patrones para ellos. En mi caso los tengo diseñados para combates fáciles, de grupos o de jefes.

LEER MÁS:  Desvelada la fecha de lanzamiento de Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Pero no deberías de conformarte con eso. Habrá que estar pendientes de lo que tenemos delante para cambiar los comandos. No sea que estemos protegiéndonos contra el veneno cuando lo que nos echan es parálisis.

El sistema de las licencias también es algo que llega con cambios con respecto al original. Los trabajos (doce en total) nos dejarán un camino muy marcado para nuestros personajes. Y de paso, un quebradero más de cabeza: cómo hacer para que los personajes lleguen a las licencias escondidas o aisladas. Ahí lo dejo.

Conclusiones del análisis de Final Fantasy XII: The Zodiac Age para Nintendo Switch

Bueno, pues como podréis ver, poco más podemos decir de Final Fantasy XII. Es un juego que ya sabemos lo que ofrece: lo mismo que la versión de PlayStation 4. Pero a ella le añade la portabilidad y la jugabilidad de Nintendo Switch.

No hay cambios importantes si no tenemos en cuenta el poder jugar en modo portátil con ella, así que poco más podemos decir. Como siempre, os remitimos al análisis del juego cuando salió por primera vez para la consola de Sony. Ahí podréis encontrar todo lo importante con respecto a la jugabilidad del título de Square Enix.

Por lo demás, ya sabéis a lo que os enfrentáis: un juego criticado por ser muy diferente y por tener un final abrupto. Pero, sinceramente, para un servidor es de los mejores que han hecho de la saga. Una pena que no hayan continuado con los gambits, porque son una maravilla.

Gráficos
9
Banda Sonora
9
Jugabilidad
9
Innovación
8.5
Nota de lectores3 Votos
3.1
tiempos de carga muy bajos
poca diferencia entre el modo portátil y el TV
el tercer acto acaba abruptamente
8.9