Análisis de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia para Nintendo 3DS

Intelligent Systems vuelve a sorprendernos con un grandísimo juego. Os traemos este análisis de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia que, más que un remake, es prácticamente un juego nuevo.

La saga Fire Emblem está viviendo una época dorada ahora mismo. Los tenemos hasta en la sopa. Juegos de Nintendo 3DS, personajes en Super Smash Bros., amiibo por todas partes e incluso títulos exclusivos de Nintendo Switch. Sin embargo, en este análisis de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia, no os vamos a hablar de un juego nuevo. Por mucho que lo parezca. Y es que este título lleva un tiempecito rulando por Japón.

Y es que FIre Emblen no siempre ha sido tan famoso como ahora. Mucho tiempo atrás, la mayoría de los juegos ni si quiera salían de territorio nipón. Y no fue hasta los lanzamientos en GameBoy Advance y, sobre todo, posteriormente con en Fire Emblem Awakwning, con los que la fiebre se desató.analisis de fire emblem echoes shadows of valentia 5

Cuando esto ocurre, no es una locura revivir pequeñas joyas que no tuvieron tanto éxito por la falta de recursos, por así decirlo. Antaño no era fácil traer un juego nicho de NES desde Japón. Y desde luego, si no lo hacían ahora, no lo iban a hacer nunca. Vamos a ver de qué va este medio experimento.

Un Fire Emblem muy diferente…

Lo primero que tenéis que saber es que Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia no es un Fire Emblem al uso. Sí, principalmente es un título de TJRPG. Sin embargo hay muchos elementos que cambian. Tanto por incorporación o por desaparición.

En este juego nos vamos a encontrar con una mezcla de géneros bastante curiosa. Hay partes similares a una aventura gráfica. En ellas tendremos que hablar con personajes e interactuar con ellos como si de un Monkey Island se tratase. Es más, tendremos la oportunidad de explorar los escenarios para encontrar secretos y elementos que usar en las misiones.analisis de fire emblem echoes shadows of valentia 2

También habrá fases de exploración, como si de un RPG por turnos se tratase. La cosa es que aquí los combates seguirán siendo tácticos, en vez del típico combate de Final Fantasy o demás.

No será el único elemento RPG que encontraremos en el juego. Armas, mejoras, aliados, mapeados. Hay un largo etcétera de elementos que cambian con respecto a la saga principal. Y precisamente esto es lo que le da un aire muy fresco al juego.

… con un sistema de batalla renovado…

Las batallas son, básicamente, el alma del juego. Y en esta ocasión hay muchas más de las que suele haber en cualquier Fire Emblem. Eso sí, cambian varios elementos.

Al meterle el formato RPG en el juego con la exploración, las armas y el equipamiento especial y demás, hay cosas que se dejan de lado. Por ejemplo, el triángulo de armas. Ahora no habrá ventajas en este sentido, y se premiará la estrategia y el uso de los elementos del mapa por encima de estos elementos.

Eso sí, id preparándoos para combatir por casi todo. No solamente los momentos de historia. Habrá escaramuzas por el mapa y en las mazmorras. Por desgracia, al haber tantas, los mapas se repiten, y al final se hacen algo cansinas.

Los magos también se cambian. Ahora usan vida para poder hacer sus magias. Y aparecen las técnicas, que son habilidades asociadas a las armas que, a cambio de PV, desatan poderosos efectos.analisis de fire emblem echoes shadows of valentia 3

Esto, junto con las clases de personajes que se van desbloqueando conforme avanzamos, da una personalización bastante curiosa al juego. De hecho, se agradece que podamos escoger bastante el camino que queremos seguir con muchos de los personajes. Aunque no os hagáis ilusiones, no es un juego en el que tengamos el 100% del control en este sentido.

Podremos mejorar las armas en la herrería para hacer que sean más poderosas. También nos dejan equipar un objeto por personaje para conseguir darle técnicas, estadísticas o curación extra. Y, por supuesto, aparece la Rueda de Mila, un elemento que, si no estuviese, sería para matarlos.

… una dificultad elevada…

Dejando de lado los últimos juegos que han convertido la saga en algo más casual (dependiendo del modo de juego que elijas), hay que admitir que todos los títulos son bastante complicados. Y este, además, tiene un plus de complejidad por todos los cambios que conllevan.

Las unidades sufren más en las batallas, e incluso eso se puede traducir en fatiga cuando estamos explorando mazmorras. Los enemigos son más “porculeros” y el terreno es muy importante, aunque no lo parezca a primera vista.

Por ello es tan indispensable el poder de la Rueda de Milla. Si en otros Fire Emblem un paso en falso significaba perder una unidad para siempre, aquí nos ocurre lo mismo. Pero es que como en mazmorras no podemos guardar, encima nos podemos encontrar en situaciones crueles. Como por ejemplo haber hecho toda una cueva con sus siete u ocho batallas (mínimo) y que en la última nos maten al curandero o al arquero. ¿Y qué hacemos? ¿Perdemos todo el progreso? Pues no. Usamos la Rueda de Mila.

analisis de fire emblem echoes shadows of valentia 4

Este elemento nos deja volver atrás en el tiempo una serie de veces por batalla. De esta forma, podemos hasta empezar de cero el combate si nos ha ido muy mal. O si no, simplemente retroceder hasta ese movimiento que dejó vía libre al enemigo.

Advertidos estáis. Que no se diga que en este análisis de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia no os aviso que el juego es más complicado de lo normal.

…pero con una base muy clásica.

Este Fire Emblem Echoes es un juego muy diferente a todos los que habéis jugado de la saga. Pero a la vez es extremadamente parecido en su base. El bando de los buenos, el de los malos, y, sobre todo, la inutilidad de los protagonistas para darse cuenta de las cosas más obvias. Eso no cambia.

De la misma forma que en un Zelda está garantizada la presencia de Link, Zelda y, en alguna forma, Ganon, en un Fire Emblem hay elementos que se repiten hasta la saciedad. La trama es sencilla hasta más no poder. Y eso que la han mejorado y modificado un poco con respecto a la original. Pero es que es más simple que una pajita para el Colacao, leñes.

Tampoco cambia la particular forma de ver la guerra que tienen los chicos de Intelligent Systems. No hacen más que repetirnos que la guerra es mala, que ojalá no hubiese guerra, que hay mucho sufrimiento… pero en el campo de batalla se ponen a cotillear de Alm y Celica como si estuviesen tomando el té.analisis de fire emblem echoes shadows of valentia 1

Tampoco se arreglan el cómo se unen los personajes a nuestro equipo. Muchas de ellas son simplemente absurdas. Y sí, entiendo que el juego original es bastante antiguo y simple. Pero han cambiado cosas muy importantes (los veréis cuando juguéis) y han dejado otras que son… absurdas e infantiloides.

En ese sentido, este juego peca de ser muy poco coherente. Y al final acaba pasando factura.

Análisis de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia: conclusiones

Jugar a este juego tras haberle dado duro a Fire Emblem Fates (los tres), nos deja unas cuantas cosas claras. Para empezar, ya sabemos que la idea de ver la historia desde diferentes puntos de visa no es nueva. Este juego nos permite controlar al ejército de Alm y el de Celica por separado. Y esto hace que veamos sus puntos fuertes y débiles, así como sus propias opiniones. Aunque sean a veces demasiado simplistas.

Desde luego no se puede decir que le hayan hecho un buen lavado de cara. Gráficamente es espectacular y un poco mejor al Fates (menos en las escenas) y en cuento a la banda sonora la diferencia es abismal, por no hablar de los modelos de personajes.analisis de fire emblem echoes shadows of valentia 6

Las “novedades” de la exploración, la interacción en pueblos y ciudades y los combates de escaramuza son muy bien recibidos. Le dan un toque distinto al juego y nos permite explorar miles de tácticas para los combates más complicados. Sin embargo, conforme pasa el tiempo, algunas de estas se hacen algo repetitivas.

Por último, no se echa de menos el triángulo de armas, ni estas en sí. Al no haber armas, no nos tenemos que preocupar de arreglarlas o quedarnos sin usos. Y esto hace que nos centremos más en la estrategia. Ataque contra defensa, usando el terreno a nuestro favor, y las coberturas o los aliados. Arqueros y magos cambian también. Y todo junto hace que jugar a Fire Emblem Echoes sea muy diferente a darle al Fates.

En definitiva, es un juego que se disfruta aunque a veces se puede hacer un poco cansino cuando exploramos las mazmorras o el mapeado. Y que tiene otro gran fallo cuando vemos la historia. No porque sea antigua y clásica, sino porque llevan siendo así desde el principio de los tiempos hasta prácticamente el Fates.

Eso sí, aquí os advierto un par de cosas. No hemos tenido en cuenta para el análisis ni los DLC ni el propio Season Pass. Solamente valoramos el juego mondado y pelado. Aunque ver que el pase de temporada es más caro que el propio juego duele bastante. Por no decir palabras mayores.

Y si me preguntáis cuál de los tres “grandes últimos juegos” me ha gustado más, creo que lo tengo claro. El orden sería Awakening, Fates y Echoes. Pero ojo, todos por encima del 85, por supuesto.

 

Análisis de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia para Nintendo 3DS
Sistema fresco y que sabe a nuevoMás partes de RPG y personalización
Historia más simple que un chino de playaEl Season Pass... que es más caro que el propio juego
8.6Nota Final
Gráficos8.5
Sonido8
Jugabilidad9.5
Estrategia8.5
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0