Análisis de Forza Motorsport 7 para PC, suerte que no pagamos la gasolina

En este análisis de Forza Motorsport 7 os voy a contar lo redondo que está siendo este año para los amantes de los juegos de conducción. Si pestañeáis os lo vais a perder…

El final del verano suele traer la nueva hornada de juegos deportivos y con ellos, los de conducción. No hace mucho probamos Project Cars 2. En pocos días llega Gran Turismo Sport. Pero lo que nos ocupa hoy es el análisis de Forza Motorsport 7. Y menudo análisis. Turn 10 ha conseguido un juego espectacular en todos los sentidos y, lo más importante, disfrutable desde el primer minuto. Sea cual sea tu habilidad al volante (o mando) y tus ganas de toquetear cosas.

análisis de Forza Motorsport 7

Puede parecer lógico a estas alturas, pero el hecho de empezar a jugar un juego de coches y disfrutar no siempre es inmediato. Por norma general, para sentirte a gusto tienes que hacer una serie de pruebas y configurar la sensibilidad del mando a tu gusto. No sé si es cuestión de suerte, pero con Forza 7 me he sentido cómodo desde el primer momento. Imagino que el mando de Xbox 360 ayuda mucho y que el juego está pensado para ese tipo de control. No descarto que un buen volante también sea efectivo, pero mi viejo Thrustmaster no es compatible. Jubilado está y se aceptan donaciones.

Lo bueno y lo que más me gustaría destacar en este análisis de Forza Motorsport 7 es su amplio abanico de público objetivo. Desde el arcade más facilón en el que acumular coches y coches sin demasiadas preocupaciones, al simulador casi completo. En cada coche podremos modificar un número importantes de piezas y reglajes para arañar segundos al reloj y a nuestros rivales. Desactivar todas las ayudas y aumentar la habilidad de Drivatar convertirá el juego en algo totalmente diferente.

Competir siempre contra “humanos”

Hace ya varios años y entregas que la saga Forza incluye el sistema Drivatar, y siempre me ha parecido un concepto interesante. Por simple curiosidad he llegado a repetir la misma salida y trazado de las primeras curvas de un circuito hasta veinte veces seguidas. La mayoría de veces los coches delante de mí corrían de manera diferente. Intentando adelantar por un lado, por el otro, apurando más el ancho de pista. Puede parecer un detalle tonto, pero eso te obliga a buscar siempre la mejor línea de adelantamiento. Y, por tanto, estar siempre atento a las oportunidades.

análisis de Forza Motorsport 7

También ayuda a complicar las cosas el clima dinámico, pero aquí sí hay un poco de trampa. Si repites una carrera, siempre empezará a llover en el mismo punto. Eso no quita que las condiciones de conducción cambiarán drásticamente. Quizás se echa en falta que nuestros queridos Drivatar también sufrieran las consecuencias y cometieran más errores en superficies deslizantes. Por ahora no he podido notar que lo hagan. Y, sinceramente, sería rizar el rizo.

Algo que también afecta, y mucho, a la experiencia de conducción son los ajustes del coche y las diferentes mejoras que se pueden comprar. Mejores neumáticos, motores más potentes o incluso válvulas de admisión de competición pueden aumentar la potencia y el agarre de los coches. No estamos hablando de un tuning de Need For Speed, sino de una elección de diferentes piezas intercambiables que permite aprovechar los puntos fuertes de cada vehículo en cada circuito. Buscar más velocidad, más agarre, más aceleración, menos peso. La gracia es que cada carrera tiene una restricción. No podemos poner más y más piezas sin límite.

¿Que no puedo correr contra el reloj?

Por desgracia, nada es perfecto. Y, para mí, Forza 7 tiene una pega enorme. No hay modo contrarreloj o de práctica. O al menos no de una forma directa. Una vez elegido un coche y un circuito, podemos acceder a un modo de prueba. Si quieres cambiar de clase o pista, tienes que volver a empezar. Nada cómodo. Y no creo que sea el único al que le gusta dar unas vueltas en solitario en algún circuito mítico con el simple objetivo de relajarse y mejorar curva a curva.

análisis de Forza Motorsport 7

Evidentemente, yo lo echo de menos porque a mí me gusta jugar así, pero que no esté no significa que el juego pierda ni el más mínimo punto de calidad. De hecho tiene modos de juego, coches y circuitos diferentes para dedicarles unos cuantos de cientos de horas sin problemas. Eso sin contar el modo Forzathon que aún no está disponible e introducirá un buen número de desafíos para todos. Con interesantes recompensas, se supone. Sí hemos podido probar sin problemas el modo multijugador online.

Aunque sólo estaba disponible para aquellos que habían reservado con anterioridad el juego y tenían acceso anticipado, es fácil encontrar carreras en las que participar. A pesar de las “maravillosas” conexiones españolas, el juego sigue yendo fluido y no parece penalizar en exceso a nivel de lag o cosas por el estilo. Es decir, no se nota diferencia en cuanto al rendimiento del juego, pero otra cosa muy diferente es el comportamiento de los otros corredores. Todo es mucho más dinámico y difícil. Cuestión de práctica, como siempre.

Hay vida más allá del asfalto

No, no me refiero a dejar el juego a un lado. Simplemente que los circuitos están muy llenos de vida. Carreteras con tránsito, aviones, helicópteros e incluso pájaros en el cielo. Multitud de detalles que nada tienen que ver con la jugabilidad, pero que aumentan mucho la espectacularidad de Forza 7. Algo de lo que va realmente sobrado. El modelado de los coches es realmente impresionante en su exterior, pero la fidelidad al detalle de los interiores es algo increíble. Pero todo esto se queda atrás en comparación a la iluminación y los reflejos en cualquier superficie.

análisis de Forza Motorsport 7

Hasta el punto de que el asfalto me parece el más realista que he visto nunca en un videojuego. Podemos entrar en el debate de siempre, que no es necesario, pero no nos vamos a quejar de que todo esté tan bien hecho. Y no sólo eso, sino que nos podemos tirar unas cuantas horas tomando capturas espectaculares con el moto foto. Quizás esto no llamaría tanto la atención si habláramos de una decena de coches, pero que con más de 700 modelos, es digno de aplauso. Lo que nos lleva hasta el siguiente punto.

Suele decirse que mejor calidad que cantidad, pero es que Forza 7 lleva ambos hasta el extremo. Una jugabilidad excelente, un apartado gráfico sobresaliente y una cantidad de contenido que supera por mucho a otros juegos similares. A bote pronto, triplica la plantilla de coches de Project Cars 2. Y no son coches repetidos con diversas pegatinas. Son varios centenares de modelos de todas las épocas y categorías. Cada uno con su carácter y su comportamiento en pista.

Conclusiones

Como he dicho desde el principio de este análisis de Forza Motorsport 7, los amantes de los juegos de conducción estamos de enhorabuena este año. Y aún nos falta uno de los protagonistas por llegar. Por mi parte no tendré la oportunidad de probar el exclusivo de Sony, pero si le he echado el guante a las dos opciones en PC y no puedo estar más sorprendido por los dos. Cada uno en su estilo, porque son realmente diferentes en cuanto a concepto de juego. Mientras que Slightly Mad Studios apuesta por la simulación pura y dura, Turn 10 ofrece un juego más apto para todo el mundo.

análisis de Forza Motorsport 7

Lo que está claro de Forza 7 es que te permite echar partidas rápidas sin demasiadas preocupaciones. Ni práctica, ni clasificación previa. El juego está enfocado a correr cuanto más mejor. Y a acumular coches y más coches en el garaje. Algo que conseguiremos a base de gastar los créditos conseguidos corriendo. Ya sea comprando los modelos que nos interesen o “las cajas del tesoro” disponibles a tal efecto. Sin hacerlo de forma explícita, el juego está virando hacia las microtransacciones para conseguir más contenido, pero por ahora no aparecen por ninguna parte.

Todo lo que tiene el juego se puede conseguir jugando, sin necesidad de gastar nada extra. Personalmente, como ya he comentado, veo más problemática la falta del modo contrarreloj. O las pequeñas caídas de framerate que he tenido en algún momento. Incluso me preocupa más que un par de veces el juego se haya quedado colgado, pero ninguno de estos fallos empaña la calidad general de Forza 7. Un juego espectacular de principio a fin, con una duración potencial enorme. Está en manos de Turn 10 que se mantenga así de atractivo durante mucho tiempo.

Análisis de Forza Motorsport 7 para PC, suerte que no pagamos la gasolina
POSITIVOSVisualmente espectacularUna plantilla de coches casi interminableDisfrutable desde el primer momento
NEGATIVOSSe echa de menos un modo de práctica o contrarrelojPequeñas caídas de fps y algún que otro cuelgue aleatorio
9.5Nota Final
GRÁFICOS10
SONIDO9.5
MODOS DE JUEGO8.5
JUGABILIDAD10
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0
No Hay Más Artículos