Xbox despliega con fuerza una de sus últimas balas de la generación. Todo recae en la saga Gears of War, de capa caída tras las dos últimas entregas. En nuestro análisis te vamos a contar si Gears 5 logra recuperar las sensaciones de los grandes juegos de Xbox 360.

Tenía muchas ganas de enfrentarme al análisis de Gears 5. Me encontraba muy decepcionado tras jugar a Gears of War: Judgment y Gears of War 4 y necesitaba, casi como el comer, que la nueva entrega me ofreciera la diversión de los tres primeros juegos de Xbox 360.

De Judgment me podía esperar un juego menor. Se trataba de un spin-off, protagonizado por personajes secundarios. Salió para echar el cierre una magnífica generación de juegos. Aun así, era en parte disfrutable al heredar las mecánicas de los anteriores Gears of War.

Gears of War 4 fue el gran batacazo. Esperaba con impaciencia una juego de la saga en Xbox One, sin contar el remaster de la primera entrega, y lo que llegó fue un juego sin alma, con una historia poco atractiva y con nuevos personajes sin el carisma de los anteriores. Por muy Fenix que sea JD, está a años luz de su padre.

Y así llegamos a Gears 5. También a la postrimería de una generación, pero con una meta muy distinta. El juego es una secuela en toda regla, nada de derivados, y aparece con la necesidad de restañar las heridas causadas en una franquicia con una trilogía inicial intachable. Lo consigue en gran medida, pero no se ha logrado desprender de algunos tics de Gears of War 4.

análisis de Gears 5

Kait toma el control

El peso de la campaña recae en Kait. Una decisión lógica teniendo en cuenta que en el juego anterior ya se sentía como protagonista. JD Fenix era el hijo sin carisma de Marcus, y aunque se trataba del personaje principal, su historia resultaba insignificante. Curiosamente, la trama de Kait, aunque era una acompañante más manejada por la IA, estaba mejor tratada. Realmente era la protagonista de Gears of War 4, y a su final me remito.

Gears 5 gana tan solo por tenerla a ella de protagonista. JD iniciará el prólogo de juego, pero luego pasará a un segundo plano más que merecido. Incluso no tendremos noticias de él durante parte de la campaña. Su padre, afortunadamente, sí que estará presente en cada movimiento que hagamos. No siempre nos acompañará en el campo de batalla, pero tanto él como Baird cuentan con gran peso en los acontecimientos narrados.

  E3 2019: Alucina con el teaser y tráiler de Gears of War 5

Precisamente el relevo de JD por Kait es uno de los cambios más apreciables por el jugador. La jugabilidad con Fenix es la típica de la saga. El control se siente con el mismo peso de siempre, característico de la saga, pero una vez que pasamos a controlar a Kait, este se reduce considerablemente, dando la sensación de ligereza. El paso de uno a otro se aprecia con gran claridad. Le viene muy bien al juego, pero en muchas ocasiones he tenido la sensación de estar jugando con Lara Croft en lugar de con Kait. Si no fuera por la armadura de CGO, hubiera confundido a ambos personajes. No por su apariencia, sino por algunos de sus calcados movimientos. Son evidentes las similitudes cuando se pasa por lugares estrechos o resbalamos por cuestas.

análisis de Gears 5

Coqueteo con el mundo abierto

The Coalition, los responsables de Gears 5, han querido ampliar horizontes con esta entrega. Estoy seguro de que son conscientes de los errores cometidos en la cuarta parte, y para solventar la situación, han ampliado la experiencia de juego. Para empezar, le han dado más importancia en combate a Jack, el simpático robot que acompaña al pelotón desde los inicios. Esta vez mejorado para la ocasión, tras jubilar a Dave.

Con Jack tenemos la oportunidad de flirtear con elementos sacados de un buen RPG. Podemos mejorarle poco a poco con las piezas que encontramos durante la campaña, y en el combate tendrá gran importancia. Jack dispone de una serie de habilidades que nos ayudan en la pelea. Puede situar trampas eléctricas, hacernos invisibles o invulnerables durante un corto periodo de tiempo o “piratear” a los enemigos, haciendo que estos ataquen a sus compañeros de armas. Incluso en el mítico cooperativo de la saga un jugador puede controlar al pequeño robot. Una opción muy divertida.

Pero la gran novedad de Gears 5 se encuentra en el gran cambio que se produce durante más de la mitad del juego. Los actos centrales de la historia no sucederán en pasillos lineales como hasta ahora. Esa sensación ha sido borrada de un plumazo con el añadido de pequeños mundos abiertos en los que transcurrirá la trama. No serán amplios mapas, como ocurre en juegos como Red Dead Redemption, aunque tendrán todas sus características. Nos moveremos con un vehículo, en este caso un esquife. Habrá localizaciones y misiones secundarias por descubrir. Y, por supuesto, podremos consultar el mapa para conocer nuestra situación y recorrerlo libremente como queramos.

  A un mes del E3, Microsoft enseña un nuevo enemigo para Gears 5

Particularmente tengo sensaciones encontradas ante esta gran novedad. El mundo abierto en Gears 5 trae un soplo de aire fresco sin duda. Lleva al juego a otro nivel y los amantes de estos juegos tendrán momentos de placer yendo de un lado a otro con el esquife y descubriendo secretos en el mapa. Sin embargo, para los que no estamos tan de acuerdo con las misiones secundarias y perdernos por el terreno, echamos en falta la jugabilidad directa. Al menos el juego no obliga a grandes exploraciones y se puede ir de un punto a otro sin entretenimientos para continuar la historia. A veces navegar por el esquife resulta ser una traba. Eso sí, el último acto de Gears 5 se olvida por completo de mundos abiertos y despliega toda la potencia clásica de la saga ante nuestros ojos.

Enemigos

Uno de los aspectos que menos gustaron en Gears of War 4 fueron los enemigos. La sustitución de los Locust por máquinas no fue del agrado de la gran mayoría, y aunque finalmente los enemigos clásicos volvieron, pelear contra los beebees no fue bien recibido.

En Gears 5 se soluciona este aspecto. Los robots y las máquinas están desde el principio, pero también los monstruos de todo tipo. De hecho, los beebees no harán de ‘rivales’, sino que en la mayor parte del tiempo, salvo cuando son infectados, lucharán a nuestro lado.

Para no desvelar gran parte del argumento, no hablaremos de las sorpresas que guarda Gears 5, tanto en los enemigos como en la historia, dos elementos asociados a fuego que no pueden vivir el uno sin el otro. Solo decir que durante el juego viviremos grandes momentos en la trama. Algunos esperados y otros que nos dejarán helados. The Coalition ha hecho un gran trabajo y se nota el mimo que ha puesto para revitalizar la saga con los personajes de la cuarta entrega.

  La prueba técnica de Gears 5 se engancha, pero enseña su tutorial

Análisis de Gears 5, conclusiones

Gears 5 se afana con acierto en revivir las sensaciones de la saga. No lo logra al 100%, pero se queda a un paso muy corto. Quizá futuras entregas lo consigan. La elección de la protagonista, Kait en lugar de JD, es acertada y nos brinda un espectáculo más que digno. La trabajada historia además nos ayudará a querer jugar más y más. Sin embargo, el final nos ha parecido muy precipitado. Llega de pronto, inesperadamente, y nos deja con una sensación de que el juego podía dar más. Es un coitus interruptus de manual.

Técnicamente destaca sobre todo la banda sonora orquestada por Ramin Djawadi. Sus notas engalanarán nuestros oídos. Mientras que el apartado gráfico cumple. Es bueno, pero ya llegados a final de ciclo no sorprende demasiado. Al menos en Xbox One, donde hemos tenido la oportunidad de jugar. Cuenta también, antes del parche del día uno, con una buena colección de bugs. Es de suponer que cuando todos vosotros juguéis estén corregidos.

En resumen, Gears 5 es muy buen juego. Repara los errores de la cuarta parte y vuelve a poner a la saga en el top de videojuegos. Los elementos como las pinceladas de RPG o el mundo abierto puede gustar más o menos, indistintamente suponen un gran añadido y un cambio de mecánica bastante interesante. Bienvenido de nuevo, Gears.

Nota: El multijugador no hemos podido probarlo. Buscaba partidas pero no encontraba jugadores. Revisaremos el análisis con el juego publicado.

Análisis de Gears 5 para Xbox One
El cambio de protagonista. Kait destroza a JD.El nuevo Jack es el juguete de estas Navidades.El último acto del juego es magnífico.
La versión previa a la que jugamos estaba plagada de bugs.El final llega precipitadamente.No logra acercarse a la maestría de la trilogía original.
8.6Nota Final
Puntuación de los lectores 1 Voto
8.5