Vuelve el espartano más temible de todos los tiempos a PlayStation 4. En el análisis de God of War os contamos lo bien que le sientan los nuevos aires nórdicos a Kratos y su “chico” Atreus.

Por mucho que Kratos quiera, hay dos cosas de las que no puede huir. Una de ellas es su pasado. Vaya a donde vaya, sus fechorías cometidas en Grecia le perseguirán de por vida. La otra es su naturaleza.

Kratos es un ser violento por naturaleza. En God of War tiene cierto control, madurez o como lo quieras llamar, pero sigue teniendo momentos de locura y “ragerío”. Lo vemos cuando lucha o cuando tiene a un despreciable dios delante. No puede con ello.

Aunque tiene la cabeza un poco más amueblada, sigue cometiendo los mismos fallos una y otra vez. Matar a un dios tiene consecuencias.

Ya que él no tiene remedio, ahí está su hijo. Un “chico” para educar y que no cometa los mismos errores. El problema es que para Kratos ser padre no es fácil, aunque ser hijo del Fantasma de Esparta tampoco lo es.

GRAFICAZORLS y más

Lo que han logrado en PlayStation 4 es muy grande. God of War es un juegovídeo que inmediatamente entra por los ojos. Con una ruta a seguir marcada, aunque pudiendo ir por otros caminos para recoger cosas, el juego tiene una facilidad increíble para que nos quedemos embobados viendo los paisajes.

En PS4 Pro la cosa va todavía un poco más allá, teniendo la opción de disfrutar de varios modos gráficos. Eso sí, echo de menos en la PS4 normal un modo tipo “Nioh”: Bajonazo gráfico, pero a 60 frames por segundo. Llamadme Ñarder, pero pienso que un Hack & Slash debe ir a esa velocidad.

Y ahora que suelto lo de “Hack & Slash”, ya os digo que a Kratos no le hace falta para nada saltar. El espartano pasa de tener doble salto en sus aventuras, a estar pegado al suelo. Está claro que esta decisión recorta combos, incluso los momentos plataformeros (ahora subir paredes y saltar es muy guiado) de otras entregas desaparecen, pero ni falta que hacen.

God of War cambia de estilo, y le hacía mucha falta. Ha cambiado TODO. Sin salto, el estilo de combate está completamente renovado. Muchos se preguntan si las magias existen o están presentes. Sí, lo están.

El encargado de traer algunas de ellas es Atreus. El hijo de Kratos participa directamente en la lucha. Con el botón cuadrado del mando damos todas las órdenes al muchacho. Previamente tendremos que elegir el ataque, e incluso estilo, que queremos utilizar para el “chico”.

Antes Kratos llevaba encima un millón de artilugios y magias. Ahora también lleva unas cuantas cosas, pero dependiendo del enemigo que tenemos enfrente habrá que elegir.

Lo mismo pasa con el sistema de armaduras. Kratos dejará de lado su pecho descubierto para ponerse otros ropajes. A medida que avanzamos las armaduras serán mejores. Pero que una armadura sea LEGENDARIA no quiere decir que sea la mejor. Igual con ella duramos medio segundo contra “X” enemigos o jefe final.

Es algo que debemos tener en cuenta también con la libertad que nos han brindado en esta nueva entrega. Tenemos un camino muy marcado en el juego. Una historia que pasar. Pero nos podemos perder por Midgard con nuestra canoa y explorar el mapa. Ahora hay misiones secundarias y mucho objeto que recoger. Creo que hay mucho objeto. Demasiado.

Viajar en canoa será el día a día. También podemos desplazarnos de otras formas, pero en canoa tendremos conversaciones padre e hijo. Más adelante, “cabeza” nos contará historias sobre los dioses, gigantes y criaturas que añadirán más lore al juego

En estos viajes de “vamos a descubrir mundo” las podemos pasar canutas. Da igual el modo de dificultad. Seguro que en algún análisis habréis leído, o por redes os han recomendado, que juguéis directamente en difícil. No hagáis caso. Con el modo normal habrá momentos que lo pasaréis realmente mal. Hay que acostumbrarse al nuevo sistema de combate y tener en cuenta nuestro equipo.

Otro detalle es la barra de los enemigos y el nivel. Si vemos que tienen más nivel que nosostros, lo mejor será dejarlos de lado y volver más tarde con un mejor equipo.

NO TODO ES TAN BELLO

El cambio era necesario, y cada rincón del juegovídeo es maravilloso, pero God of War no es perfecto.

Los combates son espectaculares y he machacado los botones con los centenares de QTE. Pero yo necesito más. Me he quedado con ganas de más. Los jefes finales son insuficientes en este God of War, pese a ser enfrentamientos en los que Kratos sale por los aires o destrozan el paisaje a los Son Goku vs Freezer.

Encima se han dejado muchísimas cosas de cara a otra entrega o ENTREGAS. Y es que ahora con este nuevo God of War, y el lore que existe en él, pueden hacer otras tropecientas entregas hasta volver a quemar el estilo de juego.

Otra cosa a criticar son los bugs. Desde el día uno hemos tenido actualización tras actualización solucionando bugs. Y algunos de ellos no son precisamente graciosos. El ejemplo está en el vídeo. La Valquiria te mata, acto seguido tienes unos segundo para pulsar cuadrado y que Atreus recupere tu vida. La sorpresa viene cuando de golpe sale el título de “CONTINUE”.

Una de las cosas que más deseaba en God of War era un apuntado automático. Lo han puesto, pero falla muchísimo. Estás luchando contra un enemigo, casi siempre jefe final, y el apuntado desaparece (suele pasar mucho cuando utilizamos la furia de Kratos). Se puede pulsar rápidamente otra vez para apuntar, pero lo más seguro es que hayamos recibido un golpe debido a la posición de la cámara.

Conclusión

God of War en PlayStation 4 es uno de los mejores videojuegos de esta generación. La historia dura unas 15 horas (si vamos a lo loco a por ella), aunque nos quedarán otras tropecientas haciendo misiones secundarias y recogiendo objetos.

Con sus fallos, el juego es alucinante de principio a fin. Aunque la voz de Kratos y su “chico” aún retumba en mis orejones, recomiendo mucho jugar a God of War con cascos. Gana muchísimo. En definitiva, God of War es un juegovídeo que os gustará sí o sí. Santa Mónica Studios ha hecho un gran trabajo, y un muy buen reinicio de una saga que tenía un desgaste importante.

Análisis de God of War
LO GÜENOVuelve el Dios de la GuerraEl cambio de aires hacía mucha faltaMisiones secundarias, exploración, mejora de armaduras y armas...
Lo MALOTESe han dejado mucha "chicha" de cara a próximos God of WarLos enfrentamientos contra enemigos y jefes son impresionantes, pero se echan en falta muchos másBugs varios. Algunos de ellos molestos.
9El Diosito de la Guerra
GRAFICAZORLS9.5
JUGABILIDAD8.5
DIVERSIÓN9.5
SONIDETE9
Puntuación de los lectores 5 Votos
8.5