Después de muchos meses abandona la fase early access y podemos ofreceros este análisis de Green Hell. Preparad la mochila, que va a ser una aventura complicada.

Hace ya un año que pude probar por primera vez este título de Creepy Jar y la verdad es que las primeras impresiones fueron más que buenas. Mucho ha cambiado el juego desde entonces, pero todo para mejor como veréis en el siguiente análisis de Green Hell. Por fin tenemos el modo historia al completo, que intentaré no destripar, y muchas más cosas que hacer para intentar sobrevivir en la selva amazónica.

análisis de Green Hell

Ya os hablé en su día del modo supervivencia y de los desafíos, por lo que no me extenderé mucho en comentarlos. El contenido que han recibido está también disponible durante la historia, por lo que su esencia sigue siendo la misma que hace un año, solo que mucho más extensa y con más posibilidades antes de hacerse repetitiva. Pero el plato fuerte es esa campaña principal, en el que desvelaremos poco a poco el porqué de nuestra presencia en la selva.

Como ya pudimos ver en el acceso anticipado, nos pondremos en la piel de Jake Higgins, un antropólogo que lleva años estudiando a las tribus del Amazonas. Llega a la selva junto a su mujer Mia y juntos se disponen a tener contacto con los Yabahuaca. Es ella la que tiene la capacidad para comunicarse con ellos y, a los dos días de estar en el campamento, se va hacia su aldea. Ambos mantienen el contacto mediante unos walkie-talkies. De repente, una noche, Mia llama a Jake notablemente alterada por lo que él sale corriendo a ayudarla. Aunque sin saber bien ni cómo ni por qué debe hacerlo.

Sólo y con los bolsillos vacíos

Como era de esperar, todo acaba mal. No sólo no encuentra a su mujer, si no que debe huir de los indígenas y acaba en medio de la jungla, con una mochila vacía, un reloj y una leve amnesia. Y aquí es donde empieza lo bueno. Lo realmente divertido. Aprender a sobrevivir sin las comodidades del mundo moderno. Ni armas, ni mapas, ni tiendas de campaña que se montan en segundos. Por suerte estás en el Amazonas y no en el desierto, así que por recursos no será. Otra cosa es que sepas usar los adecuados.

LEER MÁS:  Consigue gratis GTA San Andreas a través del launcher de Rockstar

análisis de Green Hell

Lo primero y básico es conseguir una herramienta. Ya sea para cortar una planta, abrir un coco (benditos sean), talar un árbol o conseguir la carne de un armadillo despistado, debes fabricarte algo que corte. La fabricación en Green Hell es bastante lógica. Con dos piedras te fabricas un cuchillo rudimentario y a partir de ahí, se abren muchas posibilidades. Un palo y una liana es una antorcha. Pero si añades una piedra, tienes un hacha rudimentaria. Si en vez de un palo corto, usas uno largo, tendrás una lanza. Ideal para cazar a distancia o pescar.

Y así, más o menos, consigues todas las herramientas para empezar a apañártelas en la selva. Lo siguiente es encontrar un lugar donde planear el siguiente paso. Un fuego y un techo van a ser fundamentales. Y en este punto es cuando los amantes de Bricomanía van a disfrutar como enanos. Con un par de troncos, algunos palos, unas cuerdas y unas hojas de palmera te construyes tu primera choza. Casi que ni tienes sitio para dormir, pero al menos podrás resguardar tu hoguera de las intermitentes tormentas. No es que quiera convertir el análisis de Green Hell en una guía del juego, pero que esos son los primeros pasos es indiscutible.

¿Y ahora, qué hago?

No lo digo porque en la jungla amazónica no hay ni tele ni internet, sino porque el juego es bastante escaso en cuanto a indicaciones. Lo único que tienes anotado en tu lista es encontrar ayuda y a tu mujer. Cómo y dónde es algo que tendrás que averiguar sobre la marcha. Creo que justamente ahí es donde Creepy Jar ha sabido dar en el clavo. Estás sólo, desorientado e indefenso. Necesitas ir con cuidado porque cualquier cosa, cualquier fallo puede matarte. No sólo la fauna de la selva, incluso sus plantas pueden complicarte mucho la supervivencia. Y el hambre y la impaciencia te llevarán a equivocarte.

análisis de Green Hell

No es que Green Hell te sugiera explorar, es que no te queda otra. Si tienes la suerte de encontrar una cueva en la que pasar las primeras noches, ya tienes más opciones de sobrevivir. Pero necesitas asegurarte un suministro de agua y nutrientes. Por suerte hay ríos y muchas plantas comestibles, pero hasta el simple hecho de comer con las manos sucias puede meterte en problemas. Los parásitos intestinales no te matarán, pero consumirán tu energía mucho más rápido y acabarás tomando decisiones equivocadas. Los animales venenosos también son un problema. El simple hecho de tocar una rana puede matarte si no tienes un remedio a mano.

LEER MÁS:  ¿Te apetece charlar con nosotros? Estrenamos servidor de Discord

Picaduras, arañazos, gusanos, heridas que se pueden infectar, darte fiebre y convertir tus últimas horas en un infierno. Todo eso sin tener en cuenta que aún no hemos hablado de los peligros grandes, como el puma, el caimán o los indígenas. Y la cordura. Cualquier acción que te aleje de la civilización tendrá un impacto sobre ella. Comer insectos o carne cruda, dormir en el suelo o dejar que las sanguijuelas te chupen la sangre te volverá cada vez un poco más loco. Hasta el punto de oír voces.

Realista en casi todos los sentidos

A nivel técnico, Green Hell resulta bastante espectacular. Pararte a contemplar la selva amazónica es sorprendente por lo bien conseguida que está la ambientación. Colores, cambios de iluminación, texturas, todo da la sensación de ser real. Pero no sólo eso, los sonidos también te meten de lleno en la angustia de estar perdido en la jungla. Pájaros que cantan, plantas que se mueven, ya sea por el aire o por el paso de algún animal. Algún rugido, o lo que es más estremecedor, un canto indígena en la lejanía. Cuando tienes hambre o sed y buscas desesperadamente la solución, cualquier ruido es amenazante. Más de lo que ya son de por sí.

análisis de Green Hell

Sinceramente, creo que el modo historia, aunque le da un motivo para echarle unas cuantas horas al juego, no es lo mejor que puede ofrecer este título. Casi que sirve más como un super tutorial para poder dominar el modo principal del juego. La supervivencia. No quiero decir que no sea interesante, porque la verdad es que me han gustado mucho las ideas que plantea, pero una vez que le pillas el gustillo a construirte tu pequeño fuerte en medio de la jungla, tener que moverte a otra zona te da hasta pena.

En realidad no es necesario que abandones tu campamento del todo, siempre puedes volver a él y volver a prepararte para el siguiente paso. Aunque el mapa es bastante grande, una vez que más o menos te lo conoces, no es tan problemático ir de un sitio a otro. Siempre y cuando no te pierdas. No es en absoluto mala idea apuntarse las coordenadas de los puntos de interés y utilizar la brújula de nuestro reloj. Sobre todo porque caer rendido en medio de la selva es una de las maneras más fácil de empezar la espiral de problemas que acaben contigo.

LEER MÁS:  Análisis de Blazing Chrome para Nintendo Switch

Conclusiones

No quiero acabar este análisis de Green Hell sin comentar una de las cosas que están por venir y que no acabo de entender: Un modo cooperativo. Como ya he dicho, el modo historia es un completísimo tutorial de cómo funciona el juego y de todas las posibilidades que ofrece. Se aprenden muchas cosas que después podemos aplicar en el modo supervivencia, pero que un título que centra en los problemas de estar sólo en el Amazonas incluya un modo cooperativo no me entra en la cabeza.

análisis de Green Hell

De hecho, es de agradecer un juego en el que pausar signifique exactamente eso y no te maten mientras le prestas atención a cualquier otra cosa del mundo real. Este añadido no tiene fecha y podéis estar seguros que lo probaremos y os daremos nuestra opinión, pero ya de entrada, no me parece muy buena idea. Por lo demás, Green Hell es un juego totalmente recomendado. Un reto de supervivencia llevado al extremo, pero que se mantiene dentro del realismo y la lógica. Casi siempre.

Un apartado técnico muy cuidado y un buen puñado de horas para disfrutar son más que suficientes para que le deis una oportunidad. Eso sí, no digáis que no lo hemos avisado, no es apto para cualquiera. El desafío es constante y cualquier pequeño descuido acabará contigo. En definitiva, un juego que prometía mucho cuando lo conocimos en acceso anticipado y que ha resultado muy interesante una vez completado.

Análisis de Green Hell para PC, bienvenido a la acampada extrema
POSITIVOSTodo el contenido nuevo implica muchas más horas de juego sin que se haga repetitivoEl resultado final es espectacular, tanto en gráficos como en sonidosEl modo historia es muy interesante para descubrir todos los secretos de la selva
NEGATIVOSLa idea de un futuro modo cooperativo no encaja con el concepto del juego
8.5Nota Final
GRÁFICOS9
SONIDO8
HISTORIA/MODOS DE JUEGO8
JUGABILIDAD9
Puntuación de los lectores 2 Votos
9.3