Análisis de Handball 21

Análisis de Handball 21 para PC

Por fin podemos volver a emular a Juanín García, Alberto Entrerríos o Mikkel Hansen jugando al balonmano en este análisis de Handball 21.

Hacía ya cuatro años que no disfrutamos de un título de balonmano, al contrario que muchos otros deportes como el golf o el tenis. Y sinceramente, eso no podía ser. Así que ha tenido que ser en este fatídico 2020 cuando los amantes de este deporte tengan algo que celebrar, el regreso del balonmano al mundo de los videojuegos. Así que, ¿qué os parece si nos dejamos de tonterías y empezamos a perfilar la puntería con este análisis de Handball 21?

Disfrutando de los partidos desde el minuto 0

Empecemos por lo que nos entra por los ojos nada más poner Handball 21, el menú y los modos de juego. Tenemos a nuestra disposición el típico partido rápido, en el cual podemos elegir un equipo de hasta 8 ligas, entre ellas la liga Asobal española y la LNH francesa. Una pena no contar con el Balonmano Ciudad Real, qué tiempos aquellos. A su vez, podemos jugar en el modo liga, seleccionando un equipo y luchando por conquistar el trofeo del campeonato doméstico.

Por supuesto, como no puede faltar en un juego deportivo en estos tiempos, tenemos a nuestra disposición la posibilidad de crear un equipo a partir de diferentes sobres, los cuales compraremos con un recurso virtual. ¿Cómo ganarlo? Jugando, básicamente. A partir de ahí podremos utilizar este equipo para avanzar en una liga y ganarla, como no puede ser de otra forma.

Por último pero no menos importante está el modo online, en el cual disputaremos partidos contra otros jugadores, utilizando para ello nuestro equipo personalizado u otro existente. Ya me veo a todo el mundo utilizando al PSG o al Barça, pero por eso será más satisfactorio ganar con el Málaga. Hay diferentes formas de disfrutar el juego también, como con los desafíos, los cuales nos otorgarán sobres y divisa para comprar aún más. ¡Hazte con todos los jugadores!

Tal vez, echando un vistazo a otros títulos deportivos, se puede echar en falta algún modo centrado en la creación de un personaje y su rumbo, o algunas selecciones nacionales. Lo que tenemos a mano en Handball 21 es para disfrutar desde el principio de los partidos y de las ligas, para jugar desde que encendemos la consola o el PC.

Bendito tiro de cadera

Y ahora vamos a pasar al meollo de la cuestión, al santo grial de cualquier juego deportivo, su jugabilidad. ¿Qué nos ofrece Handball 21 en este sentido? Pues, simple y llanamente, un simulador de balonmano sencillo de manejar y jugar. Y eso que al principio puede parecer complicado, poniéndome a mí de ejemplo. En ataque no daba una, no sabía cómo lanzar bien y en defensa era un coladero. Pero conforme se va jugando se empieza a ver que es sencillo de controlar, y en parte divertido.

Digo en parte porque a veces la defensa (que es más grupal que individual), no termina de realizar las acciones que intentamos. Lo más normal en el balonmano es que haya mucho contacto, mucho golpe franco. Y aquí es cierto que lo hay, pero a veces de una forma irreal. No puede ser que el pivote, en cuanto reciba el balón, si hay algún rival cerca comience a hacer aspavientos y salir de la zona poco a poco. Que yo he crecido viendo a Rolando Urios zafarse de tres rivales y marcar desde el suelo. ¿Por qué no puedo hacer eso?

En este caso, para ello tenemos las jugadas tácticas. Si queremos focalizar nuestro juego en el pivote, tendremos que hacer uso de estas estrategias, ya que de otra forma no lo he conseguido. A lo mejor es que soy un inútil, pero no lo he logrado. Y es una pena, porque en un simulador de balonmano esperaba un juego de contacto más pulido, y no tan genérico y poco cercano a la realidad.

Por otro lado, tenemos hasta tres tipos de lanzamientos: el sencillo, de cadera y con bote. Dios bendiga el tiro de cadera, porque me está dando todas las victorias. Es cierto que algunos, como el de bote, son más idóneos para los extremos, pero con el lanzamiento normal no he conseguido mucho éxito. En cambio, tirando con cadera hace que marque casi todos los disparos. Me ha salvado muchos partidos. Es más, justo antes de estar escribiendo este texto he jugado y he marcado todos los goles con este tipo de lanzamiento.

Así pues, para resumir, los controles de Handball 21 son sencillos de manejar, aunque en algunos casos como la defensa tiene algo más de miga para poder sacar todo el jugo a lo que ofrece. Sin embargo, la sensación final es que algunas acciones no se van a terminar usando, como el robo de balón.

¡Árbitro, el contacto!

Una cosa que me molestó al principio fue el arbitraje, ya que al empujar al jugador para echarlo fuera del área se salda normalmente con golpe franco. En cambio, en ese segundo partido fue exclusión y finalmente expulsión. Acabé jugando con dos jugadores menos al final.

Quitando de lado todo eso, y como he comentado, el contacto entre jugadores es muy simple. En un deporte como el balonmano, la lucha entre jugadores es algo de importancia capital, sobre todo en la posición de pivote. En cambio, en Handball 21 no he visto la posibilidad de ganar un cuerpeo al rival ni de desbordar en velocidad sin aparecer la sempiterna animación recurrente de contacto. Siempre es la misma.

Por otra parte, la inteligencia artificial de los compañeros a veces deslumbra por su ausencia. A no ser que utilicemos alguna táctica, no se van a mover de donde están, esperando un pase. En cuanto a la defensa, a veces se agradecería algo más de apoyo de los compañeros de equipo a la hora de blocar disparos.

Finalmente, el tema de los porteros. Haciendo este análisis de Handball 21 hubo una cosa que me desquició, los porteros. Porque de repente hay un tramo en el que ambos guardametas son David Barrufet y José Javier Hombrados, que al minuto siguiente son monigotes que no paran nada aunque esté en la trayectoria. Los movimientos que hacen a la hora de atajar son muy forzados, y el control del portero en algunos tiros mano a mano deja mucho que desear.

Una cosa más, he notado muchas ralentizaciones a la hora de correr con el balón. Aunque no influye en demasía en el juego, es algo que se torna bastante molesto. Y no es por falta de potencia del PC, ojo. Siempre ocurre en la animación del sprint en la pista.

Para finalizar este análisis, el apartado gráfico de Handball 21 está un peldaño por debajo de los estándares actuales. Si bien es cierto que el diseño de los jugadores más conocidos es bastante fidedigno, en general el detalle facial es muy simple. La pista sí que está bien creada, con merchandising y demás parafernalia digna de un partido de balonmano.

Un diamante sin pulir

Handball 21 nos devuelve la posibilidad de disfrutar del balonmano con una jugabilidad sencilla para cualquier jugador, que consigue que disfrutemos casi desde el primer minuto. Sin embargo, hay algunos aspectos por pulir, como es el caso del manejo en defensa. Además, cosas como el contacto entre jugadores no está todo lo bien implementado y desarrollado que requiere un juego basado en un deporte tan físico como este.

Sin embargo, Handball 21 se vuelve algo adictivo conforme jugamos, conociendo cada vez más movimientos, tácticas y jugadas. Además, trae un montón de licencias, tanto de equipos como de jugadores. En definitiva, un buen juego de balonmano, pero con algunos apartados por mejorar para ser un gran simulador de balonmano.

Este análisis ha sido desarrollado gracias a una copia que nos ha facilitado NACON.

Análisis de Handball 21
Análisis de Handball 21 para PC
Nos gusta
Controles sencillos de manejar
Multitud de licencias y equipos para jugar
Puede mejorar
La IA de porteros y compañeros
La simulación de contactos físicos, muy simple y repetitiva
6.8