Análisis de iO para la consola Xbox One

La propuesta es sencilla: un disco cambia de tamaño para poder llegar de A a B. Parece fácil, pero lo más probable es que más de un controlador acabe estampado. Veamos en qué acaba este análisis de iO

iO se deja de tonterías y va a lo directo: Este es el escenario, este es el disco y tienes que colocarlo allí. El mencionado disco tiene la capacidad de reducir o aumentar su tamaño, lo que afecta a su velocidad y desplazamiento. El juego se maneja con los dos sticks, el izquierdo para desplazamiento y el derecho para elegir tamaño. Ante nosotros, más doscientos niveles que superar antes de poder dar buena cuenta del análisis de iO.

Análisis de iO para Xbox One

Todos los escenarios siguen el mismo patrón, basado en un fondo negro, con lineas azules que marcan el camino y una luz verde como objetivo. Al principio, iO es un paseo por el parque. Cuando avanzas unos diez niveles, hay que empezar a darle al coco. Cuando llegas a las  misiones Incrediball o Impossiball (no hace falta que te explique el por qué de sus nombres) te quieres morir, o te acuerdas de la familia de todos los miembros del estudio desarrollador. Es de agradecer lo bien que funcionan las físicas, algo crucial en este tipo de juegos.

Los niveles mezclan lineas rectas y curvas con saltos de fe al vacío. Y no digo “de fe” por decir, ya que para lograr grandes distancias hay que empequeñecer el disco, lo cual genera que la cámara se acerque tanto que dejamos de ver el escenario, con lo que estamos vendidos. Más de un salto lo he pegado dependiendo totalmente del azar. Puede parecer divertido, pero acaba siendo injusto y frustrante.

Análisis de iO para Xbox

Ejemplo práctico

Apartado técnico

Los escenarios cada vez tiene más elementos que nos amargarán la vida, como son trozos de recorrido (coloreados de morado) que deberemos evitar si no queremos que el disco estalle. A eso hay que sumar los mencionados saltos o las secciones donde hay que seguir un ritmo de modificación física determinado si no queremos caer en el oscuro vacío. iO es un reto como pocos se hacen ya.

Gráficamente iO es condenadamente sobrio. El conjunto no exige un alarde visual, y en cierto sentido es hasta preferible tanta sobriedad. No hubiese estado de más algún que otro adorno, sobre todo pensando en la motivación del jugador a la hora de avanzar. El apartado sonoro está totalmente desaprovechado, con unos temas machacones repetitivos que no tendremos en cuenta.

Análisis de iO

¿Merece la pena iO?

La principal conclusión en este análisis de iO ers que es un juego diferente. Nos permite entretenimiento rápido sin pensar más allá en “como llego de aquí a allí”. Su estructura y su gran cantidad de escenarios hace que avanzar sea gratificante y entretenido al mismo tiempo. Pero cuidado, acaba siendo un reto desesperante, así que mejor acolchar el mando, por lo que pueda pasar.

Cuidado con el mando
Más de doscientos niveles.Los escenarios son un auténtico reto.Las físicas funcionan de maravilla.
La cámara nos deja vendidos en muchos saltos.Por pecar de sobriedad, los escenarios son aburridos.El apartado sonoro es para olvidar.
6Nota Final
Jugabilidad.6
Gráficos.5
Sonido3
Diversión8
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0