Análisis de Kamiko para Nintendo Switch

Nos hemos flipado con este análisis de Kamiko. Lo sabemos. Pero es que ponernos un juego así de pixel-amoroso nos vuelve locos.

Como veréis en este análisis de Kamiko, nos encontramos ante un juego que, posiblemente, sea de los más cuquis que vayáis a encontrar en la eShop de Nintendo Switch. Por supuesto, si Zelda y Wonder Boy lo permiten, que no son moco de pavo.

Pero es que nos hemos encontrado, casi sin quererlo, con un juego bastante peculiar. Peculiar en el sentido de la estética retro que tiene. Pero también en el planteamiento y en la forma de traerlo a la consola de Nintendo por solo 5 eurillos de nada.analisis de kamiko 2

Pero no nos volvamos locos, porque Kamiko mola, pero quizás no es todo lo que esperábamos de él cuando nos lo presentaron.

8 bit-amorado

No se puede negar que para los viejunos del lugar el estilo retro es un reclamo potente. Nos encontramos ante un título que explota los 8 bits (y no los 16 bits) de una forma bastante inteligente. No se trata de hacerlo todo más fácil, sino de dar con la tecla de algo que sea carismático, pero a la vez retro. Y esto no lo consigue cualquiera.analisis de kamiko 5

Pero Kamiko sí. Kamiko logra que nos metamos en este mundo de colorines y píxeles como puños a base de bien. Espadas, arcos y escudos, todos se ven perfectamente representados a base de cuadraditos a los que te dan ganas de meter un mordisco. O peor, de hacer con hama bead para tener en tu llavero. Y acabo de auto-darme una idea.

Para colmo de males, la banda sonora también es retro, pero en este caso, no llega a ser tan simplona como las de los 8 bits de antaño. Aquí subimos un peldaño y conseguimos hacer unas melodías bastante buenas. Y eso que solo son un pequeño puñado de canciones las que tenemos. Una por mundo, la del inicio y la de los jefes. La gracia está en que ninguna de ellas se hace repetitiva.

Sin embargo, lo retro de Kamiko se acaba aquí, ya que, como comprobaréis nada más empezar, la cosa se mueve bastante bien.analisis de kamiko 1

Nos encontramos con movimientos fluidos y en todas direcciones. Y sí, diagonales oblicuas incluidas. También nos sorprendemos con movimientos increiblemente fluidos y ágiles que le dan una acción frenética al título de Flyhigh Works. Y por supuesto, hay muchas más cosas en pantalla que las que podía soportar cualquier “maquinita” retro que se plantase en su momento.

Pero le ha faltado algo

Kamiko va de salvar el mundo de los dioses y los humanos. Para ello tendremos que manejar a tres chicas que deberán convertirse en Kamiko para ello. Una usará una espada de dos manos, la otra el arco y la otra una espada corta y un escudo. Cada una de ellas tiene una habilidad especial y un ataque básico. Pero hasta aquí podemos contar. No porque no queramos haceros spoilers. Es porque no hay más.

La jugabilidad de Kamiko se basa únicamente en coger a una de las protagonistas y liarnos a espadazos con los bichos (muchos) que nos encontremos por medio. Esto nos dará energía y con ella desbloquearemos y liberaremos los portales que conectan los dos mundos. analisis de kamiko 4

Todo ello lo conseguiremos yendo de un lado para otro en cuatro escenario, resolviendo pequeños puzles y activando determinados mecanismos. Y como os digo, el problema no es que la duración sea pequeñita. Eso lo esperábamos de un juego que cuesta 5 euros. Es que al final nos sabe a poco.

Los puzles son sencillísimos. Nunca nos quedaremos bloqueados. Los enemigos no representan casi ninguna dificultad. Todos se derrotan de un par de golpes y la mayoría son más tontos que los redactores de GuiltyBit, servidor incluido.

Rejugabilidad limitada

Lo único que representa un reto en el juego son las pruebas de habilidad. A veces nos harán esquivar a todo bicho viviente para poder llevar una llave de un sitio a otro. En estos momentos no podemos luchar, y un golpe nos hará empezar de cero. Por ello a veces son un poco desesperantes si “no sabes el truco”.

Los jefes finales tampoco es que sean nada del otro mundo. En diseño molan, pero en jugabilidad son más simples que el mecanismo de un chupa chups. Al menos en este sentido se lo podrían haber currado un poco más.

Por último, para desbloquear la opción “secreta” del juego, tendremos que pasarnos Kamiko con los tres personajes y encontrar los cuatro secretos. Uno por mundo. Ya os aviso que no son secretos complicados ni enrevesados. Son más bien cansinos. Y más allá del estilo de lucha de cada guerrera, la cosa no cambia absolutamente nada.analisis de kamiko 6

El último reto que nos propone Kamiko es, básicamente, que nos lo pasemos todo lo rápido que podamos. Tendremos una tabla de clasificación personal para ver cómo lo hemos hecho con cada una de las guerrero. Y si nos da la picá, pues podremos pasarnos el juego todas las veces que queramos hasta hacer el speed run perfecto.

Pero más allá de esto, Kamiko ya no ofrece nada. Posiblemente en un par de horitas te lo hayas pasado al cien por cien.

Análisis de Kamiko: conclusiones

En definitiva, culpables, Kamiko es un juego mono que te dura dos horas y que ofrece lo que promete. Diversión para un ratito, espíritu retro y mucho amor viejuno.

La jugabilidad es muy buena y aunque al final te sabe a poco, la verdad es que queremos ver más juegos de este estilo. Eso sí, algunas cosas podrían mejorar. Los jefes más complicados, los puzles más largos, y algunas que otras habilidades para explotar a nuestras guerreras.

Que un juego sea retro o pixelado no implica que tenga que ser tan simple como este. Por ello, y como veis en el análisis de Kamiko, al final el juego no pasa del notable, pese a haberle tenido unas ganas tremendas. Esperemos que Flyhigh Works lo haga aún mejor la próxima vez. Porque habrá próxima vez.

Análisis de Kamiko para Nintendo Switch
El estilo retro es genialEl control de los personajes es muy intuitivo y fluido
Está en inglés (aunque hay poco texto)Los retos son muy pocos y de baja dificultad
7.9Nota Final
Gráficos Retro8.5
Banda Sonora Retro7.5
Jugabilidad8
Duración7.5
Puntuación de los lectores 3 Votos
8.3