El análisis de Life is Strange: Before the Storm es continuista: sigue siendo la misma persona que toma café todas las mañanas en el mismo bar y lee el mismo periódico, pero el argumento engancha mucho más.

En Firewatch, la opera magna de Campo Santo, asistimos a una introducción desgarradora; tras elegir entre una serie de opciones que poca relevancia tienen en el transcurso de la historia, adivinaremos el motivo por el cual Henry marcha de su ciudad a Wyoming para trabajar como guardabosques forestal: la pérdida de su mujer. No es una pérdida física, en absoluto; Julia es diagnosticada demencia, una enfermedad que necesita de cuidados intensivos y de atención especializada;  Henry, el protagonista, no puede lidiar con tal peso. Por ello, decide marchar y evadir su mente acentuablemente cobarde. Es un inicio brutal, aunque aquí pérdida desempeña un valor tangencial, no principal. En el análisis de Life is Strange: Before the Storm, sin embargo, la pérdida funciona como protagonista absoluta.

Chloe, un personaje complejo

En este análisis de Life is Strange: Before the Storm Chloe Price ha perdido todo; a su padre, en un fatídico accidente automovilístico; a Max, tras mudarse a Seattle para dedicarse al arte de la fotografía; casi a su madre, impotente de verse débil ante la rebeldía de su hija. Tampoco ayuda David, el nuevo novio de Joyce. Es una adolescente que ha perdido las ganas de continuar. En este primer episodio nunca se mencionan sus aspiraciones o motivaciones, pero parece justificado que no las tenga. Como decía antes, ha perdido cualquier ilusión otrora grande que pudiese poseer.

Todos los sucesos se condensan en la frágil figura de una adolescente, y gracias a la nueva narrativa emergente de los videojuegos, conocemos su más íntimo ser. Los mensajes de texto sin responder de Max en mayo y noviembre de 2009 (el juego se ambienta en 2010) son un claro indicativo del frágil y delicado momento por el que pasa su relación amistosa; su diario personal denota un sentimiento de afecto hacia Max a pesar de no haber estado ahí tras fallecer su padre cuando escribe “se lo perdonaría todo”. Es el diario el lugar más íntimo de Chloe, allí donde se refugia y donde se desnuda ante el usuario para declarar guerra eterna a David, amor incondicional a Max y nostalgia absoluta por su padre.

análisis de Life is Strange: Before the Storm

Rachel, un personaje enigmático

Entre todos estos desagradables sucesos, aparece un rayo de esperanza con nombre y apellidos. Rachel Amber tropieza con Chloe casi sin querer, y su relación, nacida (literalmente) de la noche a la mañana, comienza a forjarse con juegos dialécticos y novillos malintencionados. Estos juegos hacen las veces de pulsos en ciertos momentos del título; para paliar las brechas temporales del primero, Deck Nine Games ha introducido batallas dialécticas, en las que Chloe deberá amedrentar al malote de turno, al gorila que le impide disfrutar del concierto o a una inocente pareja que disfruta de un picnic. Son puzles sencillos e inocentes, pero exigen la atención justa y necesaria para superarlos.

Los últimos compases son los más brillantes: el epílogo está, no por casualidad, repleto de fuego; la camiseta (en mi caso) de Firewalk, el mechero, un incendio… Todo queda bañado por el elemento purgatorio por excelencia, condensando todos los problemas de Chloe en un momento muy preciso y descorazonador. Es una escena cargada de simbolismo y con un cliffhanger fuerte, que no hace sino comenzar a carburar teorías conspiranoicas en la cabeza del jugador y generar un sentimiento de angustia pensando en el futuro.

Conclusión

Las dudas que me generaron las primeras impresiones han quedado disipadas: Before the Storm es sensacional. Sigue siendo ese señor que toma café todas las mañanas, lee el mismo periódico y vota al mismo grupo político; el problema endémico de este género, que las decisiones tengan un carácter fútil en la historia y no afecten a su transcurso, sigue estando ahí. Ahora, sin embargo, tienen una utilidad diferente: dotar de personalidad a Chloe. Personalidad que, de hecho, nosotros elegimos. ¿Quién soy yo para decidir qué manera de ser tiene una chica atormentada por problemas del pasado?

Resulta ser una mirada al espejo con respecto al original en movimiento, gráficos, cámara… Lo cual no es malo, en absoluto. A ver qué depara el segundo episodio en este análisis de Life is Strange: Before the Storm.

Artículos relacionados

Life is Strange: Before the Storm
Los pulsos dialécticos suponen una buena novedadLa historia se cuenta de una manera diferente: con la narrativa emergente
Si hubiese llegado doblado al castellano...
8La calma antes de la tormenta
Jugabilidad8
Gráficos7
Sonido8
Historia9
Puntuación de los lectores 1 Voto
9.6

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of