Ya sea volando, recorriendo praderas o nadando en inmensos lagos, el camino hacia la Ciudad de la Luz se abre ante nosotros con el análisis de Lost Ember.

Existen muchos tipos de juegos. De acción que nos invita a disparar a todo lo que se mueve, RPG en los que configurar bien a nuestro personaje es clave… y luego están aquellos títulos que ofrecen una jugabilidad que en un principio parece más bien plana, pero que ocultan mucho más, queriendo ofrecernos una narrativa profunda. Es el caso de Journey, por ejemplo. O la obra de Mooneye Studios, que os desgranaremos a continuación con nuestro análisis de Lost Ember.

El guía de un alma perdida

¿Cómo definir la historia de Lost Ember? Creo que, sinceramente, la definición sería “intimista”. A fin de cuentas, se nos narra el viaje del alma de una humana encarnada en una loba junto a un alma “sin cuerpo” que hará, en un principio, de guía para llegar a la soñada Ciudad de la Luz, aquel lugar al que van todas las almas que no tienen ningún tipo de remordimiento o anclaje al mundo.

Como veis, la trama versa sobre algo muy místico, pero bastante bien traído. Iremos descubriendo cosas del pasado de la loba, y de sus gentes, a través de recuerdos que encontremos por distintos lugares, que nos permitirán avanzar cada vez más y más hasta conocer todos sus secretos.

Análisis de Lost Ember 001

En un principio, como digo, esto se plantea de una forma bastante notable, pero hay que tomárselo con calma, puesto que conocerse a uno mismo es algo que se hace paso a paso, y el desarrollo de esta historia se hará de la misma forma. Pese a lo cuál hay que decir que, pese a esto, la narrativa no me pareció del todo “emotiva” o de esas que te causan un gran calado hasta quizás el tramo final de la misma. Quizás porque, a fin de cuentas, las vidas tienen sus luces y sus sombras, y no todo tiene que ser un camino de rosas. Por lo que es difícil plasmar todo esto en un videojuego tan cortito.

Alma de humano, cuerpo de muchos

Se puede entender con lo anterior que la narrativa tiene un gran peso y calado en la historia. Pero con entornos 3D y demás, sería una pérdida de tiempo el tener sólo que avanzar con nuestra loba y ya. Pensadlo. En Journey, por ejemplo, desbloqueábamos habilidades. Aquí no tendremos de eso, pero nos valdremos de los animales del entorno para avanzar. Y es que nuestra humana-loba tiene la capacidad de tomar prestado el cuerpo de otros animales durante el tiempo que quiera. Así, se podrá avanzar por terrenos que de otra forma no alcanzaríamos a soñar.

¿Que hay un hueco muy grande que no podemos pasar? El vuelo de ese pato nos vendrá de perlas. ¿Un hueco muy estrecho? Prepárate para ser un Wombat. Y así hasta más de una decena de animales que nos harán ver el mundo con una perspectiva diferente, haciéndonos cambiar el sentimiento de “linealidad” que podemos tener con la loba. Pese a lo cuál me toca comentar que el manejo de según qué especies se hace un poco cuesta arriba, pese a lo cuál las más “importantes” para la historia tendrán un mejor manejo.

Análisis de Lost Ember

Y si quieres más de esto, siempre podrás explorar todo el entorno que nos ofrece la obra de Mooneye Studios, dado que tendremos diferentes coleccionables que encontrar, algunos de los cuales están verdaderamente bien escondidos.

Por supuesto, si hablamos de cosas buenas, también toca hablar de las malas. La versión que me tocó analizar fue la de PlayStation 4, y por desgracia esta versión sufre un montón de ralentizaciones. Pero un montón. No sólo eso, sino que en no pocas ocasiones me tocó reiniciar desde el último punto de control porque el juego me dejaba atascada en algún punto, impidiendo que mi personaje se moviera. La cámara también hacía de las suyas durante el cambio de un animal a otro, yéndose por los cerros de Úbeda durante algunos segundos.

Los animales tienen toda nuestra atención

Una cosa hay que reconocerle al título: es bonito. No es que tenga unos gráficos última generación, en la que cada pelo, cada brizna de hierba tenga un detalle exacerbado, pero tiene un estilo muy visual y detallista. Los animales se asemejan, en mayor medida, a juguetes adorables con los que jugaría cualquier niño. Y esto, lejos de asustar, considero que es un gran acierto, dado que le da a todo el conjunto un toque más onírico, como de cuento.

Pero, claro, tiene que haber algo más que animales. Los entornos tienen buenos detalles, son espaciosos y dan ganas de pararse a admirarlos, sinceramente. Aunque algunas zonas están más vacías que otras, todo sea dicho. El diseño de los recuerdos, por su parte, usa un estilo más bien burdo, donde a los personajes no se les distinguen bien los rasgos. Nuevamente, esto es una gran apuesta por el estilo “onírico” que mencionaba antes. El recordar, el hacer uso de la memoria, a veces se torna bastante difuso, por lo que no siempre todos los detalles son claros, y con este estilo queda bastante patente.

En cuanto a la música, la mayor parte del tiempo suenan temas suaves, que bien podrían estar de fondo en uno de esos discos de música relajante que se venden. Entre ellos encontramos temas verdaderamente bonitos, pero si os soy sincera tengo que hacer bastante memoria para recordar alguno en concreto, por lo que no son de esos que te dejarán huella por sus acordes, aunque acompañen al juego de buena manera.

Es de agradecer también el doblaje inglés, que ayuda a meterse aún más el juego. Y, junto a eso, la variedad de idiomas para los subtítulos donde sí, está el castellano, y lo mejor de todo: bien escrito. Nada de faltas que te hagan querer arrancarte los ojos de cuajo.

Conclusiones del análisis de Lost Ember

Estamos ante una aventura corta, sencilla, que intenta llegar al jugador con las maravillas del recorrido, mientras se nos va narrando una historia muy personal. En general, cumple con su cometido, y dan ganas de rejugarlo, no sólo por el cariño que le coges a los personajes, sino por los diferentes coleccionables que podremos obtener.

Pese a todo, necesita resolver sus problemas técnicos para ser un producto totalmente redondo, al menos, en la versión de PlayStation 4.

Nos gusta
El diseño tanto del entorno natural como de los animales
La historia, simple e intimista
Para qué negarlo, los buenos subtítulos
Puede mejorar
Las ralentizaciones constantes que sufre el juego
Los errores que hacen que nos quedemos atascados y nos obligan a reiniciar
El control de algunas criaturas
7.4

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of