Análisis de Madcap Castle para PC

Lo retro, si bueno, dos veces retro. Los filtros de la Game Boy vuelven a estar de moda en el catálogo indie. ¿Valdrá la pena gastar pilas para este título? Leed nuestro análisis de Madcap Castle para PC para saberlo.

Mucho jugar a juegos indie y poco tocar triples A hacen a Goron un chico aburrido. Pero bueno, se acerca la época de las alegrías y la parranda. ¿Qué mejor forma de celebrarlo que con un juego que te den ganas de partir el teclado? ¿Muchas otras formas? No tenéis ni idea del camino del Bushido hijos de la gran meretriz. Pero bueno, os hablaré hoy de un juego que consigue dejarme con una sensación de placer e ira al mismo tiempo. Comienza así este análisis de Madcap Castle para PC.

análisis de Madcap Castle para PC

La vieja escuela sigue dando guerra

Vale, lo pillo Diel Mormac Games: quieres ser una alusión de los juegos de la Game Boy, no me parece mal. Pero también te digo que pese a que tengas un diseño muy carismático a la par que simple, podrías arriesgar un poco más. No por nada, ya que la premisa de tu juego es más sencilla que un juego hentai de navegador. Siendo su primera versión creada durante el BaconGameJam 10, la versión disponible en Steam se podría decir que es más de lo mismo. Con un repertorio de 150 niveles, la gracia de Madcap Castle es que sólo usamos cuatro botones: derecha, izquierda, salto y el botón de acción. Con estos simples comandos tendremos que ir atravesando niveles muy breves que os sacarán la ira a más de uno, creedme.

análisis de Madcap Castle para PC

Pero dejando a un lado el juego en sí, vamos a la parte superficial creada por el sucio capitalismo opresor. El juego pinta bien a niveles visuales, pero le falta un poco de miga en algunos puntos. Que sí, que pretende ser estilo Game Boy como he dicho antes, pero ya tanto estilo retro empieza a desesperar. Eso sí, madre santa que gozada es la banda sonora.

He escuchado chiptunes de juegos viejos oficiales que daban ganas de clavarse un picahielos en el tímpano. Por suerte, el apartado musical de este título vale mucho la pena. Otras cosas, en cambio, no tanto.

Un juego muy juego y con mucho juego

Voy a ser muy directo en esto: si adoré Shadow Bug por lo simple y entretenido que era, con Madcap Castle no puedo decir lo mismo. Y duele bastante, porque la premisa es mas o menos la misma. Niveles muy breves y directos que premian la velocidad y el actuar rápido. Por desgracia, Madcap falla en un aspecto y a la vez gana en otro. Empiezo hablando del que me parece muy entretenido y luego destripo cual carnicero tranquilos.

análisis de Madcap Castle para PC

Lo que resalta de este título es lo simple y adictivo que es su estilo de juego. Cada nivel es una única zona que puedes ver por completo siempre sin cosas enrevesadas o caminos alternativos. De media casi siempre al empezar un nivel el juego te presenta el obstáculo que tendrás que evitar en la siguiente zona. Esto para los que no sepan de juegovideos se llama “progresión en la dificultad bien hecha”.

Y en esto le tengo que dar un aplauso al equipo de Madcap Castle porque es algo que está muy bien hecho. Por el santo señor de R’lyeh, ¡tenemos hasta jefes finales con una música increíble! Pero claro, llegamos ahora a la parte que deja de gustarme tanto.

Que la suerte te acompañe

Patrones aleatorios. No hay cosa que me revuelva más el estómago que esas dos palabras unidas. Y es aquí el por qué detesto en ocasiones este título. No os confundáis, no todos los niveles son así, y su brevedad ayudan a que la rabia cese rápidamente.

Pero cuando un nivel te mata literalmente al empezarlo por un proyectil aleatorio la bilis fluye. Y lo peor es que mientras defecas en tumbas de gente con oficios relacionados con el sexo te das cuenta de otros fallos del juego.

análisis de Madcap Castle para PC

Lo único que hacemos en este juego es darle a interruptores para abrir la puerta. Ni más ni menos. Y los jefes son más de lo mismo pero con un enemigo que nos tiene siempre en el punto de mira. Por eso mismo, junto con los patrones al tuntún y lo simple que es cada objetivo de cada nivel, el problema deriva a uno enorme: 150 niveles de lo mismo.

Muchos niveles son muestras de habilidad sin duda, pero de nuevo: 150 niveles de apretar interruptores. En Shadow Bug podemos hacer combos y sí, hay casi más niveles, pero ofrecen jefes interesantes y desafíos muy divertidos. Aquí no se puede ni apreciar la victoria de un nivel difícil porque ya estás yendo al siguiente de inmediato.

Concluyendo que ya no queda batería

Madcap Castle es lo que pasa cuando estira demasiado una idea simple: se hace monótona. Pero tampoco juzguéis a malas, esto es objetivo y he jugado a demasiados indies. Pero os adelanto eso sí que por 10 euros hay juegos mucho más variados y entretenidos que sí demuestran ser un desafío de los de verdad.

Luego también está RIOT, que no sabe qué hacer con su vida y por eso sale en Early Access. Os dejo aquí las impresiones por si queréis leer más violencia redactada de un servidor.

No Hay Más Artículos