análisis de My Hero One's Justice 2

Análisis de My Hero One’s Justice 2

Sacad a relucir vuestro don con nuestro análisis de My Hero One’s Justice 2 y descubrid si estáis del lado de los héroes… o los villanos.

My Hero Academia es todo un fenómeno de masas entre los lectores de manga y anime. No es para menos, ya que su temática de superhéroes, el estilo y el interés que suscitan sus secundarios ha sabido hacerse de querer. Es por ello por lo que los videojuegos basados en esta obra van a surgir como setas. Ya lo vimos el año pasado con My Hero One’s Justice. Pero un sólo juego de este estilo no puede hacerle justicia. Aquí es donde entra nuestro análisis de My Hero One’s Justice 2.

Aprendiendo a ser héroes… de nuevo

¿Cómo podríamos hablaros del juego de forma adecuada? Bueno, empecemos por lo básico: el modo historia. Este comparte estilo con su predecesor: tendremos que superar una serie de combates tras unas pequeñas escenas de estilo cómic que nos muestran determinadas escenas del anime. Estas no abarcan desde el inicio de la historia, sino que rememora algunos hechos anteriores para luego saltar a momento en el que se quedó el título anterior: el enfrentamiento de All Might contra All for One.

Este modo no es excesivamente largo, y al igual que el anterior, podremos jugar con los villanos una vez superado el modo héroes. Como hemos dicho, es extremadamente continuista. La cosa hubiera mejorado si hubieran incluido algunos temas del anime, por ejemplo, para darle más énfasis a según que escenas o batallas, pero estas siguen pecando de tener temas demasiado insulsos.

Pero no todo se reduce al clásico modo historia, ¡para nada! El juego cuenta con otros modos, tales como el modo Versus, Arcade o Misión. Empecemos por este último, que es el que añade cambios más interesantes respecto a su antecesor. Aquí nos sentimos más héroes que nunca, puesto que, básicamente, empezaremos únicamente con Izuku como personaje jugable. El resto los tendremos que ir desbloqueando con monedas del juego. Es decir, los «contrataremos» para que formen parte de nuestra agencia de héroes.

Este estilo le da un plus de inmersión al juego, a la par que añade ese factor de «desbloqueo» de personajes conforme avancemos que se ha ido perdiendo en los juegos del género con el paso del tiempo. En nuestras manos quedará si desbloquearlos a todos para tener un súper equipo o centrarnos en adquirir a unos pocos, subirles de nivel y hacerlos imparables.

Aunque eso va a ser complicado, ya que las misiones siguen siendo tan complejas como en el anterior título. Cosas como «vence a tal en X tiempo» o «tu barra de Plus Ultra tarda más en llenarse» estarán a la orden del día. Por suerte, hay un añadido bastante interesante, que es, primeramente, una variedad mayor a la hora de realizar los caminos. Ya no es tanto una línea recta con bifurcaciones hasta llegar al final. Ahora la cosa se divide en segmentos, obligándonos a seguir determinados caminos.  Y lo mejor de todo es que los rivales actuarán con cada movimiento que realicemos.

Para dejarlo más claro: imaginad que queréis llegar al punto D pasando por el punto B. Bien, cuando os acerquéis desde A, los enemigos de B, C y D se golpearán entre ellos ese turno de desplazamiento, perdiendo vida al atacarse entre ellos. Esto puede parecer una gran ventaja, pero a menor vida, menor puntuación, por lo que hay que pensarse bien la cosa si queremos maximizar nuestra eficacia.

En el modo Arcade también vemos cambios, aunque menores. Básicamente, ahora tendremos «cartas» para elegir antes del combate, que determinarán nuestro rivales en el mismo. Esto nos llevará a distintas rutas de acción, dotando, como hemos dicho, de la variedad que le faltaba al primer título.

Duelo a muerte con cuchillos

No, no es que me haya olvidado del modo versus antes. Es que considero que tiene que mencionarse aparte por varios motivos. Y es que creo que es el modo adecuado para hablaros de la jugabilidad del título en sí. My Hero Academia cuenta con un repertorio de personajes, tanto principales como secundarios, bastante interesante y cuantioso. Por ello, y dada la variedad de poderes, puede ofrecerse un juego de lucha con amplias posibilidades. A fin de cuentas, tenemos el fuego- Hielo de Todoroki, la superfuerza de Deku, la electricidad de Kaminari… es decir, que no es que falte contenido por explotar.

Al aumentar de forma tan considerable el roster de personajes, esto no hace sino enriquecer el juego. Y lo cierto es que los nuevos añadidos son bastante buenos, mostrando su propio estilo y personalidad. Puedo destacar, por ejemplo, los movimientos de Ashido, que destilan por los cuatro costados su amor por el baile y es un lujo de ver en pantalla. Sumadle a eso además que los personajes de apoyo ahora pueden tener más interés en combate, pudiendo lanzar sus Plus Ultra de primer nivel si gastamos una unidad de nuestra propia barra. Y si juntamos a los personajes adecuados, incluso podremos desatar un poderoso ataque conjunto con animaciones exclusivas. Probad a poner a Mirio, Midoriya y Nighteye en el mismo equipo y disfrutad con lo que sale de ahí.

Pero, aunque estas sumas son notables, y de agradecer, el juego peca de tener los mismos problemas que su primera parte. Por ejemplo, la variedad de ataques es tremendamente simple. Esto se podría haber arreglado, simplemente con los comandos de movimiento, al igual que en el resto de títulos de este estilo. Sí que agradecemos el añadido de una barra que limite los bloqueos de los jugadores y te deje expuesto, era algo totalmente necesario para no explotar todo el rato ese punto flaco del anterior título. Pero esto es una de cal y una de arena, junto a estos comandos se han sumado uno de esquive, que no funciona del todo y uno para anular un ataque si estamos golpeando y tememos quedarnos expuestos, que requiere de muchos reflejos apra que sirva.

Además, continúa habiendo un desbalanceo injustificado en los personajes, siendo los de distancia excesivamente injustos frente a los que tienen que acercarse para pegar. Un claro ejemplo lo vemos en Chisaki, cuyo ataque bien recorre la mitad de cualquier escenario y te deja completamente desprotegido si te da. Aunque el verdadero problema lo veo en el online. Los tiempos de carga y espera continúan siendo demasiado elevados. Además, carecemos del botón de revancha, por lo que si queremos volver a enfrentarnos a un rival con el que nos lo hemos pasado verdaderamente bien, nos tocará aguantarnos y tentar a la suerte.

Con todo el estilo de All Might

Gráficamente no hay cambios notables en lo que al motor se refiere. Los escenarios y personajes siguen contando con una estética 3D bastante bien trabajada. Y es que da gusto verlos, para qué engañarnos. Los elementos de personalización sí que han sufrido un lavado de cara, añadiendo más variedad, pero sin tener realmente un estilo diferenciador y propio. Básicamente se sienten como un recoloreo en cadena de un elemento u otro. Aunque vestir a Endeavor como un auténtico villano no está pagado.

análisis de My Hero One's Justice 2

Al inicio del análisis comenté que el sonido se queda un poco cojo, y lo mantengo. Los temas no llegan a llenar lo suficiente. Quizás el añadir los temas del anime sea un tanto complejo, pero las elecciones que se han incluído en One’s Justice 2 no parecen del todo interesantes. Lo contrario podemos decir del doblaje, eso sí. La calidad de los actores de voz japoneses deja fuera de toda duda, y viviremos cada golpe y cada diálogo como si estuviéramos allí mismo.

¿Hay justicia o no hay justicia?

Lo cierto es que, en lo personal, me encanta My Hero Academia. Es uno de los pocos shonen de «peleas» que sigo con interés, por lo que poder disfrutar de nuevo de Deku y compañía en mi consola (en este caso, PlayStation 4) hace que quiera disfrutarlo cuanto antes. Sin embargo, ya en el primero, pese a resultar interesante, vi algunos fallos que hacían que el juego no fuera redondo del todo.

En esta segunda entrega se han pulido algunos de estos elementos. Si bien otros, los más impactantes, persisten, como son los tiempos de carga o la supremacía de los personajes a distancia frente a los que cuentan con ataques cuerpo a cuerpo únicamente. Si lo que buscas es un juego de peleas sólido, al estilo Dragon Ball FighterZ, mucho nos tememos que aquí no lo vas a encontar, puesto que en general la puesta en escena, combos y demás peca de ser demasiado simple.

Sin embargo, para un fan de la franquicia que quiera pasar un buen rato manejando a sus personajes favoritos, o para aquellos jugadores que no busquen algo excesivamente complejo, el juego cumple con su papel, pudiendo disfrutarse a las mil maravillas. Podemos decir, por tanto que My Hero One’s Justice 2 nos hace sentirnos auénticos héroes… o villanos.

análisis de My Hero One's Justice 2
Análisis de My Hero One’s Justice 2
Nos gusta
La cantidad de nuevos personajes añadidos que le da variedad al estilo de juego
El nuevo modo misión, que invita a perderte en él
Puede mejorar
Los mismos problemas a la hora de equilibrar personajes
Los problemas de los combates online
7.5