Venimos de pegarnos con unos cuantos marineros en Isla Prisión gracias a cierto pirata de goma. Acompáñanos en nuestro análisis de One Piece World Seeker.

De todos es sabido que Luffy y compañía nos sobrevivirán a todos nosotros mientras siguen con su búsqueda del One Piece. En el famoso manganime no dejan de sucederse nuevas islas, frutas y habilidades que ponen a prueba a nuestros protagonistas. Por si no fuera suficiente, los piratas Sombrero de paja no saben controlarse, y siguen buscando nuevos destinos en nuestras consolas. ¿El último? Isla Prisión, una apacible isla que pronto se verá convertida en un mar de nervios y aventuras. Y cómo no, nosotros hemos estado ahí y os lo hacemos llegar con el análisis de One Piece World Seeker.

Antes de nada, y para todos vosotros que seguís las aventuras de nuestro querido hombre goma, si no lleváis al día el manga o anime, ¡no sigáis leyendo! Es más, tened cuidado con este juego ya que presenta bastantes personajes aparecidos en los últimos arcos argumentales (que no mencionaré para no destriparos nada). Ha sido un placer teneros, aunque vuestra compañía haya sido efímera. Ahora sí, ¡al lío!

Isla Prisión, lugar de vacaciones pirata

Con One Piece World Seeker estrenamos nueva localización, Isla Prisión. Maravilloso nombre, ¿verdad? Este lugar está regentado por uno de los dos nuevos e importantes personajes que aparecen en este juego, el alcaide Isaac. Sin embargo, ¿qué lleva a nuestros Sombrero de paja a adentrarse en tan peligroso lugar? La respuesta es sencilla: un tesoro. Suponemos que aquí Nami ha metido la mano para ir allí, no tengo otra explicación.

Después de la escena inicial, presentando a este personaje y a nuestros piratas preferidos, nos encontramos con el segundo y más recurrente personaje del juego, Jeanne. Esta muchacha sólo quiere traer la paz a la isla, aunque no sabe cómo. ¿Cuál será nuestra misión en el juego? Exacto, robar todo lo que encontremos por la isla en forma de recursos. Y ayudarla, claro.

Análisis de One Piece World Seeker

Lo primero que tengo que decir de la historia es que es bastante simple. Una isla en peligro, un malo que tiene un plan, un personaje que se opone y quiere paz y los protagonistas entrando en acción para salvar a todo un territorio. ¿Os suena? Por supuesto, el modus operandi del 80% del argumento de One Piece. Sin embargo, esta trama contiene varias fallas y, sobre todo, incongruencias.

Hasta el momento, no sé en qué momento de la historia se sitúa. Porque (y aquí vienen destripes de la historia de One Piece, ¡os avisé!) algunos personajes que aparecen no tienen sentido, al menos por lo que dicen. Uno en concreto no sabe que Luffy sigue vivo, cuando se entera de ello antes de la saga de Dresrrosa. Sin embargo, el Germa 66 hace acto de aparición, y Luffy ya les conoce. Este tipo de errores son algo usuales en determinados momentos de la historia.

LEER MÁS:  Microsoft introduce cambios en el dashboard de Xbox One

Por otra parte, los dos personajes nuevos son como el blanco y el negro. Por una parte tenemos a Isaac. No sale mucho, pero el juego consigue vendérnoslo como un enemigo fuerte, inteligente y calculador, cuyo plan maestro no somos capaces de ver hasta que lo tenemos encima. Y después tenemos a Jeanne. Oh dios, Jeanne. Personaje planísimo, que aparece hasta cuando la naturaleza te llama para limpiar tu organismo. En serio, no sé si tiene la capacidad de teletransportarse, pero que esté en el 95% de las misiones secundarias no tiene el más mínimo sentido. Parece como si espiara a Luffy, le siguiese o le acosara.

Eso sí, Isla Prisión luce estupendamente. El apartado gráfico del juego es muy interesante, con diseños correctos en sus escenarios, aunque peca de repetitivo. El diseño de los personajes es fiel al anime, y las dos nuevas adiciones se incluyen sin ningún problema. En cuanto a la animación, los ataques de Luffy y sus enemigos son totalmente calcados a la serie, incluido el haki del emperador. En este apartado concreto One Piece World Seeker encandilará a aquellos enamorados del manganime. ¡Y no hablemos de los trajes secundarios! son calcados a la obra original.

Análisis de One Piece World Seeker

Las sombras del juego cumplen bien, aunque a veces ofrece unas tonalidades a los personajes bastante… peculiares. No esperaba ver en ningún momento un Smoker cubano o un Franky rojo de tanto tomar el sol, la verdad. En cuanto al apartado sonoro, me gustaría hacer incapié, pero el juego no ofrece apenas melodías cuando jugamos, únicamente en combates y al entrar en alguna localización. Campo a través, el silencio será nuestro eterno compañero, sólo roto por los “¡¡ROCKETOO!!” de Luffy para movernos rápidamente.

Por otra parte, el juego ofrece las voces japonesas de los actores originales, un añadido indispensable y estupendo al juego. Aunque escuchemos sobre todo a Luffy y Jeanne, el resto del plantel tiene su momento protagonista en las misiones secundarias.

Marineros, piratas… A Luffy le da lo mismo

Mira, te doy la noticia ya. Sólo vas a controlar a Luffy. A nadie más. Ni siquiera a Zorro. ¿Por qué no me habéis dejado controlar a Zorro? ¿POR QUÉ? Bueno, dejando el drama aparte, es lógico que sólo podamos manejar al capitán de la tripulación, ya que la jugabilidad se centra en el árbol de habilidades del usuario de la gomu gomu. Sí, Luffy al principio sólo ofrecerá algunos carismáticos golpes, pero a medida que avanzamos podremos ir desbloqueando movimientos y bonificaciones indispensables en nuestro camino.

LEER MÁS:  Al fin tenemos la fecha del early acces de Mount & Blade II: Bannerlord

Un dato interesante es que no podremos cambiar cuando queramos las marchas 2 y 3 de Luffy (gear 2 y gear 3 para los asiduos al audio japonés. Perdón, ¡GEAR SECANDO!). Sin embargo, si somos observadores, vemos que están implementadas automáticamente en el estilo de combate del haki de observación y de armamento, respectivamente. Un detalle muy bueno, que ejemplifica la maestría que posee ya Luffy en esas marchas.

Por supuesto, tenemos a nuestra disposición la algo flamante cuarta marcha, que convierte a Luffy en una bestia. Además, podemos noquear a nuestros rivales de un golpe si los cogemos desprevenidos, ralentizar el tiempo con un buen esquive o realizar ataques especiales. Hasta aquí todo bien, parece que el juego da mucha variedad a la forma de afrontar los combates, ¿verdad? No es así.

Análisis de One Piece World Seeker

El sistema de combate no invita en absoluto a realizar acciones como esquivar en el momento preciso o habilidades como el bazooka, ya que los enemigos cortan tus movimientos constantemente. El único recurso que te queda es atacar con todas tus fuerzas, sobre todo en el estilo de haki de armamento, el más fuerte con diferencia del juego. Olvídate de ir sigiloso, en cuanto te presienta algún enemigo, todos los que estén a 10 kilómetros de distancia sabrán dónde estás. Eso sin contar que los francotirados te pegan un balazo aunque no te hayan localizado todavía.

¿Con esto digo que sea malo el sistema de combate? Para nada, es un intento sólido de mostrar la variedad de movimientos del que dispone Luffy, pero la penosa inteligencia artificial lastra este buen hacer que son las habilidades. Todos atacan de la misma forma: tres pasos a un lado, dos pasos a otro, y ahora ataco. No cambia nada, ni siquiera con la dificultad. Referente a este último punto, lo que cambiar al modificar la dificultad es el daño que recibes y haces. Añadidle a ello un movimiento arcaico por parte de Luffy, que no puede dar una vuelta sobre sí mismo, dejando un movimiento bastante antinatural.

Finalmente, las misiones del juego se dividen en obligatorias y opcionales, y todas van a ser exactamente lo mismo. Aunque hay alguna de sigilo cuya IA te hace perder los estribos en alguna ocasión. Siempre vas a tener que ir a un sitio, pegarte con alguien o recoger unos recursos. Así hasta que completas la misión. Os pongo un ejemplo: Voy a hablar con Sanji acerca de su cocina, y me prepara un plato, pero unos enemigos atacan. Luffy les revienta la cara y ahora el cocinero nos manda a por ingredientes. Se los damos, y fin de la misión. Bastante completa para el canon del juego en este aspecto.

LEER MÁS:  Hotline Miami Collection llega a Nintendo Switch, ¡desde ya!

Análisis de One Piece World Seeker

Por último, y ya con esto acabo, está el karma pirata, para mí todo un acierto. Esta parte del juego refleja la relación de Luffy con los distintos personajes y facciones de la isla. Eso sí, alguno que otro no tiene mucho sentido que esté ahí (a no ser que sea una relación de odio intenso, porque si no…). Esta funcionalidad engancha bastante, ya que podemos indagar más sobre la historia de cada personaje en isla Prisión, así como ver algunas escenas graciosas entre ellos y Luffy. Sin embargo, como en casi todo el juego, los objetivos de muchas facciones son repetitivos, y sin darnos cuenta los tendremos completos casi todos en el momento de desbloquear al personaje.

Un intento de mundo abierto interesante para fans

Personalmente, me deja con un sabor agrio. He disfrutado el juego, sobre todo por las referencias y la fidelidad de movimientos y diseño de los personajes. Sin embargo, he tenido la sensación de que estaba ante una obra que podía haber dado mucho más de sí. La diversidad que poseen varios juegos de One Piece gracias a poder manejar a toda la tripulación (como mínimo) se pierde en World Seeker, en pos de darle protagonismo a Luffy y de profundizar en su sistema de habilidades. Esto no es malo, por supuesto. Sin embargo, el sistema de combate y las misiones te invitan a repetir todo el tiempo las mismas combinaciones.

Análisis de One Piece World Seeker

One Piece World Seeker es un primer acercamiento del mundo abierto al famoso manganime, pero que peca de repetitivo. Sin embargo, posee razones suficientes para que los fans de One Piece disfruten de este juego. Luffy cumple con su misión de proporcionarnos un buen juego de One Piece, pero por los pelos. Poco más y llamamos a Jimbe para que le dé otra transfusión de sangre a nuestro querido mugiwara.

Gráficos
7
Jugabilidad
4.5
Duración
7
Sonido
5.5
Nota de lectores2 Votos
7.6
Los movimientos de Luffy y trajes son tremendamente fieles
El sistema karma
La penosa inteligencia de la IA
Repetitivo, muy repetitivo
Los tiempos de carga
6