analisis de pathfinder kingmaker

Análisis de Pathfinder: Kingmaker para PC: Un D20 para gobernarlos a todos

Tras una exitosa campaña de kickstarter, ya podremos disfrutarlo. Prepárate para la aventura con nuestro análisis de Pathfinder: Kingmaker.

Si sois fans de los juegos de rol de lápiz y papel no seréis extraños al nombre Pathfinder. El considerado como heredero de Dungeons & Dragons en cuanto a fantasía clásica viene con su primera adaptación a videojuego y lo hace de forma bastante notable. Os contamos qué nos ha parecido la aventura de Owlcat Games con nuestro análisis de Pathfinder: Kingmaker para PC.

Un Forjador de Reyes ya conocido

Kingmaker está parcialmente basado en la campaña de Pathfinder “Forjador de Reyes” en el que durante varios módulos, nuestro grupo de personajes iban convirtiéndose ellos mismos en una leyenda. En esta versión, creamos un avatar que, acompañado de otros personajes ya conocidos para los jugadores, tendremos que adentrarnos en Las Tierras Robadas con un objetivo en mente: Convertirnos en los reyes de la región.

Sin embargo, no será tarea fácil ya que tendremos que ir superando múltiples obstáculos que se interpondrán en nuestro camino y, para conseguirlo, contaremos con nuestro variopinto grupo y nuestro propio reino.

Pathfinder: Kingmaker tiene, desde un primer momento, un aire muy similar a otros títulos del mismo género pertenecientes a este “resurgir del RPG clásico”. Mientras estemos en una zona, veremos el área desde un punto de vista isométrico, en el que tendremos a nuestros personajes que podremos mover con el ratón y tendremos un buen montón de diferentes zonas para explorar. En ellos, hablaremos con diferentes NPC que nos reportarán misiones nuevas o datos importantes para poder avanzar en otras o disputaremos los combates.

analisis de pathfinder kingmaker 2

Una jugabilidad clásica con una piedra en los zapatos

Los combates no son muy diferentes a los que hemos visto en otros juegos como Baldur’s Gate o Pillars of Eternity. En el momento en el que un personaje del equipo vea a un enemigo el juego se pondrá en pausa para decidir que acciones tomar. Algo que en otros juegos resulta bastante sencillo, en Pathfinder: Kingmaker puede resultar un poco enrevesado.

Cada personaje tendrá una barra de acceso rápido a diferentes habilidades pero, además, tendremos un botón con forma de una letra que al hacer click se desplegará otra barra con más habilidades u objetos que hayamos equipado como pociones o hechizos. Sin embargo, esto no se explica en ningún momento y, a la hora de subir nivel y aprender nuevas habilidades, no sabemos por qué no aparecen en la barra rápida.

Por lo demás, los combates se resuelven de la forma tradicional. Al hacer click en los enemigos, nuestros personajes centrarán sus ataques físicos en ellos pero quedará de nuestra mano el tener que usar diferentes habilidades. Obviamente, para poder salir victoriosos, tendremos que poner en primera línea a nuestros personajes más fuertes y en la retaguardia a otros como magos, capaces de poder preparar sus hechizos más poderosos para causar estragos.

También, algo muy común en este tipo de juegos, es que subir un nivel marca la diferencia. Los magos empiezan como una de las clases más débiles pero, a partir del cuarto nivel, se convierten en auténticas máquinas de matar. Sin duda, mantener un equilibrio en nuestro grupo será fundamental para poder sobrevivir.

Aunque, en el caso de que los combates sean demasiado difíciles, tendremos la posibilidad de modificar la dificultad como deseemos.

Tendremos varios niveles (desde fácil a injusto) y luego otro Personalizable, en el que podremos decidir cuanto daño recibiremos, el activar o no la posibilidad de realizar golpes críticos y un buen montón de opciones para hacer que nuestra aventura sea más o menos difícil.

analisis de pathfinder kingmaker 3

Un reino al que hacer nuestro

La parte de “simulación” en la que tendremos que crear y hacer prosperar a nuestro reino. Para ello, tendremos a nuestra disposición el mapa del juego en su totalidad. Cada una de las aldeas necesitarán distintos recursos para ir mejorando y creciendo,así como aumentar el stock de objetos a nuestra disposición para su compra.

Estos recursos necesarios los iremos encontrando a medida que vamos explorando el mapa que, si bien no nos permite una libertad absoluta, tendremos un montón de caminos que recorrer y recovecos que explorar.

Por otra parte, una de las características que más me han gustado es la cantidad de respuestas posibles a cada situación. Ya no sólo dependen de nuestras habilidades (como Naturaleza o conocimiento del mundo) también de nuestro alineamiento e, incluso con nuestras decisiones, este alineamiento puede cambiar a mejor o peor abriendo (y cerrando) a su vez otros caminos.

Uno de los momentos más curiosos es, cuando en mitad de un conflicto, he podido optar por mantenerme neutral y buscar la verdad por mí mismo en vez de tomar posición y tener que acabar con el enemigo del otro. Algo que no es habitual en otros juegos, ni siquiera en el género, aunque sea de una forma no tan relevante para la evolución del mundo.

Un mundo vivo que explorar

Gráficamente, Pathfinder: Kingmaker no es nada del otro mundo. Visualmente nos da lo justo y necesario para hacer de esta aventura una épica, con un montón de luces y sonidos para poder ver en todo su esplendor los hechizos y con un buen plantel de monstruos y otros enemigos que se interpondrán en nuestro camino, todos ellos sacados del bestiario de Pathfinder.

Además, el hecho de que los personajes vayan cambiando poco a poco a medida que cambiamos su equipamiento lo convierten en un mundo realmente vivo que acompañan nuestros pasos.

analisis de pathfinder kingmaker 4

La banda sonora nos da el punto de música clásica digna de un juego del género fantástico. Melodías épicas y con una gran carga instrumental nos llevarán de la mano a lo largo de toda la aventura, especialmente a la hora de combatir. A pesar que no se nos quedará en la memoria después de acabar con la sesión de juego, cumple con su función. Las voces, por otra parte, tienen un gran potencial y se ajustan a la personalidad de cada uno de los aventureros que nos encontraremos durante nuestro viaje por las Tierras Robadas.

CONCLUSIONES DEL ANÁLISIS DE PATHFINDER: KINGMAKER

Pathfinder: Kingmaker cumple a la perfección su función de trasladar correctamente el libro de lápiz y papel al videojuego. Los fans de Pathfinder se sentirán como en casa disfrutando de las aventuras que han vivido con nuestro grupo de rol en casa y los que quieren un buen RPG clásico tendrán un montón de horas por delante.

Si bien las primeras semanas desde su lanzamiento fueron duras debido a varios bugs que podían romper la partida, poco a poco el juego se ha ido actualizando hasta convertirlo en un más que digno título para el género.

Gráficos
6
Sonido
7
Jugabilidad
8
Diversión
7
Nota de lectores2 Votos
10
POSITIVOS
Una aventura con un buen montón de horas por delante
Nuestras decisiones realmente importan
NEGATIVOS
No disponible en castellano
La banda sonora es correcta, pero no memorable.
7