Han vuelto, y lo hacen en la forma más adorable posible: como chibis. Aquí os traemos el Análisis de Persona Q2: New Cinema Labyrinth.

Está claro que cuando alguien quiere convertir algo en adorable, solo tiene que convertirlo en chibi. Ya puede ser un personaje de anime o un zombi del inframundo. Sea como sea, siempre vas a querer adoptar a un buen chibi. Y si a eso le sumamos jugabilidad de Etrian, Persona y mucha historia, el resultado es todavía más adorable. Todo eso y más os vamos a contar en el análisis de Persona Q2: New Cinema Labyrinth.

Pero ojo porque el juego no es todo oro. Sí, es un cacho de título que nos va a tener enganchados a la pantalla de la polvorienta y en desuso Nintendo 3DS. Pero tiene sus pequeños fallos. Y lo que más jode es que son fallos que vienen de hace tiempo.

Mezclar por mezclar, no. Pero si es así, sí

Mezclar no se le da bien a todo el mundo. Que se lo digan a DC, que cuando ha intentado meter a todos sus personajes en una sola película la ha liado parda. Sin embargo, cuando se hace bien, con mimo y cariño, las cosas molan bastante.

Este es el caso de Persona Q2. Un juego en el que tendremos cosas de Persona 3 Portable, Persona 4 Golden y Persona 5 (el básico, porque el The Royal aún no ha salido). De ellos heredaremos los protagonistas, el sistema de Personas y los combates. Pero de la saga Etrian Odyssey también sacaremos gran parte de la jugabilidad, como la exploración, el mapeado y los puzles del escenario.

Esta mezcla tan loca funciona de verdad. Pero funciona porque se lo toman en serio y nos dan más de lo que queremos y menos de lo que es más extraño. Es decir, que este juego es más Persona que Etrian, pero tiene los elementos más interesantes del segundo como para darlo a conocer y enganchar a unos cuanto más.

Como resultado tenemos un juego en el que podemos echar (y vamos a echar) horas, horas, horas y más horas. Porque, como buen Persona que es, es largo de narices.

Una jugabilidad demasiado… sencilla

La jugabilidad de Persona Q2 la podemos dividir en tres aspectos. El primero de ellos es la exploración; el segundo los combates; y el tercero la trama o historia. Todos ellos tienen sus pros y sus contras, pero donde he encontrado más fallos ha sido en el primero.

El juego nos plantea un elemento muy potente de exploración de los mapeados. Recorreremos distintos laberintos y nosotros mismos tendremos que ir dibujando el mapa conforme lo exploremos. Como cuando jugamos a rol y el DM nos va diciendo lo que vamos haciendo…  con más o menos exactitud.

Así pues, seremos los encargados de dibujar paredes, atajos, interruptores, enemigos, cofres, secretos, escaleras, columnas… y en definitiva cualquier elemento que nos aparezca delante de las narices y nos resulte interesante. Mi recomendación es que lo marquéis todo. Porque si no se os olvidará lo que sea. Y ya que podéis marcar lo que os dé la gana, es mejor aprovechar.

persona q2

Sin embargo, el problema de la exploración es que no es hasta el final cuando se hace complicada. Durante los primeros laberintos iremos viendo cómo los “puzles” más o menos lo que hacen es enviarnos de un lado a otro a buscar interruptores que activen o desactiven pasajes, trampas o caminos. Por desgracia, cuando esto lo hemos hecho 15 veces, pierde un poco la gracia. Y eso es porque en este tipo de juegos buscamos algo más de complejidad en los puzles. Buscamos contar los paso exactos que tenemos que dar, dónde tenemos que girar y a quiénes tenemos que esquivar.

En este sentido, como os digo, no es hasta el final que no nos encontramos con retos a la altura. Y a ver, es normal que durante los primeros pasos, tengamos la cosa más o menos guiada o sencilla. Pero no cuando vamos por la mitad del juego.

No es que sean laberintos sencillos o fáciles. Nada más lejos. Pero sí que pecan de ser poco originales. Como algunas de las misiones que nos van mandando, que se acaban repitiendo más que el ajo.

Combates y personalización

El otro punto fuerte del juego son los combates. En este punto heredamos mucho más de Persona que de Etrian. Así pues, veremos cómo podemos tener dos Persona por personaje y combinarlos para dar con un equipo decente, vayamos con quien vayamos.

Además, tenemos una gran cantidad de personajes seleccionables. Todos los protagonistas de los tres últimos juegos numerados de la saga. Y eso son muchos personajes.

Cada uno de ellos es afín a un elemento, y tiene una ventaja y un inconveniente. Esos elementos serán los que tendremos que potenciar y anular cuando le metamos el segundo Persona. Hay que balancearlo todo para poder salir airosos de los combates. Porque estos no son sencillos. Para nada.

Un combate, al igual que en Persona, puede acabar en la derrota de tus aliados si no tienes cuidado. Hay que mirar mucho las debilidades de los enemigos y atacarlas cuanto antes para sacarle el máximo partido. Un paso en falso puede acabar con tu grupo, así que no te despistes.

Todo esto al final ofrece una personalización muy grande. Equipos muy variados, Personas que podemos mover de un sitio a otro para dar nuevas habilidades, equipamiento variado para cada personaje… Son muchas cosas a tener en cuenta. Y esto es de sobresaliente en Persona Q2.

Una historia muy lineal

Lo que no es tan de buena nota es la relación entre los personajes y las pocas opciones que nos dejan. Sí, ya sé que esto no es un Persona y que no podremos encontrarnos tantos elementos de relaciones como en los juegos originales. Pero sí que se echa en falta algo más en este sentido.

Durante toda la historia iremos viendo cómo básicamente solo le vamos dando al botón para seguir leyendo. No nos dan muchas veces la opción de profundizar en algo o en alguien en concreto. Y la sensación de “solo ir hacia adelante y ya está” no se termina de ir.

La historia de por sí es muy interesante. Pero lo más divertido y lo mejor de todo es ver cómo se relacionan los personajes de los distintos juegos entre sí. Y es que ya conocemos cómo se relacionan entre ellos mismos, pero cuando aparecen otros protagonistas y se ven las caras, la verdad es que la cosa es muy interesante. Y, por si fuera poco, meten a los protagonistas y nuevos personajes de las versiones “mejoradas” de los anteriores Persona.

Por supuesto, contamos también con la brillante banda sonora de los tres juegos a la que se le suman remixes, versiones y nuevas canciones. Si os gusta la música de los Persona este juego dan ganas de meterlo en un Tocadiscos. Simplemente, no se le puede pedir más personalidad al juego de por sí.

Lo mismo pasa con los gráficos. Desde luego, el sistema chibi es adorable, pero la personalización de los escenarios es también muy lograda. Cada laberinto es distinto y las escenas, sobre todo las animadas, son muy buenas.

Por desgracia, sí que hemos visto alguna que otra ralentización por ahí en medio. No es nada grave, pero bueno, se nota que es aún Nintendo 3DS.

Conclusiones del Análisis de Persona Q2: New Cinema Labyrinth

Para ir cerrando el análisis, nos encontramos ante un juego muy redondo. Es divertido, largo, personalizable y con muchas referencias a Persona que es de lo que se trata.

En su contra diremos que los laberintos no ofrecen puzles excesivamente complicados y que algunos bosses son realmente chungos de vencer sin subir de nivel a saco.  ¡Ah! Y que está en un completo y perfecto inglés, aunque con doblaje en japonés. Además, con todo el texto que tiene, si no vas con un buen nivel, posiblemente no pilles todo lo que hay que pillar.

Por lo demás, el juego cumple con todo lo que promete. Persona, Persona y más Persona. Y eso es lo que he venido a buscar. Bueno, eso y lo de dibujar los mapas. Que a mi me dais un lápiz y soy más feliz que una perdiz.

Análisis de Persona Q2: New Cinema Labyrinth para Nintendo 3DS
La banda sonora es brutalLos chibis son adorables
Peca de pocos puzles complicados
7.9Nota Final
Jugabilidad8
Exploración7
Banda Sonora9.5
Historia7.5
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of