Análisis de Pikmin 3 Deluxe para Nintendo Switch

Regresa una de las franquicias más queridas a Nintendo Switch con el análisis de Pikmin 3 Deluxe. Vamos a necesitar muchas vitaminas.

Mientras esperamos a que Nintendo libere más noticias acerca de su cuarta entrega, llega a la consola híbrida la revisión de esa tercera parte que debutó en Wii U. Está siendo una estrategia habitual de la compañía nipona sacar estos títulos de la sucedora de Nintendo Switch, aunque la verdad es que no le hacemos ascos. Es lo que ocurre con este análisis de Pikmin 3 Deluxe, lo que viene a ser el estreno de estas criaturas en la última plataforma de la Gran N. Vamos allá.

En busca de la felicidad en otro planeta

Imaginaos por un momento que los recursos de la Tierra escasean y tenemos que buscar alimento en otros cuerpos celestes. Tampoco hay que imaginarlo porque como sigamos así nos vamos a ver en la misma situación que Koppai, el mundo natal de nuestros protagonistas. Pikmin 3 Deluxe nos trae la misma historia que pudimos disfrutar en Wii U, en la que los tres aventureros exploran un mundo lejano con la esperanza de encontrar alimento para su gente. Pero, ¿sólamente tenemos eso? Nada más lejos de la realidad.

Además del modo historia, podemos disfrutar de un elenco de fases en otro modo distinto, Misiones. Aquí tendremos que realizar las típicas tareas que vamos haciendo en la historia principal, es decir, recoger fruta, vencer a enemigos y derrotar jefes. Aparte, como novedad en esta versión, tenemos la historia paralela de Olimar y Luis, en la que vamos conociendo qué les depara a este dúo. Por último, pero no menos importante, están las batallas de bingo, un modo versus en el que dos jugadores deben llevar a la cebolla de los pikmin los objetos indicados en el cartón.

Como habéis podido comprobar, Pikmin 3 Deluxe potencia, y de qué forma, el modo cooperativo, ya que podremos disfrutar de toda la historia principal junto con otro jugador. Y creedme si os digo que, además de divertido, es útil ya que muchos puzzles que hay en los mapas juegan con la capacidad de lanzarse pikmin entre los distintos personajes. Jugarlo en solitario es una gozada, pero en cooperativo es una experiencia deliciosa, como la fruta gigante que vamos recolectando.

Pero claro, tanto hablar de lo que ofrece el juego y no os estoy contando en qué consiste, ¿verdad?

Haced el trabajo por mí

Pues bien, básicamente estamos esclavizando a una especie autóctona para que nos haga el trabajo sucio. ¿Qué necesitamos electricidad? Lanzamos con una mirada de desprecio a los pikmin amarillos para que la conduzcan. ¿Que hay un bicho peligroso? Nuestro fiel ejército nos protegerá. ¿Frutas que coger? Yo no me ensucio las manos. ¡Pikmin, cargadla! Así que ya veis, controlamos a unos negreros que usan impunemente la fauna local como recurso.

Ahora hablando en serio, nuestros perdidos exploradores encuentran a los pikmin campando a sus anchas. La cosa es que son mucho más amigables de lo normal (no sé cómo han podido sobrevivir), y se dejan manipular por estos extraños seres (nosotros). De esta manera nos seguirán allá por donde vayamos tocando el silbato, siendo el elemento esencial para solventar todos los problemas que aparezcan.

Eso sí, no penséis que hay sólo un tipo concreto de pikmin. En la aventura principal tenemos hasta cinco variedades distintas de estos seres, cada cual con una habilidad concreta. Por ejemplo, no podremos ir por el agua con ellos, ya que se ahogarían. Para ello existen los pikmin azules, capaces de entrar en este medio sin perecer en el intento. De esta manera, si queremos superar todos los retos y puzzles que hay necesitaremos un buen puñado de cada tipo. Aparte, otras dos variantes que aparecieron en Pikmin 2 también se pueden controlar en las misiones. Todo esto le añade un factor estratégico al juego, ya que hay que pensar qué tipo utilizar, tanto para los combates como para la exploración.

A su vez, los pikmin pueden hacerse más fuertes si recogen néctar, una sustancia que encontraremos por distintos sitios del mapa. De esta manera la flor de su cabeza se desarrolla, otorgando a la criatura más poder a la hora de enfrentarse a enemigos. Que por cierto, la cantidad de monstruos distintos es bastante aceptable, cada uno con diferentes debilidades que explotar. Por supuesto no pueden faltar los jefes finales, en los que hay que diseñar una estrategia para poder vencerles utilizando a nuestro séquito.

Gráficamente hablando es precioso, con unos escenarios coloridos y detallados magníficos. Además, hay bastante diversidad de biomas, desde páramos nevados hasta bosques tropicales. Todo esto, obviamente, engrandecido como si fuésemos una hormiga, marca de la casa. A su vez, algunas texturas, como la superficie líquida, está plasmada maravillosamente. Por esta parte se nota un lavado de cara a mejor para Nintendo Switch, aunque sí es cierto que no se observa tanto en los personajes.

El desembarco perfecto

Ya lo he comentado antes, que este análisis de Pikmin 3 Deluxe era el debut de la saga en la híbrida de Nintendo. Pues no puede ser un mejor inicio antes de la cuarta entrega, ya que podemos disfrutar de un título que no todos hemos gozado anteriormente. Ofrece sustanciales añadidos, como las aventuras de Olimar y Luis, y mejoras gráficas, además de todo lo que incluía la versión de Wii U.

Por otro lado, si eres de los que les gusta el juego cooperativo, Pikmin 3 Deluxe es una apuesta ganadora para ti, ya que prácticamente todo el juego se puede disfrutar en compañía. O si quieres reventarle en un combate de bingo para demostrar quién maneja el lanzamiento de pikmin mejor. Lo que está claro es que la saga llega pisando fuerte.

 

Análisis de Pikmin 3 Deluxe para Nintendo Switch
Nos gusta
La psinergía entre los distintos pikmin y su funcionalidad.
Escenarios variados, maravillosamente detallados y coloridos.
La posibilidad de jugar cooperativo prácticamente todo el juego.
Puede mejorar
Algunas bajadas de frames, sobre todo en las animaciones al inicio de cada día.
8.8