Análisis de Praetorians HD Remaster para PlayStation 4

¿Aporta algo la estrategia de Pyro Studios a día de hoy? Te lo contamos en el análisis de Praetorians HD Remaster para PlayStation 4.

El 28 de febrero del año 2003, se estrenaba Praetorians de la mano de Pyro Studios. Lo demás es historia: Se convirtió en un clásico de la estrategia en tiempo real, ensanchando las espaldas de los creadores de la saga Commandos. A menos de un mes de cumplir 17 años, se estrenaba la remasterización del clásico de la estrategia de Pyro Studios y con él, la eterna duda ¿Qué motivos existen para remasterizar este videojuego a día de hoy? Pues eso disiparemos en el siguiente análisis de Praetorians HD Remaster para PlayStation 4.

Podremos seleccionar las tropas por legiones, en conjunto o en macros como si jugásemos en PC.

Desde el menú principal podemos olfatear que el trabajo realizado no homenajea el producto original al nivel que este se merece. En cuanto a las novedades que incorpora, la principal es su adaptación a resoluciones actuales pero, más allá de este agregado no encontramos grandes cambios que mejoren la experiencia de juego. Todo lo contrario. Al recorrer los ajustes de vídeo, vemos que las opciones son más acotadas que la versión del 2003 y, la posibilidad de crear varios perfiles ya no existe. Los textos, tanto en título como en descripciones, son más pequeños y no nos permiten personalizarlos. Además, los tiempos de carga, aunque no generen ningún problema significativo, son más extensos.

Una vez dentro del juego podemos observar que la estructura de la interfaz se mantiene casi intacta. El único elemento que varía su posición es el área que contiene las estadísticas generales de nuestra partida. En ella podemos ver la cantidad de tropas que disponemos, el número de bajas enemigas, propias y los puntos de honor. Resulta raro que este elemento de índole general forme parte del elemento central de la interfaz, donde se ofrecen los detalles de cada tropa.

Más allá de algún cambio estético conserva el orden del original, aunque reduciendo el tamaño de todos los elementos en pantalla. Podría parecer una nimiedad señalar estas diferencias entre ambas versiones pero para un videojuego de este tipo no lo son. Más que enfocarse en la definición de texturas en los juegos de RTS, lo verdaderamente importante es el rápido reconocimiento de lo que ocurre frente a nuestros ojos. Distinguir en un segundo diferentes tropas y las variantes que ofrecen para poder modificar la estrategia en vivo, es lo que convierte una experiencia de juego placentera en un dolor de cabeza.

En Praetorians no construimos bases para crear unidades, tendremos que invadir poblados para engordar nuestros ejércitos.

El trabajo de una Remasterización consiste re-presentarnos un producto conservando su esencia, ajustando posibles defectos y detectando los puntos fuertes del mismo para poder potenciarlos y alcanzar una mejor obra. En este caso volver a la obra original, disponible en Steam, deja al descubierto los fallos de este Remaster que se concentra solo en mejorar la calidad visual sin tener en cuenta la manera de jugar, ni las características del género.

Al comparar ambas, la versión de 2003 se encuentra unos escalones por encima. Posee una clara distinción de las tropas y el traslado por el mapa resulta mas suave. En el apartado técnico el juego cumple con lo mínimo que se espera en una versión de estas características, sin deslumbrar en ningún momento.

Praetorians es un juego con muy buenas ideas, aún tanto tiempo después de su lanzamiento y, si bien existen diferencias obvias con los referentes actuales del género, es perfectamente disfrutable a día de hoy en ambas versiones. El videojuego nos permite controlar a los ejércitos de Roma, Egipto y los bárbaros. Si jugaste en su momento a títulos como Age of Empires todo te sonará medianamente familiar. Desde aquello que ves en pantalla hasta la manera como se desarrolla el juego conserva lo visto en otros juegos del género, sin embargo, en su simpleza se esconden aspectos que otorgan profundidad a su propuesta jugable y lo hacen una obra particular.

análisis de Praetorians HD Remaster para PlayStation 4
Si algún elemento del mapa bloquea la visión de nuestras unidades, se resaltarán de color verde. Es uno de tantos recursos para disipar la confusión.

La primera diferencia destacable es que manejamos grupos de tropas organizadas según sus capacidades y rango dentro del ejército en vez de unidades individuales. La cantidad de tropas que podamos sumar a nuestras filas está directamente vinculada con el número de habitantes que componen el poblado.

En Praetorians no creamos tropas, reclutamos habitantes y los sumamos a nuestras filas, lo que implica que debemos conquistar el poblado en el que viven. Para esto tenemos que acabar con las tropas enemigas y luego destruir la Guarnición existente. Una vez lo logremos, habremos obligado al jefe a dar la cara y, al matarlo, podremos crear una guarnición propia, con un tipo de unidad en particular.

Pyro Studios le dio valor a los distintos rangos dentro del ejército, más allá de su fortalezas y debilidades. Cada unidad cumple un rol en el campo de batalla y, dependiendo de su rango puede realizar una acción específica. Pero aún no hemos conquistado el poblado. Al asesinar al jefe anterior el pueblo queda huérfano y debemos restablecer el orden. Ya sea con un centurión, un jefe de tribu o un oficial egipcio, definiremos al nuevo líder. Recién al ingresar esta unidad en el poblado podremos empezar a reclutar cualquier tipo de tropa, siempre y cuando contemos con la población y puntos de honor necesarios para realizar esta acción. Por lo tanto, no creamos soldados con recursos minerales ni producimos el nacimiento de tropas en cuestión de segundos por arte de magia; lo que determinará el número de nuestras tropas es la cantidad de personas existentes en el poblado.

La Banda Sonora vuelve a estar al cargo de Mateo Pacual, el cual ya hizo una labor encomiable con Commandos.

Las estrategias tienen capas

Apoderarnos de fortalezas enemigas puede convertirse en una verdadera pesadilla si no coordinamos con precisión nuestras fuerzas. Se echa en falta una actualización del mini mapa, que resulta bastante complicado de leer tal y como está. Pide a gritos un rediseño de los botones e iconos en pantalla, repensar sus tamaños, colores y formas para mejorar su legibilidad. Desde los utilizados para distinguir a las tropas entre sí, hasta los correspondientes a la pestañas de acciones, habilidades y construcción. Kalypso Media confunde en términos conceptuales, que elementos eran necesarios retocar para mejorar la experiencia de juego sin alterarla. Sin embargo, con estas deudas sobre sus espaldas, Praetorians HD Remaster es un juego difícilmente disfrutable en cualquiera de sus dos versiones (PC y consolas).

Análisis de Praetorians HD Remaster para PlayStation 4
Añorando la versión de 2003
Praetorians siempre será un clásico y toda una curiosidad jugable dentro del campo de los RTS. Esta conversión de su remaster a PlayStation 4 es chapucera a muchos niveles, dejándonos un mal sabor de boca que perdurará meses.
Cunde
Jugar a Praetorians fuera de PC es todo un hito.
La Banda Sonora sigue sonando como los ángeles.
Trazas jugables que siguen sintiéndose frescas.
No Cunde
Gráficamente no soporta la carga de los años.
La adaptación al mando de PS4 es atroz.
Ralentizaciones y bugs molestos.
5
Roma, derrotada