Análisis de Salt And Sanctuary para PC

El análisis de Salt And Sanctuary que estabais esperando ya ha llegado, cobrándose más de una víctima por el camino. No podía ser de otra forma. GuiltyBit busca redactores, por cierto…

Sudor y lágrimas. Básicamente eso es lo que me ha costado hacer este análisis de Salt And Sanctuary. Ska Studios se ha inspirado demasiado bien en la saga Dark Souls y nos ha servido un juego difícil, complejo, retorcido y terriblemente adictivo como ya se intuía en su trailer de presentación. Un juego terroríficamente bonito, completamente dibujado a mano y con una profundidad en la parte jugable digna de grandes estudios.

análisis de salt and sanctuary

Pero bueno, no echemos más sal a las heridas y empecemos con el análisis de Salt And Sanctuary. Para empezar, y para evitar comentarios, Ska Studios reconoce abiertamente su inspiración. Los elementos de la saga de From Software aparecen de forma consciente. Habrá quien quiera desacreditar el juego por no ser totalmente original, pero no entraremos en eso. El mérito de adaptar una serie de mecánica a un juego de plataformas en 2D y conseguir que funcionen es enorme. Además, el estudio está formado por dos personas que cargan con la mayor parte del trabajo.

Y que una cosa no se nos escape, Salt And Sanctuary añade detalles propios que le dan mucha más vida al juego. Sin olvidar el sutil humor desde la misma pantalla de elección de personajes. A los habituales magos, paladines, caballeros y ladrones se nos unen el pobre y el cocinero como clases a elegir. Cada uno con sus propias características a la hora de enfrentar la batalla. Y su propia dificultad, que puede ser mucha, mucha más o una barbaridad, depende. Lo mejor es que se notan las diferencias entre un personaje y otro, por lo que el factor rejugabilidad gana bastante.

¿Es divertido que sea tan difícil?

Sí. Siempre y cuando entiendas que vas a morir entre mil millones e infinitas veces. Y no vas a poder hacer nada por impedirlo. Te van a matar los enemigos, los bosses y te vas a morir con la caída más tonta que te puedas imaginar. Realmente, el juego te da suficientes herramientas para que seas capaz de superar todos los obstáculos. Lo único que tienes que poner de tu parte, además de un poco de habilidad, es paciencia. No es un hack ‘n’ slash ni un ARPG al estilo Diablo.

análisis de salt and sanctuary

Bloquear, esquivar o retroceder son mecánicas totalmente válidas. Usar con cabeza las armas, armaduras, anillos o amuletos, también. No siempre la espada más grande es la más adecuada para avanzar. Algunos enemigos necesitarán que seas más rápido que fuerte o más escurridizo que resistente. Puedes recurrir a alguna de las guías disponibles en internet o ir probando. Te aseguro que de las dos maneras vas a pasar un mal buen rato. Que una cosa es saber lo que tienes que hacer y otra muy diferente conseguir hacerlo.

Para mí, después de tanto tiempo y tantos juegos, la mejor sensación que me queda después de hacer este análisis de Salt And Sanctuary es que este juego no se va a quedar en un rincón olvidado. Quizás no le dedicaré centenares de horas, pero es un juego que se presta a ser retomado. Probando otros caminos, otras opciones de las tantas que ofrece. Aunque el juego y la historia será la misma, excepto el final, la manera de llegar puede cambiar radicalmente. Y eso se agradece. Además, el juego completo no es excesivamente largo. Unas veinte horas se me antoja como un duración acertada.

Una influencia que no pesa, pero lo sostiene

¿Es tan Dark Souls como parece? Sí, en su esencia. Sus escenarios interconectados, sus jefes finales monstruosos, su dificultad constante y acechante. El sistema de guardado en hogueras, aunque aquí son santuarios. La pérdida de sal cada vez que nos matan y que podremos recuperar si matamos a nuestro asesino. Son un buen montón de elementos que coinciden. Nadie lo niega ni lo pretende esconder. Lo bueno es lo bien que se adapta a las dos dimensiones y al “plataformeo”.

análisis de salt and sanctuary

Y qué decir de los añadidos como los santuarios. Además de guardar nuestro avance, subir de nivel y mejorar a nuestro personaje, podremos hacer ofrendas a nuestro credo. De esta manera obtendremos los servicios de un herrero, un clérigo, un líder, un alquimista, un mercader o un mago. Cada uno de los santuarios convertidos a nuestro credo, podrá albergar hasta cuatro NPC’s que nos ofrecerán sus servicios y un beneficio permanente a la zona. Mejor defensa, mejor ataque, más oro o mayor resistencia a la magia son algunos de los bonus que nos darán nuestros amigos.

Poder viajar de uno a otro también será más que interesante una vez hayamos avanzado bastante en el juego. En más de una ocasión necesitaremos visitar algún otro lugar o comprar un objeto específico. Repartir las ofrendas será vital para tener recursos suficientes en cualquier momento. Lo malo, aunque esto no será nuevo para la mayoría, es que cada visita hará que reaparezcan todos los monstruos que hayamos matado. Más sal y oro para nuestras arcas, siempre y cuando no nos maten a nosotros. Cosa harto probable por otro lado.

Una delicia audiovisual, sin duda alguna

He dejado para el final de este análisis de Salt And Sanctuary la parte que más me ha sorprendido del juego. Y es que es una auténtica maravilla para los ojos y para los oídos. Sobre todo si tienes en cuenta cómo está hecho y con qué recursos. Si a eso le sumamos todo lo bueno que hemos visto antes, nos queda un título maravilloso. Difícil, complejo, con muchas opciones en el aspecto jugable, con una historia completa y con bastante humor. A pesar de su aspecto tétrico y deprimente. A pesar de lo que te hace sufrir. Un juego que, a pesar de todo, me deja con una sonrisa en la cara.

Análisis de Salt And Sanctuary para PC
POSITIVOSUn espectáculo visual dibujado a manoEnormes posibilidades de personalizaciónJugabilidad excepcional, a pesar de la dificultad
NEGATIVOSSinceramente, no se me ocurre ninguno
9Nota Final
GRÁFICOS9
SONIDO9
HISTORIA8.5
JUGABILIDAD9.5
Puntuación de los lectores 3 Votos
7.7