Análisis de Shiness: The Lightning Kingdom para PlayStation 4

Hoy nos da por traeros el análisis de Shiness: The Lightning Kingdom. Un juego realmente bonito, que sabe hasta dónde puede llegar pero que no se amilana ante nadie.

Cuando nos llega un juego como este a la redacción, la verdad es que los ojitos nos hacen chiribitas. Pero de verdad de la buena. Como veréis en este análisis de Shiness: The Lightning Kingdom, algunos de los motivos son el mimo, las ganas y el buen hacer que tienen los estudios más pequeños. Y es que no todo en esta vida tiene que ser, o retro o triple A.

Enigame nos trae este título que podríamos calificar de ARPG, aunque con salvedades. Un juego que nos demuestra que las cosas pueden salir bien pese a las limitaciones. Y que pese a que algunas cosas no terminan de estar pulidas al cien por cien, merece la pena jugarlo y disfrutar con él.

Shiness: The Lightning Kingdom es una mezcla de muchas cosas. Gráficamente los escenario recuerdan mucho a juegos como Banjo & Kazooie, pero en el buen sentido de la palabra. Los personajes son bastante originales aunque tienen un toque muy manda europeo. Pero la jugabilidad es lo que más cuesta de encasillar.

Un juego difícil de encasillar

Vamos a ir directos al meollo de la cuestión: la jugabilidad. Como os he dicho, la verdad es que cuesta bastante saber dónde poner este juego dentro de los géneros de rol que hay pululando por ahí.

El primero que se nos viene a la cabeza es el subgénero de acción, y nada más pillarlo sabréis por qué. En Shiness: The Ligthning Kingdom tendremos la posibilidad de manejar a varios personajes. Cada uno de ellos tendrá una habilidad que le permitirá acceder a determinados sitios y, por supuesto, resolver algunos puzles.

No os esperéis plataformas al estilo Mario en 3D, o similares. Son mucho más sencillas y básicamente sirven para hacernos ir de un lado para otro a explorar hasta el último rincón del mapa.

Los puzles tampoco es que sean precisamente el no va más de la imaginación. Pero hay que reconocer, que conforme se añaden personajes al equipo, estos se van complicando un poco. Y lo mejor de todo es que nadie te dice lo que tienes o puedes hacer. Simplemente tienes que descubrirlo tú mismo.

Algo tan simple como esto es muy de agradecer. No porque uno sea masoquista y tenga ganas de que le jodan la vida con puzles imposibles. Más bien porque estoy harto de que cada vez que haya un escollo en el camino, una estrella, una admiración o cualquier cosa similar me diga a dónde tengo que ir o qué botón tengo que tocar. Gracias Shiness por hacer que me desespere (de vez en cuando).

Combates con un estilo único…

Estos dos elementos de la jugabilidad son bastante encasillables, por así decirlo. Sin embargo el combate es harina de otro costal. Las batallas no son aleatorios. Comienzan cuando tocamos a un enemigo y se desarrollan en tiempo real.

En cuanto comienza una lucha se crea el escenario justo en el mismo sitio en el que estamos del mapa. Un área circular nos rodeará y allí dentro tendrá lugar una serie de combates de uno contra uno. Quizás lo más parecido a esto que hay ahora mismo es la saga Tales of. Sin embargo, quitando el aspecto, poco más hay de similar en Shiness.

Podríamos decir que más allá de ser frenético como en la saga Tales of que os he dicho, o por turnos como en un MMO o como en Persona 5, son más del estilo Arcade. Un par de botones para ataques (puños y patadas) y unos para las habilidades especiales.

Estas habilidades especiales se aprenden y asignan conforme avanzamos en la historia. Además, se dividen en los elementos básicos de un juego con afinidades, como la tierra, el agua o el viento. Si alguna no nos viene demasiado bien en un momento, podemos cambiar de personaje a otro del grupo y usar las suyas.

Además, también podremos darles habilidades de apoyo a los aliados y configurarlas como si de un gambit de Final Fantasy XII se tratase. Por ejemplo, dar apoyo curativo cuando el aliado en combate piedra X puntos de vida. O darle energía elemental si lo necesita. Hay una gran variedad de comandos que se van desbloqueando durante la partida y suelen ser de mucha ayuda.

… pero no se hace experto en nada.

Pese a todos los elementos que tiene una batalla de Shiness, la verdad es que el sistema se queda a medias. El estilo arcade está bien pero no ofrece ataques o estrategia en profundidad. Más allá de esquivar o contraatacar en determinados momentos, no hay grandes elementos o combinaciones de botones.

Las magias tampoco llegan a ser ni espectaculares ni variadas. Cada elemento tiene su estilo, pero aún así, son muy simples. Y los comandos de apoyo, pese a tener muchas posibilidades, no nos resuelven la vida en combate.

La combinación de elementos es bastante buena. Y seguramente, con un poco más de presupuesto habría sido de leyenda. Sin embargo, estamos ante un indie que ha sabido exprimir al máximo sus posibilidades. Y esto es de alabar. Pero por desgracia, cuando llevas un rato combatiendo, al final hay algo que te sabe a poco.

No se trata de que sea algo repetitivo. No van por ahí los tiros. Es más bien la sensación de quedarse a medias tras ver un menú de personaje tan aparentemente complicado y que luego queda en algo anecdótico.

Pese a ello, los combates en Shiness se disfrutan, y mucho. Cuesta pillarles un poco el tranquillo, pero una vez que te acostumbras, empiezas a verle los entresijos del sistema.

Análisis de Shiness: The Lightning Kingdom, conclusiones

No podemos decir que Shiness sea un grandísimo juego de sobresaliente. Sin embargo, sí que es una gran promesa por parte de los chicos de Enigame y una gran esperanza para los futuros trabajos que nos vayan a traer.

Es un juego con carisma, con acción y que sabe exprimir todo lo que ofrece. Quizás a veces hasta demasiado. Tiene un apartado gráfico bastante bueno y un sistema de combate que nos tiene entretenidos mucho tiempo.

Peca en la poca profundidad de este, pese a los estilos que mezcla, y en tener una banda sonora con unas melodías demasiado repetitivas. Al final hasta se hacen un poco cansinas y todo.

Su duración es más que aceptable para el estilo y la historia es algo simple y directa. Quizás es porque se basa en un cómic francés y que es allí donde se dedican a presentar a los personajes y mostrarnos la faceta que nos falta. Pero aún así, yo la echo de menos en el juego.

Con todo ello, vuelvo a repetir lo que dije casi al principio. Shiness: The Lightning Kingdom es un juego que se disfruta. Desborda mimo y cariño por parte de los desarrolladores. Y esto hace que un triple A no tenga nada que envidiarle al resultado final.

Si te gustan los ARPG y quieres probar un estilo nuevo, con una ambientación bastante peculiar y con un sistema de batalla que arriesga algo, dale a Shiness. No te arrepentirás.

Análisis de Shiness: The Lightning Kingdom para PlayStation 4
Realmente vistoso y bonitoUn sistema de combate con elementos muy diferentes y que apuesta por algo nuevo
La música se hace repetitivaLos escenarios son pequeñosEl combate no es tan complejo como parece y a veces se queda a medias
7.5Nota Final
Gráficos8
Banda Sonora6.5
Jugabilidad7.8
Historia7.5
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0