Análisis de Shoppe Keep para pc

Si la idea de gestionar una tienda y aporrear a los ladrones os gusta, tomad asiento. Este análisis de Shoppe Keep os podría abrir las puertas al paraíso.

Describir este simulador indie con sabor a RPG es difícil. Aunque para mi es el juego de las segundas oportunidades. La primera vez que lo probé, hace tiempo, era un mar de errores y lo dejé. En esta ocasión toca traeros el análisis de Shoppe Keep en lo que ha sido nuestro segundo encuentro.

Culpables, no me duele decir que nos hemos vuelto a ver las caras este indie y yo. La experiencia ha sido buena, entretenida y me ha generado cierto “vicio”. Ciertas ganas de volver a jugarlo con más paciencia. Pero eso si, os deben gustar los simuladores, así como los RPG.

Mesa aquí mesa allá, maquíllame maquíllame

Shoppe Keep es un juego en el que encarnamos el papel de un vendedor. Gestionaremos la tienda, los productos que vendemos y sobretodo los precios. Abriremos las puertas por la mañana y al caer la noche nos tocará remodelar la tienda.

Si, exactamente como lo oís. Una mesa aquí, una estantería allá, un florero por aquí para que todo sea más mono, etc. Por supuesto también aprovecharemos la noche para reponer todo lo que falte. Eso si, cuidado, porque de adorno en adorno se va el dinero volando. Os lo digo yo, que he rozado la quiebra varias veces.

Es un gustazo saber que podemos decorar a nuestro antojo el negocio. Además, contamos con 2 ampliaciones de espacio que nos alegran el día cuando las desbloqueamos. Porque no nos engañemos, el efecto “síndrome de diógenes” que provocan los juegos, existe en Shoppe Keep. Sólo que al revés. La tienda, cuanto más llena de todo tipo de objetos, mejor. Que no falte de nada, no sea que aparezca un señor pidiendo un calcetín y no tengamos.

Lo mejor de todo llega cuando obtenemos suficientes puntos de habilidad y nos abrimos una taberna. O en su defecto un jardín trasero donde cultivaremos hierba, entre otros. Y no, no me habéis malinterpretado. Ha sido bastante curioso ver a todos los ciudadanos campar plácidamente por el pueblo con una plantita en sus manos.

análisis de shoppe keep

Ventas, ventas y más ventas

Nuestra principal preocupación será ganar dinero. Pero para ello, como buen simulador que es este juego, deberemos administrar bien nuestra tienda. Y os aseguro que no es del todo fácil. Los clientes son muy exigentes y si no encuentran lo que quieren se marcharán. Por no hablar de que si consideran que nos hemos pasado con el precio, nos tirarán las cosas al suelo.

Habrán objetos que sólo querrán comprar en ciertas estaciones del año. Para ello tendremos un cartel que nos indicará cuales son los que más piden los clientes. Una ayudita no viene mal para saber qué comprar y qué no para ponerlo en la tienda.

Además, tendremos que cumplir con ciertas misiones que nos aportarán puntos de experiencia si las completamos. Con estos puntos os explicaré más tarde qué se puede hacer. Pero os aseguro que os salvarán la vida, y la tienda, constantemente. Por no hablar de la posibilidad de desbloquear nuevas estanterías que nos ofrecerán cierta comodidad.

La labor de reponer constantemente el stock de todo es bastante pesada. Sin embargo existe una máquina que nos salvará la vida. Una especia de robotito volador que repondrá todo lo que le pidamos por nosotros. Una gozada, de verdad. El cielo se abre ante nosotros cuando conseguimos desbloquearla.

Sea como sea, no intentéis buscar un orden en vuestra tienda. No hay manera. Quizás sea este el punto en que encontramos un poco de “aventuras” y “acción”. Hacer posible el orden en una tienda llena de síndrome de diógenes. Si puedo acumular 100 pociones, para qué voy a comprar sólo 10 para vender.

Te contamos un poquito más de Shoppe Keep en la siguiente página

1 2
No Hay Más Artículos