Análisis de Snake Pass para PC

En este análisis de Snake Pass para PC vamos a descubrir varias cosas, como que no todos los mundos en 3D son una buena idea. Y que no todas las buenas ideas dan buenos resultados.

Si el narratrivia del que os hablé hace poco os lo recomendaba a pesar de sus gráficos y sonido, con el análisis de Snake Pass hago todo lo contrario. Es visualmente muy llamativo y más que correcto en el apartado sonoro, pero también un completo desastre a nivel de jugabilidad. Y ahí se va toda la diversión. Sumo Digital no ha hecho un juego difícil. Sólo ha diseñado un control tosco y una cámara incómoda.

análisis de Snake Pass

Ahí está Doodle chupando cámara…

Pero empecemos por el principio. Snake Pass nos pone en la piel, antes de que la mude, de Noodle, una simpática serpiente. Sin explicación alguna ni introducción que nos ponga al día, Doodle despierta a Noodle. Algo pasa y ella es la encargada de solucionar el problema. No sabemos ni cómo ni por qué, pero allá vamos. A salvar Haven Tor de cualquiera que sea el desastre que lo amenaza. Eso es fe y lo demás son tonterías.

Por si sirve de algo, Doodle es un pequeño pajarillo que nos hará a la vez de guía y ayudante. Aunque, siendo sinceros, guía poco y ayuda menos, pero ahí está. Gracias al Unreal Engine 4, el mundo de Snake Pass es realmente llamativo y está bien animado. Más aún el cuerpo de Noodle, que es una delicia cuando responde a las órdenes. Pero, por desgracia, no es en absoluto suficiente para compensar los fallos del juego

Reinventar la rueda y acabar con un melón

Darle una vuelta de tuerca a un género tan clásico como las plataformas no es nada sencillo. Es innegable que Snake Pass es muy ambicioso en este aspecto, pero creo que falla en lo principal. Desde mi punto de vista, un mundo en tres dimensiones nunca será cómodo para superar obstáculos. Da igual que sea saltando o reptando, como es el caso. Si a eso le añadimos una cámara que nunca se coloca por si sola en el sitio adecuado, combo definitivo.

análisis de Snake PassTampoco me las voy a dar de jugador experto, true gamer o algo así. De hecho, la primera toma de contacto para hacer este análisis de Snake Pass fue muy positiva. A pesar del inicio tan frío que tiene, los primeros compases son muy divertidos. En apenas diez minutos ya tienes claro los controles y lo que tienes que hacer para avanzar. En los diez siguientes consigues dominar un poco más a Noodle e incluso te aventuras a buscar todos los coleccionables del primer nivel. Las sensaciones no pueden ser mejores. Un juego bonito, con una idea muy original y que consigue ser divertido. ¡JA! Has caído en la trampa.

1 2