análisis de Snowrunner

Análisis de SnowRunner para PlayStation 4 – La dura vida del camionero

¿Os acordáis del mítico Cañonero de Los Simpsons? Pues nos habría venido de perlas mientras realizábamos nuestro análisis de SnowRunner.

Si estáis algo aburridos de los típicos juegos de carreras, o buscáis otro tipo de desafío en los simuladores de conducción, no dejéis de leer nuestro análisis de Snowrunner para PlayStation 4. Eso sí, no esperéis aquí tranquilos paseos o altas velocidades. Como vais a poder comprobar, este título va a requerir de toda nuestra pericia y paciencia mientras recorremos los más abruptos terrenos, y sufrimos como si de un Dark Souls se tratara.

Reconozco que salvo un par de excepciones, no soy especialmente fan de los juegos de coches. Aunque me gustan y lo paso bien con ellos, no les suelo dedicar mucho tiempo. Pero cuando he probado el nuevo trabajo de Saber Interactive, me he enganchado sin remedio. Es probable que sea debido a su elevada dificultad, la cual pese a que pueda ponernos de los nervios de manera comparable a la obra de Miyazaki, también nos otorga una enorme satisfacción cuando conseguimos hacer bien las cosas.

Porque SnowRunner es así. No pretende ponernos las cosas fáciles ni llevarnos de la mano, sino que aprendamos sobre la marcha lo que puede significar ser camionero, y las penurias por las que a veces pasan. Por ello en no pocas ocasiones, juraremos a dioses en los que ni creemos cuando nuestro vehículo se quede irremediablemente atascado en un barrizal, o vuelque por completo. Pero si conseguimos superar tan dramáticas situaciones, nos sentiremos totalmente realizados, como cuando terminamos con algún poderoso jefe de la saga Souls.

análisis de SnowRunner
Comienza nuestra nueva vida de camioneros

Si algo no está roto, no lo arregles

Esta nueva entrega del simulador puede parecer algo continuista respecto a su predecesor, pero llega con no pocas novedades. Más cantidad de camiones, la posibilidad de customizarlos, un terreno de mayor envergadura, nuevos tipos de encargos, y sobre todo la aparición de terreno nevado. Por si no teníamos ya bastante con el agua o el barro.

Al principio al no conocernos las rutas o el estado del terreno, a buen seguro terminamos atascados en cualquier lodazal. Ahí nos tocará tirar nuestra habilidad al volante si queremos continuar. Usar el cabrestante, utilizar una marcha más baja, o activar la tracción total, serán algunas de las posibles soluciones. Pero con el tiempo aprenderemos los caminos, y qué máquina nos vendrá mejor en cada momento. No es mala idea explorar primero con algún coche más manejable, para ver las dificultades que nos esperan y así escoger cuidadosamente el trayecto.

No será raro que nos atasquemos en el barro

Camionero, camionero

Así pues nuestro cometido será el de ponernos al volante de estos gigantescos monstruos, para cumplir con los múltiples encargos disponibles a lo largo de sus 30 kilómetros cuadrados. Estos no son muy diferentes, pero aún así los hay de varios tipos. El más obvio será transportar mercancías como madera, cemento o gasolina, teniendo que ir a buscarlas primero a algún almacén o aserradero. Pero en ocasiones encontraremos remolques u otros vehículos medio hundidos y nos tocará rescatarlos, o nos tocará utilizar la grúa para cargar materiales.

Para realizar estas tareas, al comienzo no tendremos mucho donde escoger. Según vayamos completando misiones, ganaremos tanto experiencia como dinero. Con la primera subiremos nuestro rango de conductor, lo que servirá para desbloquear nuevos trabajos y más camiones, hasta un total de 40. Y con nuestras ganancias podremos hacernos con cualquiera de ellos, así como también vender los que no utilicemos. Por supuesto todos serán diferentes, y cada uno será mejor en unas situaciones u otras. No es lo mismo una camioneta que un todoterreno o un vehículo pesado.

análisis de SnowRunner
Conducir estas bestias campo a través no será nada fácil

Creando al monstruo

Por ello será de vital importancia elegir el modelo de automóvil en función del trabajo a realizar. Algunos podrán transportar mayor carga y peso, otros podrán moverse a través de varios tipos de terreno, y algunos serán mejores para remolcar vehículos hundidos. Lo bueno, es que tenemos la posibilidad de personalizar todos con múltiples con mejoras como acoplar una grúa, escoger diferentes tipos de ruedas o cambiar la suspensión.

Estas actualizaciones no estarán disponibles desde el principio. La mayoría las encontraremos repartidas por los distintos escenarios. Pese a que podemos localizarlas a base de explorar, el mejor modo de hacerlo será con los Observatorios. Al igual que en títulos como Far Cry o Assassin’s Creed, si conseguimos llegar hasta estas torres, nos desvelarán los puntos importantes del mapa. No sólo las mejoras, sino también otros lugares de interés como nuevas misiones o vehículos.

análisis de SnowRunner
Escoger bien el vehículo es muy importante si no queremos acabar así

Turismo rural

Existen tres regiones distintas que son Michigan, Alaska y Taymir. Cada una de ellas cuenta con otros cuatro mapas propios, conformando como ya hemos dicho, unos 30 kilómetros cuadrados de extensión. Comparados con los más o menos 9 de la anterior entrega, tenemos mucha más variedad de carreteras y caminos por los que conducir.

Obviamente cada lugar cuenta con sus propios ecosistemas y dificultades. En Michigan predominan las lluvias, el barro y los pantanos. El hielo y la nieve copan casi la totalidad de Alaska, consiguiendo incluso que nuestro vehículo se hunda hasta el techo. Y por último en la localidad rusa de Taymur, tendremos espesos bosques y más agua de la que nos gustaría. Eso sí, lo que va a ser común en todos ellos es lo mal que lo vamos a pasar.

Tendremos hasta 11 mapas distintos, divididos entre las tres regiones existentes

Gráficos y sonido

Gráficamente estamos ante un título bonito a la vista y bastante sólido, pese a presentar algo de popping en varias ocasiones. Los diferentes escenarios lucen muy bien, y poseen climatología cambiante, además de ciclos de día y noche. Pero donde SnowRunner da el Do de pecho es en la recreación de los diferentes elementos como el agua, barro o nieve. Es una delicia visual observar como nuestro vehículo se atasca en el lodo, o se hunde en cualquier río.

Pero esos efectos no serían nada, si no fuesen acompañados por unas físicas increíblemente realistas. Es sencillamente espectacular lo diferenciados que están los camiones a la hora de interactuar con el entorno. Peso, manejo, velocidad… Todo se nota a la hora de rodar por los distintos tipos de caminos o carreteras. De hecho con algunos de ellos, nos será imposible avanzar en determinados terrenos si no cuentan con accesorios concretos. El cabestrante va a ser vuestro mejor amigo sin duda.

Por otro lado su apartado sonoro, está claramente enfocado en los vehículos y la naturaleza. Es cierto que en ocasiones escucharemos algo de rock ambiental o country, pero será casi testimonial. El sonido principal se lo llevan los motores, los neumáticos resbalando por el barro, la palanca de cambios, o el correr del agua en los ríos. Todos ellos muy realistas y naturales, y que ayudan a la inmersión.

análisis de SnowRunner
Hasta hundidos en el agua, disfrutamos de sus paisajes

¿Nos atrevemos?

En conclusión, estamos ante un título de conducción exigente y con una curva de aprendizaje dura, pero que compensa con el tiempo. La sensación de conducir estas enormes máquinas y sobre todo el surcar barro o nieve, es increíblemente realista. La pega es que no será del gusto de todo el mundo, pero si eres fan de simuladores en general, y de conducción en especial, te va a encantar.

Allons-y!

Análisis de SnowRunner para PlayStation 4 – La dura vida del camionero
Conclusiones
Estamos ante un título algo continuista, pero con suficientes novedades como para contentar a los fans. Nuevos tipos de misiones, una extensión tres veces mayor, la inclusión de nieve, vehículos y la personalización de los mismos, son contenido más que de sobra para esta secuela. Eso sí, pondrá a prueba nuestros nervios.
Nos gusta
Sus físicas son increíbles
La sensación de simulación está muy lograda
Puede llegar a resultar muy satisfactorio
A mejorar
Poca variedad de misiones
Algún fallo gráfico puntual
Sólo para un público específico
7.4
Conductor de primera