Lo moderno está bien pero lo retro nunca pasa de moda, por ello los fans del action RPG clásico no pueden dejar de leer nuestro análisis de Sparklite.

La época de los 16 bits nos dejó grandes títulos como Illusion of Time, Soleil, Terranigma o Legend of Zelda: A Link to the Past. Todos ellos con el nexo común de ser aventuras de fantasía con combates en tiempo real, sencillos pero divertidos. Y como con el tiempo todo vuelve, últimamente los estudios independientes se han lanzado a crear obras de corte similar, las cuales han tenido muy buena acogida, como ha demostrado Moonlighter por ejemplo. Pues con algo menos de ambición, eso mismo os espera hoy en nuestro análisis de Sparklite.

Los que han querido que nos rememoremos con algo de nostalgia los viejos tiempos, son el estudio Red Blue Games. Este pequeño equipo ha querido homenajear las aventuras clásicas que disfrutábamos en nuestras Súper Nintendo o Mega Drive. Aunque no consiguieron crear un trabajo tan redondo como los antes citados, lograron un juego divertido y que engancha hasta que se finaliza. Eso sí, no está exento de algunos ligeros problemillas. Pero vamos por partes.

análisis de Sparklite

Comienza la aventura

Argumento típico

Lo primero que debemos recalcar es que su jugabilidad es sencilla, al igual que lo visto en los títulos de antaño. Golpe y esquiva para enfrentarnos a los enemigos, sumado al uso de algunos artilugios. Estos nos sirven tanto para atacar, como para acceder a zonas inalcanzables de otro modo. Vamos, similar a lo visto en los juegos de la saga Zelda. Aunque a diferencia de en aquella y gracias a la tecnología actual, también han aprovechado para dotar a su trabajo de un diseño de escenarios procedural. Esto hace que estemos también ante un roguelike.

A razón de este hecho, llega el primero de sus pequeños defectos, el cual no es otro que lo repetitivo de su propuesta. Para explicar el motivo me voy a remitir primero al argumento de la obra. En él, nuestra protagonista llamada Ada, llega a un lugar denominado Geodia. Tras un accidente con nuestra aeronave y un fallido combate contra el primer boss del juego, somos rescatados por los habitantes de la ciudad de las nubes. Allí se nos explica que el Sparklite es la fuerza vital de este mundo y lo que mantiene en el cielo al pueblo.

Un villano conocido como el Barón, planea extraer este material del planeta para sus maléficos planes. Para ello utiliza a los Titanes, los cuales son enormes y contaminantes máquinas de guerra, que extraen este valioso mineral. Esto está desequilibrando el orden natural de el mundo, y explica el porqué de los cambios aleatorios del escenario. Por supuesto nuestro objetivo, será frenar las excavaciones que tienen lugar en cada región del planeta, para evitar así el fin de Geodia.

análisis de Sparklite

Nos tocará acabar con los planes del malvado Barón

Paseos regulares

Pensaréis que gracias a que no tendremos dos mapas iguales, no habrá dos travesías iguales. Esto es así a medias. En otros títulos similares como Moonlighter por ejemplo, cada vez que entrábamos en una mazmorra, esta se creaba también de manera procedural. Cada una de ellas era diferente tanto en recorrido como en sus distintas habitaciones, aunque con una estética similar. En Sparklite también cambia la forma del mapa, pero no sus segmentos. Me explico.

Si una porción de mapa posee por ejemplo un montículo en la parte derecha, un agujero en su centro y un tipo de enemigo, lo tendrá siempre igual. Puede que esta pieza de escenario aparezca en una esquina del mapa o en otra, pero lo hará de manera exacta. O sea que contendrá los mismos elementos y adversarios que cuando la visitamos por primera vez. Incluso si ya habíamos abierto algún cofre especial, este estará vacío. De este modo la sensación de repetición que suele darse con el tiempo en los roguelike, aquí llega mucho más rápido.

análisis de Sparklite

Una vez abramos este tipo de cofre, lo encontraremos vacío a pesar de que se genere un nuevo mapa aleatorio

Apartado jugable clásico y moderno

En cuanto a la jugabilidad propiamente dicha, ya hemos explicado que es sencilla. Nuestra arma principal es una llave inglesa, pero con el tiempo iremos encontrando nuevos artefactos como un arco, bombas teledirigidas o un aparato que nos encoge para acceder a lugares imposibles. En total tendremos seis de estos artilugios. También podremos encontrarnos por el camino otros objetos secundarios que nos ayudarán como potenciadores, minas o curaciones. A estas hemos de sumarle, las herramientas disponibles en un pequeño robot que nos acompaña. Aunque las habilidades de este no son de ataque, si no para resolver algunos sencillos puzles.

Al igual que en otros juegos del género, la estructura es cíclica. Cuando morimos, volvemos a la ciudad principal y de nuevo a empezar. Se generará un nuevo mapa, y nos quitarán lo que nos hayamos encontrado por el camino. Menos mal que no perderemos ni las habilidades adquiridas ni el Sparklite acumulado, el cual viene a ser la moneda del juego. Vamos, que morir no será tan doloroso como en Dead Cells por ejemplo.

Este cuartel general flotante, contiene unos pocos habitantes que nos ofrecerán mejoras para nuestro personaje. Por ejemplo el científico, nos permitirá construir las herramientas especiales si tenemos su diseño. El comerciante, nos regalará un objeto si nos pasamos por su tienda antes de cada nuevo viaje. Y sobre todo el centro de salud en el que aparecemos tras cada derrota, donde se nos dará la opción de ponerle diferentes parches a Ada.

análisis de Sparklite

Los habitantes de la ciudad nos ofrecerán varios servicios, como este taller para crear artefactos

Actualizando a Ada y la ciudad

Tendremos un espacio limitado para su colocación, por lo que en ocasiones no los podremos equiparnos todos. Estos van desde otorgar mayor daño a nuestra arma, sumar más fragmentos de corazón a nuestra vida o un mapa de la zona principal. Podremos juntar aquellos que sean iguales, creando así unos nuevos mejorados. Por ejemplo juntando dos piezas de cobre que nos añaden energía, lograremos una de plata que nos proporcionará una mayor cantidad de esta, pero ocupando el mismo espacio que una sola.

Todos los lugares de la ciudad podrán ser actualizados para un mejor servicio. El comerciante nos dará a elegir entre más y mejores objetos, podremos crear más mesas de trabajo en el taller para llevar más artefactos, y el centro de salud aumentará el espacio en el que colocar parches. De este modo conseguir Sparklite es lo más importante del juego. En cada nueva incursión deberemos conseguir la mayor cantidad posible de este preciado mineral antes de morir, para así mejorar cada apartado de la ciudad.

análisis de Sparklite

Aquí mejoraremos las estadísticas de Ada

Ataque a los titanes

De este modo, nos tocará recorrernos una y otra vez las mismas porciones de terreno en diferente orden, para así conseguir todo el botín posible. El mapa constará de cinco regiones diferentes con distintos enemigos y ambientaciones. En cada una de ellas habrá un Titán que actúa de jefe final de zona. Hasta que no acabemos con él, será imposible acceder a la siguiente comarca.

Hacerlo, otorgará a nuestro pequeño robot una nueva herramienta, gracias a la cual podremos desbloquear el paso a un sector inédito. Estos serán el mayor desafío del juego, pese a no ser realmente complicados. Realmente dudo mucho que os cuesten más de dos o tres intentos. Aún así son divertidos y con mecánicas diferenciadas.

Gráficos y sonido

Su apartado visual como no podía ser de otra manera, luce como en la época de 16 bits pero con una mayor fluidez y velocidad. Un juego pixel-art que nos hace recordar los mejores momentos pasados en nuestras Super Nintendo o Mega Drive, pero actualizados en lo artístico y técnico. Aún así en la versión de este análisis que he realizado en una Xbox One S, he sufrido algunas pequeñas ralentizaciones y bugs. Como dato curioso, en un momento en el que se terminó la batería de mi mando, el juego me pedía que encendiera de nuevo el Joy-Con.

Su apartado musical también se inspira en los títulos clásicos, con la lógica mejoría instrumental imposible de lograr en aquellos tiempos. En un par de ocasiones al escucharlas, me han venido a la cabeza los primeros compases de Illusion of Time. A ver, no llegan al nivel de aquellas inimitables melodías, pero cumple con nota. Por otro lado los personajes no poseen voz, únicamente subtítulos que se encontrarán en perfecto castellano.

Los gráficos son puro amor a los 16 bits

En definitiva estamos ante una obra con muchas similitudes con el genial Moonlighter tanto en lo estético, como en lo jugable. Eso sí se queda un peldaño por debajo de este sobre todo por ser más repetitivo. Tampoco vamos a descubrir la rueda, ya que todos los roguelike suelen sufrir ese mismo mal. Al menos en este caso no es tan exigente como Dead Cells o City of Brass, los cuales pese a su enorme calidad, pueden desanimar a más de uno dada su elevada dificultad. De todos modos los fans de las aventuras de siempre lo encontrarán muy divertido.

Allons-y!

Conclusiones
Los fans de los ARPG clásicos lo encontrarán muy atractivo y entretenido. Consigue enganchar pese a lo repetitivo de su propuesta. Aún así se queda algo por debajo de los actuales exponentes de un género, que cada vez está más saturado de títulos similares.
Nos gusta
Su toque clásico
Los Titanes
El sistema de mejora de Ada
A mejorar
Mapeado demasiado repetitivo
Argumento simple
Poca variedad en el combate
7.3
Análisis de Sparklite

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of