Los creadores de la saga Deponia nos llevan a un mundo donde la tecnología está a la orden del día. Descúbrelo en este análisis de State Of Mind para PlayStation 4.

Una sociedad distópica con exceso de población y pobreza, pero donde podremos escanear sólo con nuestra vista cualquier objeto y saberlo todo sobre él. Con toques cyberpunk y un soñador que aún cree en la salvación de la humanidad. Culpable, si la premisa te ha llamado la atención continua leyendo nuestro análisis de State Of Mind para PS4.

Los chicos de Daedalic Entertainment son expertos en la creación de aventuras gráficas. Los Pilares De La Tierra, Whispered World, Silence o Dead Synchronicity son buenas muestras de su habilidad en el género. Ahora nos invitan a un futuro donde impera el uso tecnológico. Quizá traten así de avisarnos de los problemas que nos puede traer el abuso de ello, y la pérdida de humanidad que parece conllevar.

análisis de State Of Mind

El diseño es algo minimalista

El futuro en Berlín

Aprovechando la nacionalidad del estudio, nos llevan a esta ciudad alemana en el año 2048 donde controlaremos a más de un personaje. Cada uno con su propia historia y que de una manera u otra se entrelazará con las de los demás. El primero con el que nos hacemos a los controles es Richard Nolan, un periodista en horas bajas. En sus buenos tiempos era un idealista que luchaba con fuerza por sus creencias, aunque ahora apenas mantiene su trabajo. Esto es un poco irónico ya que debido a su pasado es una especie de celebridad.

Su historia está contada de manera tranquila, con un ritmo algo lento, pero que nos deja ver mucho de su personalidad. Es una persona con la que resulta difícil empatizar puesto que es bastante arisco. Queda claro que no es el típico personaje que estamos acostumbrados a controlar. Pero también es cierto que eso lo hace más humano e interesante.

Además manejaremos a Adam, un individuo casi opuesto a Richard. Es mucho más abierto y amable, sobre todo en los momentos que comparte con su hijo. Ambos serán los protagonistas principales sobre los que recaerá el peso de la historia. En ocasiones estos ceden el testigo a otros personajes más secundarios, que se nota que sólo aparecen para hacer avanzar la trama. Posteriormente podremos cambiar entre todos cuando lo deseemos.

análisis de State Of Mind

Las elecciones se mostrarán en pantalla gracias a la tecnología que tenemos implantada

Género clásico con sabor moderno

Aunque sus creadores son conocidos por sus propuestas de un estilo más clásico, en esta ocasión se acercan de mayor modo a otras obras como Heavy Rain o el reciente Detroit Become Human. Con la cámara en tercera persona sobre el hombro del protagonista, deberemos estar muy atentos a todo lo que sucede en pantalla. Ya sea para buscar pistas por los escenarios, o para enterarnos de lo que está pasando. Esto puede ser de mucha importancia.

Sirva como ejemplo el inicio de la aventura. Después de observar el accidente que tiene Richard, nos despertaremos junto a un médico y este nos hará preguntas sobre lo vivido anteriormente. Está claro que no deberemos perder detalle. Excepto en ocasiones en las que no nos dejará avanzar sin haber cumplido algún objetivo concreto, el resto deberemos averiguarlo por nuestra cuenta. Aunque en la mayoría de ocasiones consistirá en encontrar todas las pistas disponibles por los escenarios.

análisis de State Of Mind

El diseño gráfico no gustará a todos

Hablar por hablar

En lo que si nos asiste el juego y que limita nuestras opciones, son los objetos con los que podremos interactuar. A estos se les ve a lo lejos marcados con un triángulo invertido, lo que nos indicará que podremos saber más acerca de ellos. En esta aventura no tendremos que portar objetos ni utilizarlos como en otras obras de la compañía.

Lo que mayormente haremos en nuestro periplo serán esas interacciones que ya hemos comentado, y mantener multitud de conversaciones con diferentes NPC´s.  Sí, tendremos también algunos puzles que resolver e incluso manejaremos algún dron y un pequeño robot. Pero todo esto será en menor medida y con baja dificultad. Cierto es que ayudará a darle algo más de variedad a las diez horas que le calculamos al juego.

Otra pequeña pega que podemos ponerle a la experiencia es la poca repercusión de las decisiones que tomamos. Habrá no pocas ocasiones en las que da igual las respuestas que elijamos, que el resultado será el mismo. Esto hace que en ocasiones sintamos que no tenemos el control realmente. En lo que realmente destaca la aventura es en la historia, los personajes y como están retratados en ella. Aunque el villano en este caso será bastante predecible y con un sospechoso parecido a cierto gurú informático ya desaparecido.

En cuanto a sus gráficos, claramente habrá dispares opiniones al respecto. Los escenarios están recreados de forma realista, y aún sin sobresalir cumplen. Pero el aspecto de los seres humanos y robóticos que los pueblan ya es otro cantar. Estos están recreados de manera muy pixelada, con baja carga poligonal. Está claro que es una decisión de diseño que dota a la obra de mayor personalidad, pero puede no ser del gusto general.

Conclusiones

Una interesante historia que trata de hacernos reflexionar sobre el posible futuro que nos espera, con unos personajes profundos. Con un ritmo de juego algo lento, pocas posibilidades jugables y unos gráficos que aún con personalidad no serán plato para todo el mundo. Aún inferior a la última obra de David Cage, recomendable para los amantes del género.

Allons-y!

 

 

 

 

Artículos relacionados

Análisis de State Of Mind
POSITIVOHistoria y personajes interesantesLa fuerte personalidad del diseño gráfico
NEGATIVOJugabilidad algo lentaLos gráficos no serán del gusto de todos
7.5Nota Final
Gráficos7
Hitsoria9
Jugabilidad7
Diversión7
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of