Análisis de Steamroll Rustless Edition 00000000 (1)

Análisis de Steamroll: Rustless Edition para Nintendo Switch

Llega a Switch un título que emula a Jordan jugando al golf en Space Jam. Sé la bola en este análisis de Steamroll: Rustless Edition.

Ya hace unos cuantos años que Anticto apareció por el paronama videojueguil con Steamroll, una obra en la que, combinando puzzles y aventuras, nos adentrábamos en una mina. Es ahora cuando vuelve, a casa vuelve, para traernos una nueva edición para Nintendo Switch y PS4 gracias a Catness Game Studios. Así que, sin más, pasemos al análisis de Steamroll: Rustless Edition.

Las culpas, al nuevo

Nuestra historia sigue las desventuras de un recién licenciado, que entra a formar parte del equipo de una compañía minera. A bordo del Scarabeus, la máquina bola en la que recorreremos la mina, tendremos que hacer acopio de valor para ir solventando los problemas. Eso sí, esta curiosa máquina tiene infinidad de posibilidades, como Lisa a sus 8 años.

Por supuesto, como junior que somos, todas las culpas van hacia nosotros. Así pues, hay que arreglar todo el estropicio que hemos generado en el intento de cumplir con nuestro trabajo. No es como si el supervisor no tuviera culpa de meternos ahí abajo sin nada más que el Scarabeus y nuestro ingenio, ¿verdad? Como él reparte los fajos, no tiene culpa.

Después de desvariar un rato, nuestro objetivo, como he mencionado, es recorrer la mina en busca de una solución para estabilizar el sitio como para salvar a los trabajadores restantes. Para eso, nuestra querida máquina tiene a su disposición diferentes elementos, como rampas, barreras y bolas para activar mecanismos.

Y podrías decirme «Isaac, no hay muchas cosas, ¿no se van a repetir los puzzles?». ¡Pues no, mi querido amigo lector! Uno de los puntos fuertes de Steamroll: Rustless Edition es la inventiva en estos desafíos. Se trata de rompecabezas con un toque de minigolf, en el que tendremos que disponer en el terreno los componentes necesarios para solventar.

Conforme superamos fases, estos puzzles cada vez son más enrevesados. Sí, tenemos los mismos elementos, pero cada capítulo añade un factor nuevo, o una vuelta de hoja a la utilidad de los mismos. Todo un acierto, más si cabe el género en el que aplica este título, en el que la imaginación a la hora de idear los retos es el principal atractivo.

La oscuridad de la mina

Steamroll debuta en Nintendo Switch, sí, pero anteriormente apareció en otras plataformas. Esta Rustless Edition viene con mejoras gráficas, aunque la versión de la consola de Nintendo muestra muchas similitudes con la original. A ver, esto no es malo, ya que la potencia de la consola es sensiblemente inferior a sus colegas de la competencia.

Por lo tanto, los ambientes que encontramos en el juego son, sobre todo, interiores. Obviamente, estamos dentro de una mina. Sin embargo, durante el transcurso de la aventura nos topamos con diferentes escenarios que muestran un juego de luces muy logrado, dotando al título de variedad en este aspecto, algo que se agradece.

Análisis de Steamroll Rustless Edition 00000000 (1)

Eso sí, los lugares oscuros siguen abundando, algo que a veces puede molestar en lo referente a encontrar ese elemento en la pantalla que desatasque el puzzle. Por otro lado, algunas texturas de los escenarios son algo difusas, sobre todo en la versión portátil de la consola, haciendo un poco el feo al resultado general.

Acabando con esta parte gráfica, las físicas de los elementos está muy bien conseguidas, tanto del Scarabeus como de las bolas en las partes de minigolf. Este tema es muy importante, ya que un mal control en este apartado conlleva a la frustración del jugador, algo que Steamroll maneja muy bien. Eso sí, no siempre consigue el resultado óptimo, ya que en algunos puzzles las rampas no funcionan todo lo bien que debieran.

En cuanto a la duración de Steamroll: Rustler Edition, depende en gran medida de lo hábil que seas en los puzzles, pero puede oscilar entre las 5-8 horas, tirando para arriba. Duración normal en este tipo de juegos, aunque puede subir más si intentamos completar al 100% cada fase, con tres objetivos dependiendo del tiempo y los recursos gastados.

Por último, el apartado sonoro pasa sin pena ni gloria. Sí es cierto que hay algunas melodías que hacen amena la aventura, y que no cansan en general. Pero los efectos de sonido sí que son algo más repetitivos. Al fin y al cabo, nos pasamos toda la trayectoria lanzando bolas y manejando a una más grande.

Sé la pelota, sé la pelota

Seguimos el consejo de Stan en Space Jam: «Concéntrate en la pelota, visualiza dónde quiere ir, sé la pelota». Algo que aplica a la perfección en Steamroll: Rustler Edition, en el que nuestras manos al volante del Scaberius decidirán lo exitosos que somos, tanto para movernos por la mina como para superar cada puzzle que nos pongan por delante.

Así pues, estamos ante un título que busca esa mezcla de narrar una historia con mecánicas de minigolf para los rompecabezas, algo que engancha conforme avanzamos. Y aunque tenga algunos campos en los que puede mejorar, acierta de pleno con la imaginación de sus rompecabezas. En definitiva, Steamroll: Rustler Edition es una buena elección para aquellos amantes de los puzzles, y para los que quieran darle al coco (mentalmente, so brutos).

Análisis de Steamroll Rustless Edition 00000000 (1)
Análisis de Steamroll: Rustless Edition para Nintendo Switch
Nos gusta
Los puzzles, cada vez más desafiantes e imaginativos.
Puede mejorar
Algunas animaciones.
Ciertas físicas, como las rampas, pueden estar más pulidas.
7