Vamos con el análisis de The Fall Part 2: Unbound. Conflictos existenciales, puzles y una pizca de acción, esa es la receta que nos propone este título desarrollado por Over the Moon.

Esta secuela recoge el testigo directo de su predecesor y, aunque se mantiene en su línea, añade algunas innovaciones a nivel jugable, sobre todo en lo referente a la acción y el combate. Sin más introducciones, te traemos el análisis de The Fall Part 2: Unbound.

Acción y puzles en 2D

Para este análisis voy a cambiar mi inamovible estructura habitual y empezaré hablando de la jugabilidad. Normalmente suelo dejar este aspecto para el final, pero en The Fall Part 2: Unbound considero necesario hacer este cambio. ¿Por qué? Porque es necesario entender primero la jugabilidad de este juego para poder explicaros mejor su narrativa.

Os lo explicaré de cero, para los que no conozcáis la primera entrega. The Fall 2, para abreviar, nos pone en la piel de A.R.I.D., un traje de combate con inteligencia artificial. A.R.I.D. debe iniciar un viaje para lograr sus objetivos, pero de todo eso os hablaré más tarde.

The Fall 2 nos ofrece una perspectiva 2D lateral, pero con diseños en profundidad, que dan la sensación de entornos tridimensionales en determinadas ocasiones. El juego combina exploración, algunos toques de acción y, sobre todo, muchos acertijos por resolver.Análisis de The Fall Part 2: UnboundHablando de los acertijos, son uno de los elementos que dan más vidilla al juego. No son especialmente complicados, pero si que nos obligaran a darle un poco al coco. Tendremos que recorrer cada mapa para encontrar objetos que tendremos que utilizar en otros lugares, o interactuar con distintos personajes para averiguar como proseguir. Para ello tendremos que prestar especial atención a diálogos y textos.

La red domesticon

Nos movemos entre dos entornos: una red cibernética, llamada Domesticon, y la realidad física. En el primero de estos entornos controlaremos a la propia A.R.I.D. o a la proyección digital de la misma. Armados con una pistola bláster recorreremos los entresijos de una red digital, plagada de firewalls, barreras, y virus que harán el papel de enemigos.

La exploración de este entorno combina plataformas y acción a partes iguales, pero sin demasiada complicación. La mayor parte de este entramado está interconectado, por puertas y pilones de teletransporte, formando un amplio escenario. Aquí, el avance se aleja de la formula lineal, creando una mecánica cercana al estilo metroidvania.Análisis de The Fall Part 2: Unbound

Ya que hablamos de este subgénero nacido de Metroid y Castlevania, podemos destacar algunos detalles jugables que recuerdan a la mítica aventura de Samus. Mientras nos movemos por Domesticon se nos presentarán distintos tipos de obstáculos en forma de puertas de distintos colores. Para poder superarlas tendremos que conseguir mejoras de armamento a medida que progresamos en la aventura.

El combate

El combate, por su parte, es bastante sencillo, pero cumple su función. Los enemigos cambian de estado constantemente, y cada estado es representado por un color. Negro significa pasividad, cuando se vuelven amarillos están preparando su ataque, cuando lanzan su ataque se vuelven rojos, y, finalmente, tras atacar permanecerán azules y vulnerables durante unos segundos.

La única complicación puede llegar cuando se nos acumulan demasiados enemigos. Normalmente bastará con combinar saltos y disparos para mantenernos con vida, pero hay un pequeño inconveniente. En combate, A.R.I.D. depende de una barra de energía que alimenta tanto los ataques como los saltos. Debido a esta limitación debemos medir bien nuestras acciones, ya que si vaciamos la barra de energía tendremos que quedarnos completamente inmóviles durante unos segundos para que se recupere, lo que significa que somos vulnerables a los ataques enemigos.

EL mundo físico

Por otro lado, mientras estemos en la realidad física, la jugabilidad es totalmente diferente. El ritmo cambia por completo, así como la perspectiva y la mecánica. En este entorno no controlaremos directamente a A.R.I.D., sino a un anfitrión robótico poseído por la IA de A.R.I.D.

Análisis de The Fall Part 2: Unbound

El mayordomo será el primer anfitrión que controlemos, y su historia es bastante…oscura.

El juego se divide en tres grandes capítulos de este tipo, en cada uno de ellos controlaremos a un anfitrión diferente. En estas fases del juego tendremos que inspeccionar todo el escenario, atender a todos los textos y diálogos, e interactuar con otros individuos. Todo ello para resolver una serie de puzles y acertijos que nos permitan avanzar en la historia y cumplir los objetivos. Abandonaremos nuestro armamento y lo sustituiremos por diferentes objetos que tendremos que utilizar para resolver los problemas que se nos presenten.

Mientras controlamos a estos anfitriones habrá acciones que nos permitirán que A.R.I.D. tome el control del cuerpo por completo. Esto nos permitirá traspasar ciertas limitaciones que nos imponía el anfitrión cuando controlaba su cuerpo, como acceder a ciertas zonas, por ejemplo.

1 2