Análisis de The Long Journey Home para PC

Aterriza en Guiltybit el análisis de The Long Journey Home, título de viajes espaciales minimalista y desafiante creado por Daedalic Entertainment

últimamente parece que todo el mundo conoce a la distribuidora Devolver Digital, pero pasamos por alto otras tantas compañías indies. Mola que la industria independiente cobre tanto peso, pero muchos nos estamos perdiendo joyitas de las buenas. Como Daedalic Entertainment, distribuidores de Dead Synchronicity: Tomorrow Comes Today y creadores de la saga Deponia. Parece que se quedaron con ganitas de crear una aventura espacial tras editar Holy Potatoes! We’re in Space?!, título creado por Daylight Studios, y por eso estamos aquí. Recién salido del horno os dejo el análisis de The Long Journey Home. Título de rol y simulación espacial desarrollado por Daedalic Studio West.

Antes de nada, y como ya sabéis, lo apropiado es que os deje con el tráiler del susodicho juego antes de empezar a desmenuzarlo. Disfrutad.

¡Hasta el infinito y más allá!

Comencemos el análisis de The Long Journey Home con algo fácil, la historia. El título nos sitúa en una época en la que la humanidad ha logrado conquistar los planetas del sistema solar, pero aspira a más. Por primera vez se va a realizar un salto hiperespacial para echar un ojo en la galaxia más cercana. Simple turismo galáctico en un viaje de 3 días. Como podéis imaginar, las cosas no salen bien, y cruzamos el universo, galaxia tras galaxia, hasta llegar a un punto más que lejano de la Tierra.

A partir de ahí nuestro objetivo es gestionar los recursos, recolectar más de los planetas que encontremos, y regresar al hogar. La creación de este universo depende de un código que nosotros mismos escribiremos. Es decir, la ubicación de todo alien, planeta, estrella y todas sus cualidades la determinan unas cuantas letras. La premisa es ”dile a un amigo que use esta misma combinación de letras y descubre como ha cambiado su historia debido a sus decisiones en un universo idéntico al tuyo”.

El giro divertido se encuentra en que, ¡sorpresa!, no estamos solos en el universo. De hecho hay bastantes razas, todas bien diferenciadas entre sí, y hasta tienen un sistema de comercio que abarca gran parte del universo. Con esta premisa nos lanzamos a la aventura en este título con virtudes para unos, y carencias para otros. En definitiva, un mar de grises para un crítico objetivo. Y como buena copia barata de crítico que soy, voy a intentar matizar estos aspectos antes de que el análisis de The Long Journey Home me mate. Muerte por pedantería.

Mayor Tom to Ground Control

Al principio debemos seleccionar a cuatro tripulantes entre diez candidatos, todos con diferentes conocimientos y un objeto personal (útil o no). Y más te vale tener cuidado con las heridas o enfermedades que puedan sufrir. No vas a volver a ver humanos en una temporadita. Como decía, existen varias razas de alienigenas entre las que encontramos comerciantes, dueños de los mares, religiosos, unos que se creen los dueños del universo, etc. Gracias al módulo de traducción que conseguimos tras nuestro fallido viaje podremos comunicarnos con cualquier raza desarrollada. Y aquí es donde empiezan los primeros tonos grises.

El contacto con estas criaturas no tiene ni peso ni apenas repercusión para los humanos. Es decir, sois los primeros de vuestra especie en salir de vuestra galaxia y en interactuar con montones de aliens. Y os da igual. Como mucho sueltan uno o dos chascarrillos sobre lo feos que son pero ya está. Es el descubrimiento más importante de la historia y no hay reflexión, es como si no les importara.

Por otro lado tenemos un sistema de conversación bastante bien pensado que recuerda mucho a las clásicas aventuras de texto. En nuestro comunicador vemos las opciones: preguntar, hablar, mostrar, alabar, insultar y comerciar, y al seleccionar una se despliega el tema en cuestión. puedes preguntar sobre aquellas extrañas ruinas que te encontraste, insultar a su raza, enseñarle cualquier cosa del inventario y comprarle útiles aliens. Eso sí, dependiendo de la raza y de su labor, nos colgará si le aburrimos con nuestras preguntas, seremos capaces de evitar temas tabú, y podremos comprar, vender o reparar cosas.

Análisis de The Long Journey Home

Seguimos con el análisis de The Long Journey Home en la siguiente página, ¡ya que estás termina de leerlo!

1 2