Obsidian vuelve a la palestra de los RPG shooter con una nueva IP que brilla con luz propia. Os lo contamos en este análisis de The Outer Worlds.

El lanzamiento de The Outer Worlds es muy importante para el panorama de los RPG con tintes de shooter. Después de un maravilloso Fallout: New Vegas, a los chicos de Obsidian no se les encargó un Fallout nuevo y, después de Fallout 4, Bethesda prefirió sacar Fallout 76 por su cuenta en lugar de darle otra vez el testigo a Obsidian. Vayamos con el análisis de The Outer Worlds.

El hecho de que Obsidian haya hecho su propio “Fallout” moderno es motivo de celebración, pues los últimos Fallout dejaron un poco fríos a la comunidad y la llegada de una nueva IP similar por parte de los autores del maravilloso New Vegas ha vuelto a ilusionar a la comunidad.

La trama

El punto de partida de nuestra aventura es, irónicamente, muy similar a la de Fallout 4. Somos uno de los tripulantes de la Esperanza, una especie de ciudad-nave espacial dónde se pretendía construir una utopía al más puro estilo BioShock. Por una serie de movidas, termina toda la tripulación criogenizada y abandonada a su suerte.

En este punto es cuando Phineas Welles nos rescata únicamente a nosotros, pues las cosas se complican. Nos enteramos de que llevamos 70 años en ese estado, abandonados y congelados. Así pues, una vez nos acostumbremos a nuestro despertar, tendremos que ir desentrañando el misterio que rodea a la Esperanza y desenvolviéndonos por un sistema planetario que tiene sus propias disputas internas. No mencionaremos más sobre la trama para evitar spoilers

En cuanto al sistema de misiones, estas se dividen en principales, secundarias y tareas. Sí, recoge los frutos que empezó a sembrar The Witcher 3 y manda a tareas aquellas misiones que eran de mero recadero, dando mayor importancia a las secundarias con una trama detrás.

Al igual que ocurre en varios videojuegos del estilo, para completar una principal deberemos realizar varias secundarias, y éstas a su vez pueden desarrollarse en una misma zona, en un mismo planeta o incluso a lo largo de varios planetas.

Análisis de The Outer Worlds trama

Viajaremos a través de todo el universo mientras desentrañamos la trama

Nuestro personaje

Antes de empezar nuestra andanza por la galaxia, deberemos elegir la dificultad. Podremos escoger uno de los varios niveles, destacando el nivel Supernova que, efectivamente, se trata del modo Supervivencia de este juego, en el que tendremos que comer, beber y dormir, entre otras cosas.

La parte rolera comienza aquí. De una manera similar al sistema SPECIAL de Fallout, deberemos repartir puntos entre distintos atributos, los cuales son: Fuerza, Destreza, Inteligencia, Percepción, Encanto y Temperamento. Estos atributos afectarán al desarrollo del personaje, demostrando así nuestras fortalezas y debilidades.

Posteriormente, deberemos repartir puntos en los Talentos. Aquí tendremos los clásicos cuerpo a cuerpo, a distancia, defensa, diálogo, sigilo, tecnología y liderazgo. Además, cuando subamos de nivel, deberemos repartir los puntos de experiencia obtenidos entre estos talentos.

Finalmente, en la última casilla deberemos elegir una Aptitud, que suponen una pequeña mejora para los Talentos. También, una vez subamos de nivel, tendremos la posibilidad de elegir una pequeña mejora, llamadas Ventajas, que nos mejorará la vida, el peso que podemos llevar y demás pequeñas mejoras muy Fallouteras. Se nota que el juego está fuertemente inspirado en los Fallout modernos, como no podía ser de otra forma.

Por supuesto, podremos personalizar a nuestro personaje físicamente, eligiendo su sexo y la apariencia de su cara, así como el peinado. No obstante, debemos decir que en este apartado el juego es muy limitado en comparación con lo que estamos acostumbrados actualmente. Por suerte, esto probablemente se deba a que apenas veremos a nuestro personaje, pues todo el juego transcurre en primera persona.

Todo esto es reversible, ya que en el juego tendremos una máquina en la que, a cambio de la moneda del juego, podremos redistribuir nuestros puntos. Eso sí, cuidado, porque a más puntos a distribuir, más coste.

Las armas y armaduras. El combate

Pero bueno, hablemos del gameplay. Lo cierto es que las comparaciones son odiosas, pero es inevitable hablar de Fallout cuando hablamos de The Outer Worlds. El gameplay del juego de Bethesda, en concreto su gunplay, mejoró bastante en la nueva generación, pese a no ser una maravilla. Aquí pasa un poco lo mismo, el gunplay cumple, pero no esperéis un DOOM o un Borderlands.

Lo cierto es que el juego de Obsidian tampoco ha querido dejar atrás el VATS de Fallout, y ha incluido un modo de disparo llamado Dilatación de tiempo. En este modo, ligeramente diferente al ya mencionado, ralentizaremos el tiempo (que no pararlo del todo) durante el tiempo que dure la barra que marca esto. Es importante señalar que, debido a que el tiempo no se para, nosotros tampoco, y si nos movemos con este modo activado, veremos que el medidor de Dilatación de tiempo se agota más rápidamente.

LEER MÁS:  Obsidian Entertainment presenta un nuevo tráiler de The Outer Worlds

Ahora sí, como novedad en el juego con respecto a la saga Fallout, encontramos algo ya muy común y un poco desfasado en nuestros días, pero útil para el sigilo: esconderse entre la maleza. Esta novedad que potenciaron los Assassin’s Creed, da un enfoque mejorado al sigilo de la saga, usando más el escenario que las habilidades del personaje para este propósito. Además, por si lo estabais pensando, sí, los ataques sigilosos hacen más daño. En la rama del sigilo encontramos otros objetos no mencionaremos para evitar spoilers narrativos, pero ya os adelantamos que el futurismo y la comedia se mezclarán muy a menudo en estas situaciones.

Los enemigos tendrán sobre su cabeza una especie de indicador que nos dará información sobre el estado en el que se encuentra respecto a nuestra presencia, lo que hará que podamos desarrollar nuestra estrategia de manera más eficiente. Eso sí, una IA con algo más de luces se hubiera agradecido.

En cuanto a las armas, podemos esperar lo clásico: armas blancas y armas de fuego, divididas entre armas a una o dos manos en el caso de las primeras, y armas como pistolas, fusiles y demás en las armas de fuego. Podremos equiparnos 4 armas a la vez, y la rotación entre ellas será pulsando el triángulo o dejando pulsado el mismo botón para elegir cual queremos.

Además, las armas contarán con un tipo concreto de daño, como por ejemplo puede ser el daño por plasma o el daño por electricidad, que afectan de una manera u otra si el enemigo lleva armadura, es un robot, etc. También habrá distintos fabricantes de armas con características diferenciadas, ya sea en el daño como en el tipo de munición que se use.

Por otro lado, existen una serie de armas especiales y únicas, que tienen comportamientos concretos. Por ejemplo, en los primeros compases del juego podremos hacernos con una pistola reductora. Sí, leéis bien, podremos encoger a nuestros enemigos si nos da la gana. Estas armas especiales estarán repartidas por todo el universo y acceder a ellas no será tarea fácil.

En cuanto a las armaduras, podremos equipar dos: casco y ropa. Mejorará nuestros atributos defensivos, pero tendremos que tener cuidado con qué nos ponemos, pues los NPC del juego reaccionarán a nuestra vestimenta, pudiendo mostrarse amigables u hostiles.

Tanto a las armas como a las armaduras podremos añadirles modificaciones. Estas modificaciones las encontraremos por el mundo y deberemos instalarlas en los bancos de mejora. Por modificaciones entendemos, por ejemplo, una mirilla para la pistola. Decir también deberemos cuidar las armas y armaduras, pues estas se van deteriorando y sólo las podremos reparar si estamos en un banco de trabajo o si tenemos un nivel de ingeniería alto, que podremos repararlas en cualquier momento.

Finalmente, nuestro personaje podrá sufrir una larga lista de alteraciones como, por ejemplo, el mareo o la conmoción si una granada explota a unos metros de nosotros Esto, por supuesto, se potencia más adelante en el juego, dando esa variedad a los enfrentamientos que tanto se busca.

Análisis de The Outer Worlds combate

Las armas son muy variadas y, algunas, ¡únicas!

Las entrañas del juego. Aspectos jugables.

En lo referente al menú, podremos marcar los objetos como basura para poder venderlos rápidamente, así como desmontarlos para obtener piezas y usarlas para reparar nuestras armas y armaduras. Como os podéis imaginar, hay multitud de objetos, desde comida y bebidas alcohólicas con las que pillarnos un buen pedal, hasta cromos que la peña colecciona y las cuales venderemos a buen precio.

Porque, por supuesto, el mercado es importante en The Outer Worlds. Como en todo Fallout que se precie, podremos comerciar con una amplia cantidad de NPC y usar nuestros objetos como moneda de cambio. Como novedad, veremos que hay máquinas expendedoras al más puro estilo Borderlands, donde podremos comprar, pero no vender, salvo que tengamos un nivel alto en hackeo, que entonces sí se habilitará la venta en estas máquinas.

Volviendo al personaje, podremos equiparnos 4 consumibles, que tomaremos a la vez durante la acción pulsando un único botón. Vamos, que podremos pillarnos un fuerte colocón solo inhalando una vez.

LEER MÁS:  Guía The Outer Worlds: cómo conseguir el Rayo reductor

En el menú podremos acceder al mapa y demás, viendo así los viajes rápidos y las localizaciones que hemos visitado. También podremos ver las misiones activas, acceder a un códice muy majo y ver cómo es nuestra relación con las distintas facciones.

Una de las pérdidas que encontramos en el gameplay, es referente al pirateo y al forzar cerraduras. Al contrario que ocurría en los Fallout, aquí no tendremos un minjuego que requiera de nuestra habilidad con los mandos. Esta vez es de manera automática y solo se tendrá en cuenta nuestras estadísticas y si tenemos las herramientas adecuadas, para marcarnos la posibilidad y la duración del forzado de la cerradura y hackeo.

Otro de los puntos interesantes de The Outer Worlds son las flaquezas. Podremos elegir si tenemos puntos débiles o no. Me explico con un ejemplo. Durante mis andanzas, hubo una ocasión en la que tuve que huir de unos robots que me estaban untando el lomo. En ese momento, el juego se paró y me dijo que había descubierto una posible flaqueza: la robofobia. Ahí es cuando el jugador debe aceptar la fobia o no. La ventaja es que, aceptar la fobia, te da un punto de Ventaja. La parte mala es que, en presencia de robots, algunas de nuestras estadísticas bajaran. Ya depende de cada uno que aceptemos o no las flaquezas.

Podremos llevar a dos acompañantes, y es algo que está bien resuelto, pues ya no son simples mulas de carga (aunque puedan ser usados para eso). Los acompañantes tendrán niveles, al igual que nosotros, y podremos potenciar sus estadísticas a conveniencia nuestra. Además, tendrán habilidades especiales y podremos indicar cuando deben usarlas, así como indicarles a quién atacar o dónde ir.

Pero la cosa no se queda ahí, pues esta vez tendrán un trasfondo importante. Cuestionarán nuestras decisiones, nos harán comentarios, podremos preguntarles y, lo que más me gusta, los NPC reaccionarán a ellos en los diálogos y se referirán a ellos de vez en cuando. Tampoco esperéis nada mágico, pero está muy guay. Eso sí, nos irán dando misiones y a medida que los conozcamos más, y algunas son misiones realmente inspiradas.

Análisis de The Outer Worlds jugables 1

Podremos llevar a dos compañeros, que elegiremos al salir de nuestra nave

El poder de la palabra

Algo muy criticado de Fallout 4 y alabado de Fallout: New Vegas, fue su sistema de diálogos e interacción con los NPC. El problema que tenía Fallout 4 residía, simple y llanamente en que decidieron darle voz al personaje. Esto hizo imposible poder grabar tantas líneas de diálogo como acostumbraban a tener los juegos de Bethesda. Eso o no quisieron, pues The Witcher 3 tiene voz y los diálogos no son parcos.

Fuera como fuera, los amantes de las largas conversaciones están de enhorabuena, pues los diálogos ingeniosos y con varias respuestas y ramificaciones que están de vuelta, y con un humor adicional. Así pues, volverán a cobrar importancia los puntos en aquellos Talentos que estén relacionados con los diálogos, pudiendo manejar la conversación de una forma u otra según nuestra capacidad para dialogar. Eso sí, a veces puede resultar demasiado fácil avanzar por las tramas del juego con un nivel de diálogo alto.

Los diálogos, pues, son una forma muy correcta de avanzar por el juego evitando el derramamiento de sangre. Tenemos mucha libertad de acción, y casi siempre podremos rehuir del combate con una actitud diplomática. Esto, por supuesto, es un ejemplo de las muchas ramificaciones que tiene el juego, con sus muchos finales y muy distintas situaciones que podremos vivir según sea nuestro comportamiento. O según queramos que sea. ¿Una persona educada o un desgraciado que consigue todo a punta de pistola? Esa elección está en tu mano, culpable, y facilitará o dificultará nuestro progreso, según las distintas situaciones.

Análisis de The Outer Worlds dialogo

Un universo que explorar

Con nuestra nave podremos viajar por distintos planetas, asteroides y estaciones espaciales. Eso sí, no esperéis algo rollo No man´s Sky, pues el viaje es bastante limitado y las zonas de aterrizaje, también. Lo bueno de esto, pese a que claro, ya no hablamos de un mapa completamente abierto, sino uno dividido en secciones con cierta libertad, es que podremos visitar biomas y entornos muy diferenciados, dotando al título de una variedad agradable. Todo esto esperable claro, pues al ser un juego en el que se visitan varios planetas, no puedes hacer un mapa unificado ni, claro está, un mapa inmenso por cada planeta.

LEER MÁS:  Guía The Outer Worlds: cómo conseguir el Rayo de control mental

En los distintos planetas y secciones de planetas, podremos encontrar diferentes facciones como ya se ha comentado. Eso sí, tened en cuenta que algunas son interplanetarias y otras, menores, se limitan a una influencia más planetaria que externa.

También, claro está, veremos distintas especies de animales a lo largo de los planetas y satélites que exploremos. La mayoría suelen ser tan coloridas como agresivas, y se mueven en esa fina línea entre el asco y la admiración. En lo personal, no me han gustado demasiado, pero es algo totalmente personal, ya que no se le puede poner ni un solo, pero al diseño. Por cierto, durante los tiempos de carga podremos ver, en ocasiones, el dibujo anatómico de estos seres, y ya os adelanto que resulta muy curioso.

En cuanto al tono tecnológico del juego, su ambientación, hablamos de un juego futurista pero un poco cyberpunk, dónde las luces de neón brillan con fuerza y conviven elementos tecnológicos muy futuristas con otros que se quedan anticuados con nuestra realidad actual. Otra vez, debemos decir que es un tono muy de Fallout, pero sin la devastación nuclear.

Análisis de The Outer Worlds universo 1

Hay sitio para pequeñas y luminosas ciudades

Gráficos, sonido y rendimiento

En el apartado gráfico es donde podemos encontrar algunas de las flaquezas del título. Sin ser una aberración, creo que se le puede exigir más a estas alturas. Las caras tienen muy poca expresividad pese a lo bien definidas que están algunas. Pero claro, esto hace que parezca que son maniquíes representando una obra.

La distancia de dibujado cumple y la tasa de frames es bastante estable. Esto en la versión más básica de PlayStation 4, que luce a 1080p, mientras que en las versiones Xbox ONE X y PlayStation 4 PRO, el juego alcanzará los 4K. Debemos decir, por cierto, que el juego se ve muy sólido y sin bugs importantes, toda una hazaña en un juego de estas características. Es de agradecer que se cumpla lo que, desgraciadamente, cada vez se hace menos, y es el sacar un juego completamente terminado. Los tiempos de carga, que no son muy numerosos, tampoco son largos y siempre están amenizados con información del mundo.

Por otra parte, los entornos siguen la línea de lo que esperamos de un juego así. No destacan por sus gráficos, en absoluto (de hecho, a veces pueden ser hasta feos) pero sí se agradece cómo se cuenta historia con ellos. Hablando claro: los entornos pueden ser feotes pero se nota que no son un mero decorado.

En cuanto al sonido, nos encontramos con una BSO que hace de buena acompañante, cambiando según el entorno en el que estemos y adaptándose a las situaciones. El sonido de las armas, así como el de las bestias que nos encontramos, está también muy bien resulto. El juego nos llega en inglés con subtítulos en castellano. El nivel de las voces es bastante bueno, aunque se echa un poco en falta su doblaje. La traducción, por otra parte, es perfecta, con la excepción de que, a veces, los NPC se han dirigido a mí con el género femenino, cuando mi personaje es masculino.

Análisis de The Outer Worlds graficos

Podremos ver estampas realmente bellas

 

 

Análisis de The Outer Worlds portada 3
CONCLUSIÓN
The Outer Worlds es una gran noticia para los amantes del género RPG con tintes de shooter que podían sentirse desencantados con los últimos títulos. Los chicos de Obsidian dejan el seco y arenoso postapocalíptico mundo de New Vegas para traernos una epopeya espacial que nos hará disfrutar y nos absorberá dentro de su universo con sus historias, personajes y bestias. Con un tono humorístico perfecto, tenemos una obra con la que aislarnos y disfrutar de sus historias, tan epicas como mundanas, a lo largo de las diferentes regiones que visitaremos. Un RPG ideal que sabe brillar con luz propia.
Historia
9.5
Jugabilidad
9.5
Gráficos y sonido
8
Diversión
9
Nota de lectores0 Votos
Positivo
Un RPG en el mejor sentido de la palabra
El peso e importancia de los acompañantes
El toque de humor le va como un guante
Planetas, facciones, fauna... la sensación de viajar es real
Las decisiones y sus efectos. No hay blancos o negros, sólo tonos grises
Los diálogos vuelven a ser vitales
Negativo
A veces, demasiado sencillo
Los menús y la navegación podrían ser mejores
A su mundo, le falta un "algo" que lo haga único
La IA de los enemigos es muy mejorable
9
Galáctico