Los mitos de Cthulhu son los protagonistas del análisis de The Sinking City, una aventura de terror e investigación que llevará nuestra mente al límite.

Las obras de H.P. Lovecraft han tenido ya varias adaptaciones al formato del videojuego, cada una con mejor o peor suerte. La última de ellas, Call of Cthulhu, sin ser un mal juego poseía cierta desgana en su tramo final. ¿Estaremos ante la adaptación definitiva de los mitos? ¿O será un nuevo intento fallido? Comprobémoslo en nuestro análisis de The Sinking City.

Los chicos de Frogwares tienen sobrada experiencia en esto de las aventuras gráficas. No en vano, son los creadores de innumerables títulos de Sherlock Holmes. En esta ocasión, han intentado aunar dicha pericia con el terrorífico mundo Lovecraftiano. Por desgracia e incluso con una ambientación muy lograda, el juego adolece de múltiples fallos técnicos. Esto es más sangrante aún, sabiendo que el desarrollo sufrió unos meses de retraso para optimizarlo.

análisis de The Sinking City

La ambientación está muy lograda aunque tiene muchos fallos

Nos vamos a los años 20

Pero comencemos con la parte de mayor interés, el argumento. Controlamos a Charles W. Reed, un detective privado al que de un tiempo a esta parte le asaltan terribles visiones. Este hombre, acude a la llamada del pueblo de Oakmont en Massachusetts, para investigar una extraña inundación que ha tenido lugar en esa ciudad. Este viaje cobra aún más importancia para nosotros, ya que también se nos ha prometido una cura para las alucinaciones que sufrimos.

En las calles de esta deprimente urbe, habitan personajes de lo más extravagantes al igual que en las novelas. Incluso los seres mitad humanos y mitad peces conocidos como Innsmouthianos, hacen acto de presencia. Pero lo que no podía faltar en una obra de estas características son los seres sobrenaturales. Varias bestias pondrán a prueba nuestra mente y nuestro cuerpo durante nuestras pesquisas. En todos estos casos, los desarrolladores han logrado un gran trabajo en cuanto a la ambientación del título.

La mecánica principal de la aventura y donde más brilla el título será la investigación. Además, nos obligará a devanarnos los sesos en varias ocasiones, ya que el juego no nos llevará de la mano en ningún momento. Personalmente esto es algo que me gusta y nos hace sentirnos como auténticos detectives.

análisis de The Sinking City

Nos sentiremos como auténticos detectives

Usa tu mente

Normalmente cuando nos asignen un caso, nos indicarán la ubicación aproximada del lugar del crimen pero sin decirnos el lugar exacto. Nosotros mismos deberemos deducir el lugar comprobando el mapa y marcar el punto en el creamos se encuentre. Una vez allí, nos tocará comprobar cuál es el sitio concreto. Normalmente la puerta correcta suele tener una marca en su exterior.

Ya en el área del suceso, nos tocará buscar cualquier tipo de indicio que nos ayude a avanzar en el caso. Notas, fotografías, cadáveres o cualquier otro objeto, nos puede servir como refuerzo. Algunas serán bastante visibles, mientras que para otras deberemos rebuscar a fondo. Incluso en ocasiones tendremos que activar un tipo especial de visión que posee Charles desde que comenzaron sus alucinaciones. Con ella, encontraremos habitaciones secretas y elementos ocultos a simple vista.

Si hemos recopilado la suficiente información, se activará una especie de portal que hemos de atravesar para ver los hechos acontecidos en el pasado. Ahí habrá varios puntos que una vez observados, deberemos ordenar para que nuestro protagonista descubra lo sucedido. Cuando consigamos las revelaciones claves para continuar nuestra investigación, se activarán nuevas opciones en nuestro cuaderno o en el Palacio de la Mente. Este último, es el lugar donde juntamos las pistas para resolver los casos.

En algunos casos podremos vislumbrar lo sucedido en el pasado

Visitando los edificios oficiales

En ocasiones quizá las indicaciones no sean lo suficientemente claras, por lo que nos tocará acceder a los registros de la ciudad. Estos se encuentran en el Hospital, Ayuntamiento, Comisaría de Policía o la Biblioteca. Tampoco aquí el título nos indicará en qué lugar se encontrará la solución. Dependiendo de nuestra información, seremos nosotros los que decidamos a cuál de ellos acudir.

Una vez allí, accederemos a una especie de minijuego en el que elegir tres términos clave para descifrar el acertijo. Por ejemplo quizá queramos encontrar la ubicación de un ladrón. En ese caso nos tocaría ir a la Comisaría de Policía, elegir el tipo de crimen que suele cometer, el distrito donde habitualmente lo hace y el modus operandi. Si lo hacemos bien, descubriremos su dirección. Todo esto, al depender de nuestra capacidad deductiva, hace que el juego sea más inmersivo.

Muye para huir otro día

Durante nuestras pesquisas, lo normal es que en alguna ocasión nos topemos con enemigos. Casi siempre serán bestias sobrenaturales las que nos ataquen, pero a veces también lo harán otros humanos. Y aquí llegamos a uno de los puntos más flojos del título, su combate.

Desde la inundación el dinero ha perdido su valor, así que los ciudadanos de Oakmont han vuelto al antiguo arte del trueque. Debido a la aparición de los monstruos, las balas son uno de los bienes más codiciados. Esto significa que es escaso, por lo que como buen survival no nos sobrará. Menos mal que gracias a los materiales que encontraremos por la ciudad, podremos crearlas nosotros mismos, al igual que las trampas y los botiquines.

Ya metidos en el gunplay en sí, se nota que no es el fuerte del estudio. El personaje no se mueve especialmente bien, y el apuntado no es todo lo bueno que debería. También tenemos una pala con la que golpear cuerpo a cuerpo, pero es lenta y no muy fuerte. De todos modos, tras unas cuantas peleas nos vamos acostumbrando a los patrones de ataque de los enemigos y a su nivel de aguante. Además, con la experiencia ganada en las misiones o al eliminar amenazas, podremos mejorar a nuestro personaje.

Algunos enemigos serán muy duros

Pon a prueba tu cordura por muchos motivos

Esto nos vendrá de perlas para para mejorar nuestra barra de salud o la de cordura. Este interesante añadido, hará que nos preocupemos por el estrés que sufra el protagonista. Ser atacado por las diferentes bestias o descubrir algunas perturbadoras escenas, harán que disminuya nuestra fuerza mental. Esto hará que nuestra visión empeore y comencemos a tener alucinaciones de enemigos que incluso podrán atacarnos.

Para ganar más puntos de destreza, también existirán casos secundarios, pero las mecánicas serán exactamente las mismas que en la historia principal. Teniendo en cuenta que estamos en un mundo abierto en el que para resolver las investigaciones iremos continuamente de un lado a otro, al final es muy posible que nos centremos en la trama principal.

Del mismo modo, la ciudad pese a gozar de una genial ambientación que nos sumerge de lleno en el deprimente mundo que plasma, no tiene apenas interacción. Sólo es posible acceder a determinados edificios y la variedad de estos tampoco es para tirar cohetes. En varias ocasiones nos parecerá estar visitando los mismos lugares. Sí que es cierto, que en algunas ocasiones nos tocará viajar al fondo del mar con nuestro traje de buzo. Ahí rompemos un poco la monotonía, aunque son fases prácticamente lineales.

Tampoco los habitantes de Oakmont mejoran la cosa, ya que casi su único cometido será deambular por las calles como almas en pena. No da la impresión que tengan su propia vida, sin no que vagan sin rumbo para tratar de dar esa sensación. Y salvo contadas excepciones, ninguno nos ayudará en nuestro cometido. Todo se siente vacío y carente de vida.

Podremos mejorar a nuestro personaje con diferentes habilidades

Gráficos y sonido

Por si fuera poco, técnicamente hablando al juego le hubiese venido bien un retraso aún mayor. Clipping, Popping, Tearing… La obra adolece de muchos fallos en este aspecto. No pocas veces veremos texturas sin cargar, edificios apareciendo de la nada o bajadas de frames notables. Y eso hablando de la versión de PS4 Pro, no quiero imaginar cómo afectará esto en consolas menos potentes. De todos modos no es algo que estropee la aventura, pero con algo más de trabajo es posible que se hubiera solucionado.

Por contra, el uso del motor Unreal Engine 4, hace que el aspecto de los diferentes distritos o de las zonas inundadas en las que nos moveremos en barca, sea bastante bueno. En todo momento sentiremos esa pobreza y suciedad que se desprende de ellos. También en los diferentes personajes que nos encontremos, aunque las animaciones de estos son un tanto robóticas y sus modelados algo básicos.

En cuanto al sonido tampoco es su punto fuerte. Ni las melodías ni el apartado sonoro son algo a destacar. Los diferentes gruñidos de los monstruos, son quizá lo más llamativo en este aspecto. Las voces estarán en perfecto inglés, pero por suerte contaremos con subtítulos en castellano. Se agradece ya que es una aventura en la que deberemos leer mucho.

Realmente el juego no luce nada mal, pero su rendimiento es mejorable

Conclusiones

De este modo, nos encontramos ante un survival horror en el que las mecánicas principales son la investigación y el combate. La primera brilla y engancha, mientras que la segunda ayuda a disminuir algo la monotonía por ir de un lado a otro constantemente, pero no es su punto fuerte.

La ambientación es casi perfecta recreando las novelas de Lovecraft con mucho acierto. Lástima que técnicamente el juego parezca a media cocción, con muchos fallos y elementos que aparecen de repente. Además, la ciudad se siente falta de vida y como mero trámite para llegar de un destino a otro. Tampoco la IA de los NPC y enemigos es remarcable.

Es muy posible que no esté a la altura de aventuras gráficas como Detroit, Heavy Rain o los títulos de Sherlock Holmes, creaciones del mismo estudio de hecho. Aún así, si sois amantes de los mitos de Cthulhu, estamos ante un buen exponente.

Allons-y!

Análisis de The Sinking City
POSITIVOGenial ambientaciónArgumento interesanteQue el juego no te lleve de la mano
NEGATIVOTécnicamente posee muchos problemasPoca variedad de situacionesEl combate es muy mejorable
7.5Nuestra cordura está en juego
Gráficos7.5
Jufgabilidad7.5
Diversión8
Sonido7
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of