Análisis de Trials of Mana para PlayStation 4: Guiando a seis héroes

Toca mover cielo y tierra para proteger el mundo en la piel de seis personajes distintos. Y para eso nada mejor que nuestro análisis de Trials of Mana.

Hay multitud de sagas míticas en el subgénero del JRPG. Tenemos Final Fantasy, Dragon Quest… o a la que le vamos a dedicar unas letras hoy, la saga Mana. No es que sea una serie poco conocida, pues hace poco incluso tuvimos una compilación con varios de sus títulos. Pero toca volver a vivir viejas aventuras con un aspecto totalmente mejorado. Así que si os sentís nostálgicos coged sitio para leer tranquilamente nuestro análisis de Trials of Mana.

Seis héroes para escoger

Nuestro compañero Juan Pedro ya comentó muchos de los puntos que le llamaron la atención de este título, pero dado que hemos probado de arriba a abajo sus funciones, qué menos que extendernos un poco más. Aquí, desde un comienzo, podremos elegir entre seis personajes diferentes para comenzar nuestra aventura. El principal que escogamos será el que lleve más el peso de la historia, pero nuestros compañeros también tendrán su importancia, claro.

Y es que, a fin de cuentas, estos entrelazarán su historia con la nuestra, haciendo que su periplo con nosotros cobre sentido. Porque el salir de aventuras está bien, pero mejor que sea con un motivo claro en mente, más si es para ayudar. Porque tenedlo claro: la cosa se pone chunga. No voy a entrar en detalles porque no quiero destriparle la historia a los nuevos jugadores, pero es  evidente que una historia con espadas, magia y, sobre todo, siendo un remake de un título lanzado en 1995, la historia va a tener un mal al que vencer.

Es por eso mismo por lo que conviene incidir en que la historia no es el punto fuerte de este juego. Sencilla, directa y no cuenta con demasiados giros. Es, a fin de cuentas, un producto de aquella época mejorado. Sin embargo, no hacen falta siempre historias enrevesadas para disfrutar. Esta, pese a lo que pueda parecer, se hace bastante amena y amigable de jugar. La traducción al castellano ayuda en esto también, por supuesto, por lo que lo pasaremos bien desconectando un poco con este título.

Un estilo de combate para cada uno

Vale, con lo de arriba podréis pensar que es un título fácil, y la respuesta a esto es sí y no. A fin de cuentas, tenemos un selector de dificultad, y eso siempre ayuda a elegir el reto que busquemos para jugar. Aunque lo cierto es que estos cambios lo que cambian es, a grandes rasgos, el daño que recibimos y la vida de los enemigos. Pero hablemos de la dificultad normal, por tener un punto de partida.

Lo cierto es que el título en esta dificultad no presenta mucho reto, aunque te obligará a pararte a levear en algunos puntos de la aventura, pues fácilmente un jefe puede superarte en varios niveles y creedme, se nota. Hay alguno que otro que me ha hecho sudar la gota gorda y me ha obligado a pararme a derrotar a unos cuantos enemigos de la zona para tener más posibilidades. Lo cierto es que tengo que achacar esto un poco a mi inconsciencia, eso también debo reconocerlo.

Veréis, nosotros sólo controlaremos a uno de los personajes en combate. Los otros dos actuarán según las decisiones de la IA. Podéis imaginar cómo acaba esto: no muy bien. Sí, lo siento mucho pero la Inteligencia Artificial de estos da la impresión de que está apagada la mayor parte del tiempo. Cierto es que en el menú de equipamiento y demás podemos adecuar el estilo de combate de cada uno, eligiendo si queremos que gasten más o menos PM, que usen objetos o no… pero, desde luego, mi experiencia dejándolos a su aire ha sido cuanto menos nefasta. La salvación ha venido en todas las ocasiones al ir rotando entre ellos en combate para maximizar su eficacia, o usando la rueda de hechizos de forma manual para hacerles lanzar un hechizo u otro en el momento adecuado y al objetivo indicado.

El sistema de combate, como puede adivinarse, nos permite movernos por un área delimitada para realizar diversas acciones. Con la equis saltamos, con círculo hacemos un ataque ligero, triángulo para uno fuerte y cuadrado para esquivar. Estos podemos combinarlos con R1 o L1 para usar objetos o tácticas especiales muy visuales y poderosas, por lo que conviene ser rápido de reflejos y saber hacer buenas combinaciones entre ataques ligeros y fuertes para aprovechar nuestra posición.

Análisis de Trials of Mana

Lo cierto es que, pese a simple, el combate se hace bastante dinámico y entretenido, quizás siendo un poco más pesado en los jefes porque realmente no atisbamos tanta variedad en sus combinaciones de movimientos. Pero el cambiar entre personajes nos ha hecho pasar auténticos buenos ratos. Mis preferidos, sin duda, son Lys y su lanza y Falco y sus dagas, más aún cuando les cambiamos de clase, dotándoles de nuevas habilidades de las que disfrutar.

Pero, ¿y fuera del combate? Bueno, lo cierto es que tenemos con qué entretenernos. Submisiones, lo que se dice submisiones, no es que tengamos muchas, pero sí que podremos entretenernos buscando, por ejemplo, a los Cactoilios. O simplemente dando alguna que otra vuelta por los escenarios, hablando con todos los personajes que encontremos, puesto que gracias a ellos podremos obtener habilidades únicas para equipar. ¡Así que tocará hablar con todo quisqui si queréis obtener los máximos beneficios!

Colorido por todas partes

Con la vertiente artística del juego lo cierto es que estoy a dos aguas. Por una parte, el diseño de enemigos, personajes y entornos me parece precioso. Son verdaderamente característicos, e invitan tanto a explorar como a conocer todas las variables en atuendo de nuestros personajes. Pero, como he dicho, estoy entre dos aguas, puesto que el modelado de los personajes me parece un tanto tosco pese a todo. Presenta además varios problemas de físicas en lo que se refiere, por ejemplo, al pelo, y las texturas en general tardan en cargar. Sumadle a eso que en muchas ocasiones los colores están demasiado saturados y entenderéis mi posición.

En cuanto al tema musical, nos encontramos casi en la misma tesitura. El título cuenta con algún que otro tema entretenido, pero se pasan por alto muy fácilmente, incluso con la opción de poner los temas en su versión más clásica. El doblaje, por su parte, se ve sobresaliente en japonés y bastante mediocre en su versión inglesa. Y lo digo como alguien que prefiere la gran mayoría de las veces el doblaje occidental por comodidad.

¿Nos queda Mana en la recámara?

En general, Trials of Mana parece un producto más enfocado a los fans de la saga. Si eres un jugador versado en los JRPG, muy probabemente no te suponga ningún reto más allá de la necesidad de tener que pararte a subir de nivel a cascoporro para enfrentarte a los enemigos. Con esto queda claro que no reniega en absoluto de su vertiente más clásica, y la abraza con orgullo, por lo que es algo que tendréis que tener en cuenta si os animáis a recorrer su mundo.

Que sea un producto para fans no quita, por supuesto, que tenga cosas que deberían ser pulidas, ya no sólo en el sentido jugable, sino en el técnico, por los problemas mencionados en la sección anterior. Si tenéis todas estas cosas en cuenta y os lo tomáis con calma, podáis disfrutarlo. A fin de cuentas, Trials of Mana es todo un clásico con un aspecto completamente renovado.

Análisis de Trials of Mana para PlayStation 4: Guiando a seis héroes
Nos gusta
El colorido diseño de pueblos y personajes
La variedad de estilos con los personajes
Puede mejorar
La inteligencia de la IA en los combates
Los problemas varios con físicas y texturas
6.8